29 marzo, 2013

Cómo Evitar que se Enreden Tus Collares

Cuando nos vamos de viaje solemos llevarnos algunos collares y cadenas para seguir siendo cool aunque no estemos en nuestro ecosistema


Pero este gesto de coquetería se puede convertir en un pequeño infierno cuando llegamos a nuestro destino y deshacemos el equipaje: los collares están enredados y no tienen ninguna intención de facilitarnos el trabajo, parece que dicen: "mira, guapa, ahora que estás de vacaciones tienes tiempo para dedicarte a desenredarnos, así que, ponte a ello".


Para que esto no os suceda hay dos sencillos trucos que podéis emplear y que os facilitarán mucho la vida, ambos con una goma elástica.


El primero consiste en anudarlos con la goma y guardarlos en una bolsa. Luego sólo tenéis que sacarlos, deshacer el nudo, et voilà.
 

Si no podéis visualizar el vídeo, pinchad en este enlace.


El segundo consiste en anudarlos también con la goma pero, en este caso, colgados de una de las perchas que os vayáis a llevar de viaje. Así es imposible que se enreden, además de evitar que se pierdan. Mejor aún si la percha va protegida por una funda para la ropa.


Única recomendación: si alguno de los collares mancha, evitad que toque la ropa directamente, cubriéndolo con una bolsa. Ya sabéis que algunos materiales tienen la mala costumbre de manchar la ropa clara y ésto es lo que evitamos cubriéndolos.



Los "enredos" se evitan con una percha y una goma elástica
Los collares se mantienen estirados y sin enredos...

La goma elástica mantiene los collares en su sitio
Detalle de la sujeción de la goma


También os puede interesar:


4 Usos Útiles y Curiosos de las Gomas Elásticas

25 marzo, 2013

El Aceite de Albaricoque: Joya de la Cosmética

El aceite de nuez de albaricoque es una verdadera joya que nos ofrece la Naturaleza para el cuidado de nuestra piel. 


Se trata de un aceite vegetal que se obtiene de la semilla del albaricoque y que está repleto de ácido linoleico y omega6,cuenta con un una gran concentración de vitaminas A, B, C y E y, además, tiene potasio y magnesio.


Propiedades


El aceite de nuez de albaricoque tiene muchas propiedades, entre ellas están: 


  • Regenerante. Especialmente útil para las pieles con manchas solares o castigadas por la fatiga y el estrés.
  • Calmante. Es ideal para las pieles sensibles o dañadas: quemaduras, cortes y abrasiones. Ayuda a la cicatrización y curación de la heridas. También es perfecto para la piel de los bebés.
  • Protector. Actúa como barrera protectora ante los agentes externos: sol, viento, frío, etc.
  • Nutritivo. Nutre la piel en profundidad y la aporta suavidad y luminosidad.
  •  Hidratante. Retiene la humedad, reforzando la capa hidrolipídica de la piel y evitando la sequedad.
  • Anti-arrugas. Gracias a su poder regenerante y nutritivo, es excelente para prevenir y tratar las arruguitas de expresión.
  •  Anti-inflamatorio. Reduce la inflamación y molestias en la piel, especialmente en casos de quemaduras solares.
  • Normalizador de las glándulas sebáceas de la piel.
  • Anti-flaccidez. Perfecto para conseguir una piel firme y elástica. También es útil para luchar contra la celulitis.


Usos


Aquí tenéis algunos de los usos de este aceite, aunque hay muchos más: 


  • Como sérum facial: aplicando unas gotas antes de la crema hidratante o, si no tenemos mucho tiempo, emulsionándolas con la propia crema antes de su aplicación.
  • En mascarillas: aplicando el aceite con un masaje antes de poner la mascarilla conseguimos que ambos actúen en sinergia. Es importante masajear el aceite sin que llegue a penetrar del todo, para que pueda ir actuando poco a poco durante la exposición de la mascarilla.
  • Como contorno de ojos: es perfecto para esta zona tan delicada. Se aplica como cualquier contorno de ojos.
  • Como regenerante celular de noche: se utiliza con un masaje concienzudo antes de irse a dormir o, si se desea, como sérum antes de la crema de noche. El aceite de albaricoque es un regenerador celular natural y, como tal, actúa mejor por la noche, cuando la piel se pone a la tarea. 
  • Como plus nutritivo para las cremas de cuerpo y manos: al poner unas gotas de aceite en el body milk o en las cremas de manos, conseguimos un extra de suavidad, protección y nutrición. Sólo tenéis que emulsionar unas gotas con la dosis de crema que vayáis a usar. Para las más perezosas, poner una cierta cantidad en el bote y agitar bien antes de usar, para que se mezcle el aceite con la crema.
  • Como tratamiento reparador del cabello: poner una cantidad en las manos y extender por la puntas, dejándolo entre 20-30 minutos de exposición antes de lavar el cabello. Increíble para recuperar cabellos apagados y sin brillo. Abstenerse personas con el pelo graso.
  • Como sérum para puntas: recupera el brillo de los cabellos más secos, rebeldes y rizados. Se utiliza como cualquier sérum capilar: una gotas en los dedos y aplicar en las puntas. 
  • Como preparador del bronceado: mejora el bronceado, consiguiendo un color más bonito y uniforme. Eso sí, no es un protector solar, así que no debemos olvidarnos de aplicárnoslo antes de cualquier exposición solar.

 
Ventajas  


Dentro de las ventajas que tiene este aceite están:


  • Se absorbe con mucha facilidad y no deja una sensación grasa.
  • Es un aceite base, muy parecido al de almendra dulce, por lo que es perfecto para mezclar con otros aceites vegetales o con aceites esenciales a la hora de dar un buen masaje.
  • Tiene un aroma muy suave y agradable.
  • Al contar con una buena cantidad de carotenoides (antioxidantes) garantiza una mejor conservación y resistencia al enranciamiento.
  • Es perfecto para cualquier tipo de pieles.
  • Es bien tolerado por pieles rectivas
  • Es bastante económico.


Conservación


  • Guardar en lugar seco y a temperatura ambiente, mejor en su envase original.
  • Como es un producto natural, puede cambiar de color y transparencia con el paso del tiempo; nada preocupante si se mantiene en buenas condiciones de conservación.


Consejo plus


Recuerda que para aprovechar todas las virtudes de los aceites vegetales deben ser vírgenes, obtenidos de primera presión y en frío. Y, claro, si son bio mucho mejor.

21 marzo, 2013

Cómo Limpiar y Conservar las Perlas


Las perlas son regalos de la NaturalezaLas perlas son auténticas joyas que nos brinda la naturaleza que, a diferencia de los minerales, son materia orgánica. Y son perfectas ya desde que son extraidas de su concha, puesto que no necesitan ser cortadas o pulidas.


Precisamente por su calidad orgánica, debemos ser más cuidadosas con su conservación. Las perlas cuando pierden su brillo natural, se dice que pierden el oriente y es imposible de recuperar. Cuando la perla pierde su oriente, empieza a morir: pierde su precioso lustre poco a poco, después comienzan a aparecer grietas en el nácar y, por último, termina por desconcharse. Una verdadera lástima. 


Así que vamos a ver cómo limpiarlas y conservarlas como se merecen:

 
Temperatura y humedad


Ostra con su perlaLas perlas se deben conservar a temperatura constante, huyendo de los cambios bruscos. Es necesario evitar a toda costa el contacto con fuentes de calor. La perla está recubierta por materia orgánica, por lo que es imprescindible impedir que se deseque. Haceos a la idea de que la perla es como vuestra piel: los cambios bruscos de temperatura y humedad la dañan.


Conservación y almacenaje


Guardadlas en una bolsa de gamuza, terciopelo o seda muy suaves, evitando ponerlas directamente junto con otras joyas para evitar que se rayen al rozarse unas con otras. Para protegerlas más, podéis poner algodón en la bolsita donde las guardéis.


Una bolsa de terciopelo rellena de algodón es un almacenaje perfectoTambién es conveniente tener en cuenta que las perlas deben respirar, por lo que no se deben guardar en cajas o recipientes estancos. 


En el caso de los collares y pulseras, revisad periódicamente el hilo de pasado o de enfilado para ver si está en buenas condiciones. Si no es así, es conveniente llevad el collar a la joyería para que vuelvan a enfilarlas (enhebrar de nuevo las perlas). Recordad que el pasado siempre debe ser con nudos entre perla y perla; con ello conseguiremos que las perlas no se pierdan si el collar se rompe y que no se rocen entre sí.


Si tenéis la suerte de tener una joya con perlas que sea muy valiosa y queréis guardarla en una caja fuerte, no os olvidéis de meter un recipiente con agua para que mantenga la humedad y no se deseque.


Limpieza


Es conveniente limpiar las perlas después de cada uso para eliminar restos de maquillaje o de grasa de la piel. Para ello servirá con pasarles una gamuza seca (las de limpiar las gafas son ideales) o, en caso de que estén muy sucias, usando el paño ligeramente humedecido. Si las perlas están muy, muy manchadas, le podéis incorporar una mínima cantidad de detergente neutro.


Las perlas necesitan humedad para evitar que se desequen aunque, cuando se trata de collares y pulseras, es importante evitar que se moje su hilo de pasado porque se daña fácilmente con el agua. Si se moja, evitad por todos los medios dejarlo colgado para que se seque; mejor dejadlo sobre un paño o toalla estirado y en posición horizontal.


Es necesario revisar los engarces para asegurarse de que las perlas están sujetas
Si váis a limpiar pendientes o anillos con perlas, revisad si éstas están bien sujetas por su engarce antes de pasarles un paño suave. El pegamento con el que se adhieren a los engarces de las piezas se acaba degradando, por lo que hay que comprobar de forma periódica que están bien sujetas; si están sueltas, llevadlas al joyero para que las vuelva a pegar (él sabrá cómo hacerlo para que no estropearlas). 


Si váis a lavar piezas pequeñas con perlas en el cuarto de baño, no os olvidéis de poner una rejila o tapa, por si las perlas se desprendiesen con la limpieza; así no se irán por el desagüe. 


Es importante que os olvidéis de los cepillos a la hora de limpiar vuestras joyas con perlas. Se rayan con mucha facilidad.


Productos agresivos
 

Evitad que entren en contacto con perfumes, alcoholes, detergentes, cremas, maquillajes y lacas.


No entréis en la ducha con ellas puestas y, en caso de que se trate de sortijas, quitáoslas antes de lavaros las manos. Y, por supuesto, dejad las perlas en el vestuario antes de bañaros en la piscina. El agua caliente, los jabones y el cloro estropean las perlas.


Desde luego, no tenéis que renunciar a perfumes, cremas, maquillaje o laca; sólo debéis aplicarlos antes de poneros vuestras perlas.


Llevarlas...



Joven de la Perla - Johannes Vermeer
Joven de la Perla - Johannes Vermeer
Para que las perlas conseven toda su belleza, hay que llevarlas puestas con regularidad. La propia humedad de la piel ayuda a conservar su brillo.

En el caso de los collares conviene que, cuando los llevemos a enfilar de nuevo, den la vuelta a las perlas para que se desgasten por igual.


Mitos


Habréis oido que lavando las perlas con agua de mar se conservan mejor, pues es un mito. El tipo de agua no influye en su conservación, sí lo hace el evitar detergentes agresivos y que se moje el hilo.


Vestidos de noviaOtro falso mito es el de aplicarles aceite o crema de manos para mantenerlas hidratadas. Efectivamente mantienen la humedad pero también las manchan.


Y otra leyenda urbana que, aunque no tenga que ver con su conservación, quiero mencionarla por la mala fama injustificada de las perlas en las bodas: las perlas son consideradas las lágrimas del mar, en el sentido poético, no en el literal. Así que no hay ninguna base para considerarlas de mal agüero para una novia, las famosas lágrimas en el matrimonio. De hecho, en muchas culturas milenarias simbolizan la suerte y la abundancia


Aquí os dejo un vídeo sobre la limpieza de las perlas:



Si no puedes visualizar el vídeo, por favor, pincha aquí.


Si queréis saber más:


Historia de las perlas
La historia de la perla y la ostra (cuento)

17 marzo, 2013

Galletas Integrales con Amaranto, Naranja y Chocolate

Me gustan muchísimo la galletas, como ya habéis podido comprobar por las recetas de este blog y, si son integrales, mucho más. Así que hoy os propongo una nueva receta de galletas, esta vez con una novedad, el amaranto. El amaranto es un cereal con unas excelentes propiedades nutritivas que, además, está riquísimo. A este cereal les sumamos otro sumamente saludable, la avena. Y para darle un sabor elegante y redondo, le añadimos la naraja y el chocolate. Suena bien, ¿verdad?


Amaranto inflado
Amaranto inflado
Amaranthus tricolor
Amaranto (planta). Autor: Kurt Stüber
 

Pues ahora que ya os he puesto los dientes largos, vamos con la receta:


Ingredientes

25 grs. de amaranto inflado
75 grs. de copos integrales de avena
100 grs. de harina integral de avena 
60 grs. de azúcar integral de caña 
1/2 sobrecito de levadura química
20 grs. de pistachos 
25 grs. de perlas de chocolate negro de cobertura 
1/2 naranja
8 cucharadas de aceite de oliva virgen
1/2 vaso de leche de avena
1 chorrito de zumo de naranja1 pedacito de cáscara de naranja
1/2 cucharadita de canela
1 pizca de sal


Notas sobre los ingredientes


    Copos de avena
  • Si queréis eliminar los copos de avena, no sustituyáis todo su peso por el amaranto porque, al estar inflado ocupa muchísimo espacio. Si lo hacéis, tendréis que incrementar la cantidad de aceite y de leche de avena, además de tener una ingente cantidad de masa para hornear.
  • Podéis utilizar otros tipos de harina o de leche, aunque la mezcla de la harina, copos y leche de avena junto con el amaranto le dan un rico sabor a las galletas, además de ser muy digestivas y de tener mucha (mucha) fibra.

  • Si no os gusta la naranja, podéis sustituirla por fresas. Si os decidís por esta fruta, os recomiendo que cambiéis los pistachos por nueces y no le pongáis ni cáscara de naranja ni zumo.

  • A la hora de pelar la naranja, tened cuidado de retirar toda la piel blanca que la recubre o le dará un sabor y una textura poco agradables a las galletas.

    Chocolate rallado
    El chocolate rallado también es una  opción
  • Al cortar la cáscara de naranja, tened cuidado de cortarla antes de llegar a la parte blanca. La parte naranja de la fruta es la que contiene todos los aceites esenciales y todo su perfume, que es lo que queremos obtener. La parte blanca sólo le aporta amargor.
  • Estas galletas no quedan muy dulces así que, si sois muy golos@s o si hay niños en casa, os aconsejo que le añadáis un poco más de azúcar o que las perlas de chocolate sean con leche
  • Si no tenéis a mano perlas de chocolate, podéis rallar chocolate en pastilla; también servirá.

Preparación


NaranjaPelad la naranja y cortadla en cuadraditos muy pequeños. Mejor con un cuchillo bien afilado, para no aplastar o rasgar la fruta. Acordaos de apartar una tira de cáscara de naranja que cortaréis en una juliana o dados muy, muy pequeños. Reservadlos.


En un bol poned la harina y los copos de avena, el amaranto, la levadura, el azúcar, la canela, la sal y los pistachos. Añadidle el aceite y la leche de avena y mezcladlos con el resto de los ingredientes. Podéis usar una cuchara, la mano o unas varillas de amasar eléctricas.

 
La masa debe quedar con la textura de la masa de croquetas, así que, si véis que os ha quedado muy espesa (que es lo más habitual), incorpóradle el zumo de naranja para que humedezca la masa hasta que adquiera el punto justo.


Una vez lista la masa, añadidle la naraja en daditos, la cáscara en juliana y las perlas de chocolate. Mezcladlas con cuidado para que no se deshagan, lo que se busca es que encontremos los tropezones de fruta y chocolate en la galleta, como si fuesen cookies.


Poned papel de horno en una bandeja e id poniendo bolitas de masa ayudándoos de una o dos cucharitas de café.


Con una cuchara humedecida, id dándole forma a las galletas. Dejadlas finitas, para que queden más crujientes. No hace falta que os esmeréis demasiado de darles una forma perfecta, el toque casero le da una cierta gracia.


HornoSi vais a hacerlas en el horno tradicional, precalentadlo a 180º (si es con ventilador, mejor) y luego horneadlas 20 minutos apróximadamente a la misma temperatura. Tanto la temperatura como el tiempo de cocción son orientativos, cada horno tiene su propia personalidad y cada persona tiene sus preferencias, a unos les gustan más blanquitas y a otro más doradas.


Si las vais a hacer en microondas, poned las galletas 2 minutos y medio a 850W en la opción micro+grill  y utilizad la bandeja doradora. Luego dadles la vuelta y dejadlas hornear 1 minuto y medio más. Como en el caso del horno tradicional, potencia y tiempo son orientativos, así que, id probando hasta que veáis que la galletas están en su punto: doradas por ambas caras y esponjosas al tacto. Única pega: tendréis que hacer varias hornadas porque son más pequeños que los hornos tradicionales.


Sacad las galletas, que estarán ya doradas y no os apuréis porque las veáis algo blanditas, en cuanto se enfríen se quedarán crujientes. Dejadlas reposar en una bandeja con un papel de cocina para que absorba cualquier resto de humedad.


Con esta proporción de masa tendréis para preparar unas 24-26 galletas del diámetro de un vaso de yogur. Aunque parecen muchas, desaparecen tan rápido, que esta cantidad de masa se os quedará corta enseguida.


Podéis conservarlas en una lata en el exterior o en un tupperware en el frigorífico, sólo tendréis que sacarlas un rato antes de consumirlas para que no estén frías (os durarán más tiempo), o calentarlas en el horno unos instantes.


Y, ahora, ya podéis disfrutarlas. Veréis como no podéis comer sólo una...


Nota: acompañadas de un té de canela rozan casi la perfección :)



13 marzo, 2013

Cómo Aplicarse Correctamente las Cremas Faciales

La única crema que funciona, como ya he dicho en alguna ocasión, es la que se aplica. Y añadiré más, la que funciona es la que se aplica correctamente.


Aún recuerdo un programa de TV en el que aparecía una mujer (madura, pero no mucho) que quería hacerse desesperadamente un lifting facial porque tenía un descolgamiento facial tremendo que no se corregía ni con las cremás más costosas. 


Una crema mal aplicada, nos puede garantizar unas mejillas de bulldog
Aunque son ideales, no queremos tener sus mejillas
En el reportaje enfocaban a esta señora en el baño de su casa aplicándose una crema y lo hacía de la siguiente forma: con una mano sujetaba el tarro y con la otra se refregaba la cara de forma enérgica (pero breve) y en sentido descendente. ¿Cómo no se le iba a descolgar la cara con esa forma de usar sus cremas faciales? Lo raro es que no tuviese unas mejillas como un bulldog.


La aplicación de las cremas faciales tiene su técnica, a continuación vamos a ver algunos tips para sacarle todo el partido.


  •  Como en todo, hay que comenzar por el principio: por la limpieza. Si os aplicáis la crema sobre la piel sucia, sus principios activos no llegarán a su destino, es más, sin una higiene facial correcta, la crema no hará más que engrasar y tapar los poros. 

  • Y, en la misma línea, es importante una exfoliación periódica, para que vuestra piel esté receptiva a los ingredientes de las cremas.

  • Por supuesto, antes de la crema, no hay que olvidar el tónico adecuado para nuestra piel, porque aumenta los beneficios de la misma.

  • Recordad los pasos para vuestra rutina de belleza básica: higiene facial - tónico - sérum - crema - protección solar. Por ese orden.
 
  • Es importante usar la cantidad justa. Una porción de una avellana es más que suficiente. Es mejor que repitáis la aplicación si es necesario, antes que excederos con el producto. Un exceso de crema satura y ensucia los poros, impidiendo que los principios activos lleguen al interior de la piel. Y, por supuesto, es imprescindible que utilicéis una espátula para tomar la crema del tarro, o los dedos con las manos escrupulosamente limpias.

  • También es vital que calentéis la crema para que actúe adecuadamente. Si la crema está muy fría, cerrará los poros, evitando que haga su efecto. Os podéis poner la crema en la palma de la mano y emulsionarla con los dedos.

  • A la hora de aplicarla, hay una máxima: no desplazar tejidos. La crema facial debe ser aplicada con un masaje, pero debe ser suave, mimando la piel. Si frotáis y arrastráis la crema, debilitaréis la sujeción de la piel y dejaréis vía libre a la flacidez y el descolgamiento.

    El contorno de ojos es una zona delicada: cuídala
    Para el contorno de ojos, sólo productos específicos
  • También es importante no aplicar la crema facial en el contorno del ojo. Esta zona es especialmente delicada, porque la piel es sumamente fina, así que es necesario utillizar un producto específico. 

  • Os aconsejo que pongáis una pequeña cantidad de producto en las zonas principales: barbilla, zona central (nariz y mejillas) y otra en la frente.

    La crema, con las dos manos; el tarro, a la encimera
  • La crema facial se debe aplicar con las dos manos (el tarro, en la encimera del baño). La idea es que dividáis mentalmente el rostro en dos mitades tomando como centro la nariz y que cada mano masaje su mitad correspondiente. Mano derecha, lado dereno; mano izquierda, lado izquierdo.

  • En cuanto a la dirección de aplicación hay dos corrientes: una dice que hay que comenzar en la frente y terminar en el cuello, la otra recomienda comenzar por el mentón e ir subiendo con el masaje hacia la frente y terminar en el cuello. A mí me gusta más la segunda opción (y es la que utiliza conmigo mi esteticista).
 
  • La regla general es comenzar a masajear desde el interior hacia el exterior y de abajo hacia arriba. Y ésta regla la aplicaremos en cada una de las zonas: 1º barbilla - del centro hacia el exterior con movimientos circulares / 2º zona central (boca, nariz y mejillas) - boca: desde el arco de Venus hacia el exterior con movimientos lineales; nariz: del centro hacia las aletas con movimientos lineales; mejillas; desde el surco nasogeniano y las aletas de la nariz hacia las orejas y con movimientos circulares. / 3ª frente - con movimientos lineales en forma de abanico, desde el entrecejo al nacimiento del pelo.

La crema nutritiva requiere presionar las palmas de la mano sobre la piel para un mayor efecto
  • Cuando hablo de movimientos circulares, me refiero a movimientos que hagan círculos envolviendo cada músculo facial en el que queramos incidir.

  • Cuando hablo de movimientos lineales, me refiero a movimientos en línea recta, suaves, largos y con poca presión.

  • Si la crema es nutritiva o de noche, os recomiendo que, al finalizar la aplicación, presionéis (suavemente) con las manos la cara para que penetre con más profundidad.

    La piel húmeda es perfecta para aplicar la crema hidratante
  • Si la crema es antiarrugas, lo ideal es insistir suavemente en cada línea de expresión; sin desplazar el tejido, claro.

  • Si la crema es hidratante, os sugiero que la apliquéis justo después de haberos lavado la cara. Si la piel está ligeramente húmeda tras haberos secado (no empapada, please) la crema mantendrá la humedad en vuestra piel actuando como barrera.


Para terminar, os dejo dos vídeos donde podéis ver técnicas para aplicarse las cremas faciales:


Si no podéis ver el vídeo correctamente, pinchad aquí.


Si no podéis visualizar el vídeo, pinchad en este enlace.





09 marzo, 2013

Cómo Hacer una Caja de Luz Casera (Y Fácil)

Como tengo constancia de que muchas (sí, la mayoría sois mujeres) de las lectoras del blog sois también bloggers, he decidido compartir este DiY con vosotras (y también, chicos, que no me olvido de vosotros) porque creo que lo encontraréis muy útil. Y, por supuesto, este tutorial también es interesante para artesanos, fans de las manualidades y papás orgullosos de las obras de sus peques.

Muchos de los bloggers incluimos fotos en nuestros artículos y algunas son handmade; lo que, a veces, significa una calidad claramente mejorable. Por ello, es imprescindible contar con una caja de luz, que nos facilitará las condiciones necesarias para que las fotos sean dignas de nuestros artículos :) 

La caja de luz consigue varios objetivos:

  • Difumina la luz, las sombras y el fondo.
  • Elimina y/o matiza los brillos.
  • Al facilitar la colocación de una cartulina de fondo con distintos colores, os permitirá resaltar el objeto fotografiado según vuestras necesidades y os ayudará a generar diferentes ambientes según el color empleado.
  • Os permitirá controlar los puntos de luz, puesto que los focos se pueden colocar en cualquier punto de la estructura.

Como las cajas de luz profesionales son caras y no están las cosas para dispendios, os dejo este tutorial, para que la podáis hacer fácilmente en casa en casa y por muy poco dinero (menos de 50 €, incluidos focos):

Materiales

  • Tubo de PVC de 20 mm. de diámetro (*)
  • 4 codos de 90º para tubo de 20 mm.
  • 4 tapones ciegos para tubo de 20 mm.
  • 4 "tes" para tubo de 20 mm.
  • Pegamento para PVC o cola de contacto.
  • 3 focos de pinza y orientables.
  • Tela blanca traslúcida, tipo visillo.
  • Cartulina blanca.

(*) en mi caso los tubos, los encontré de 2,5 m., por lo que necesité comprar 2.

Herramienta

Sierra de cualquier tipo con hoja apropiada para PVC.

Realización

1.- Corta el tubo de PVC para conseguir las siguientes piezas (**):

  • 4 piezas de 40 cm.
  • 4 piezas de 5 cm.
  • 2 piezas de 60 cm.
  • 2 piezas de 45 cm.

(**) Las medidas son orientativas, podéis hacer la caja tan grande o tan pequeña como necesitéis.

Aquí podéis ver algunos de los materiales:


Los codos, los tapones ciegos y las "tes".
Los cuatro cortes de 5 cms.


2.- Una vez que tengáis hechos los cortes, montad los tapones ciegos en los tubos de 40 cm. que formarán las patas de la caja, uniéndolos con el adhesivo. Si sois perfeccionistas, os recomiendo que pongáis unas protecciones de fieltro en los tapones para no arañar la superficie cuando uséis la caja de luz.


Tubos con los tapones ciegos en los cortes de 40 cm.


3.- Colocad los 4 codos de 90º en las 4 piezas de 5 cm. que habéis cortado. Estas piezas serán los conectores de las patas con el armazón superior de la caja. Estas piezas también se unen con pegamento.

 
Corte de 5 cms. con el codo de 90º.
Los cuatro codos con las piezas de 5 cm.


4.- Tomad uno de los tubos de 45 cms. y ponedles una "te" en cada extremo, pinchándola por el pie de la "te". Repetid la operación con el otro tubo de 45 cm. Monta los 2 tubos de 60 cms. en estas piezas para formar un rectángulo como del de la foto. Os aconsejo que presentéis todo antes de encolar, puesto que el armazón debe quedar bien plano. Una vez bien alineado, pegad todas las uniones.
 
Armazón de la parte superior de la caja.


5.- En el siguiente paso, debéis colocar las 4 piezas formadas por los 4 codos en el hueco que queda libre de las "tes". Truco: para que posteriormente las patas que se introducen en el codo, queden perfectamente perpendiculares, os recomiendo que introduzcáis la pata (sin pegar, of course) y la alineéis la pata con ayuda de una caja o un libro grande a modo de escuadra. Una vez bien ubicados los codos, pegadlos a la estructura.



Armazón con la unión del codo y la pieza de 5cms.


6.- Y con esto termina el montaje. Las patas se dejan sin pegar, para que podáis montar y desmontar la caja de luz fácilmente, sin tener un armatoste más danzando la casa. Cuando necesitéis la caja, le colocáis las patas, et voilá.

A continuación podéis ver un detalle de cómo se coloca la tela, la cartulina del fondo y los focos. Por supuesto, estos elementos también son desmontables



Detalle de la caja de luz y el foco.


Caja montada y preparada para fotografiar.
     

La cartulina se coloca con celo sobre el armazón y la superficie donde coloquéis la caja, para que quede ligeramente curvada, lo que elimina la sensación de perspectiva. Os sugiero un celo malo, para que podáis despegarlo sin problemas y reutilizar la cartulina.

La tela la puedes colocar sencilla o doble, para conseguir una luz más o menos difusa. Yo compré la tela con una medida suficiente para utilizarla doblado varias veces.

La ubicación de los focos os la irá pidiendo el objeto a fotografiar, a la hora de eliminar las sombras y de destacar los detalles que os interesen.

Ojo: desactivad el flash de la cámara o todo el trabajo no habrá servido de nada.

Y dos ojos: la cámara que empleéis debe tener balance de blancos, porque si no, la bombilla que uséis puede colorear la foto.

Y aquí tenéis una muestra de cómo quedan las fotos tomadas sin la caja de luz y el resultado sin ella. Se nota la diferencia, ¿verdad?


Foto "sin"
Foto "con"


Si vuestro nivel fotográfico y bricolajero es mayor que el que se muestra aquí, os aconsejo que os deis una vuelta por internet y busquéis tutoriales algo más sesudos.

05 marzo, 2013

Jabón Natural y Si es Artesano, Mejor

Jabón artesanoYo nunca he sido una apasionada de los jabones en pastilla hasta que, hace algo más de un año, tuve una reacción alérgica fuerte al ácido glicólico y mi cara estuvo más cerca de una paella valenciana que de una piel vagamente humana. Mi dermatólogo me recomendó una jabón natural y muy suave para limpiar mi cara durante el tiempo que durase la (dichosa) reacción. 


Aunque las pastillas de jabón no eran santo de mi devoción, le hice caso al médico, como debe ser y comencé a usarlas. ¡Y menudo descubrimiento! Me encantó el gesto de usar la pastilla y hacer espuma suavemente, por no hablar del efecto tratante del jabón. Y ahí comenzó mi love story con el jabón natural. Una vez que mi piel estuvo sana, me decidí a probar el jabón artesano de argán... y me enamoró. Y ahí descubrí que había muchos más: arcilla verde, aceite de oliva, avena, cocholate (¡sí, chocolate!) y una larga lista de jabones atractivos y golosos. Y qué aromas más ricos...


Los jabones naturales no integran en su composición elementos irritantes, como por ejemplo, la sosa cáustica. Su base suele ser de grasas y aceites vegetales o, incluso, animales. Los mejores jabones son los que tienen base de aceites de alta calidad, como el de coco.


Si se trata de jabones naturales artesanos, es imprescindible que el artesano (maestro jabonero) cuente con todos los requisitos (licencias, instalaciones, protocolos, etc.) para fabricar ese producto. Así nos evitaremos problemas a la hora de usarlos. No se debe confundir el jabón casero con el jabón artesano, puesto que éste último está sujeto a una exigente normativa por parte del Ministerio de Sanidad.


El jabón artesano es el mejor aliado de nuestra higiene personal
El jabón artesano, el gran aliado de nuestra higiene
Los jabones artesanos de calidad suelen presentarse en distintas variedades para cubrir las diferentes necesidades de cada persona y cada momento, incluyendo en cada composición distintos ingredientes y aceites esenciales que limpian, tratan y embellecen la piel. 


Si tienes que elegir una jabón natural artesano, elige los que están fabricados en frío, como antiguamente. Se elaboran en unas grandes bandejas y, cuando están listos, se cortan con unos alambres para darles forma de pastilla.


Los jabones naturales ofrecen muchos beneficios:


  • Son capaces de mantener la humedad y los aceites naturales de la propia piel.
  • Limpian en profundidad aunque, como no tienen ingredientes agresivos, no resecan.
  • Ayudan a mantener el Ph de la piel (aunque hay muchos defensores de los jabones industriales que afirman lo contrario, el secreto está en elegir el adecuado para nosotros).
  • Mantienen la piel suave y elástica.
  • Actúan como tónico.
  • Tienen propiedades reparadoras y regenerantes.
    Jabones artesanos
  • Si tienen aceites esenciales en su composición, se les añaden nuevas propiedades: relajantes, estimulantes, antisépticas, antioxidantes, etc.
  • Según el tipo de jabón, pueden tratar problemas determatológicos: acné, dermatitis, psoriasis, etc.
  • No necesitan hacer mucha espuma para ser efectivos. 
  • Su precio, en la mayor parte de los casos, no es mucho mayor que el de los industriales (de cierta calidad).


Y ahora que le he dado jabón al jabón, ¿tú qué opinas de este espumoso cosmético?



Si quieres comprar jabones artesanos de calidad, puedes hacerlo en La Tienda de ¿Quién dijo boda?

01 marzo, 2013

Arroz con Mollejitas de Pollo

MollejasHoy os dejo una nueva receta de arroz, esta vez con mollejas de pollo. Es una receta contundente, rica y económica. Ideal para hacer ahora que todavía no nos hemos librado del frío.


Las mollejas son una parte del sistema digestivo del pollo y cuentan con una gran cantidad de proteinas, vitaminas (A, B2, B12 y C) y minerales (hierro, zinc, selenio, potasio y fósforo) aunque, al ser vísceras, también aportan bastante colesterol. Esto quiere decir que, puedes tomarlas de vez en cuando, no de manera habitual.
 Aceite, guindilla y vino 

Ingredientes


1 cebolla grande
500 grs. de mollejas de pollo
4 vasitos de arroz arborio por persona
1 litro de caldo de pollo
1 vasito de coñac
Laurel
1 pellizco de azafrán
Sal 
Caldo y arrozAceite de oliva
1 guindilla


Notas sobre los ingredientes


  • Aunque en la pollería te venderán las mollejas bastante limpias, te aconsejo que las repases antes de cocinarlas; lavándolas bien y eliminando la grasa sobrante que tengan. Puedes añadir un chorrito de vinagre y, después, enjuargarlas bien.

  • Pon las mollejas a macerar con 1/2 vasito de coñac durante al menos 1 h. Si no te gusta el coñac, puedes usar vino especiado para cocinar, también queda muy rico.

  • Si no te gusta el picante, elimínala de los ingredientes. Si quieres, puedes poner un poco de pimienta negra para darle un poco más de sabor.

  • Si el caldo de pollo es casero, la receta gana mucho más. 


Preparación


Pica la cebolla finamente
Como en cualquier receta, se comienza por el principio: se pela una cebolla y se pica finamente. Un clásico, vamos.


Unta una sartén antiadherente con un poco de aceite y añade las mollejas. Deja que se doren bien y, cuando estén listas, retíralas y reserva.

Sofríe las mollejas 
Pon a dorar la cebolla en la misma sartén en la que has hecho las mollejas y, mientras tanto, pon a calentar el caldo en un cazo.


Dora la cebollaCuando la cebolla tenga un tono doradito, añade el arroz. Pon un poquito más de aceite y remueve hasta que haya tomado un tono translúcido, entonces añade el 1/2 vasito de coñac que tenías reservado y el que sobró de macerar las mollejas. Deja que el alcohol se evapore.

 
Pon las hebras de azafrán en un mortero, májalas y vete añadiendo algo de caldo muy caliente. Cuando esté bien disuelto, añádelo al arroz e incorpora las mollejas. No te olvides del laurel.


Arroz con mollejas de polloVete añadiendo caldo poco a poco, cuidando de que esté muy caliente. Remueve y sigue añadiendo caldo según te lo vaya pidiendo el arroz.


Cuando el arroz esté en su punto, déjalo reposar 5 minutos con una tapa y ya puedes servir.


Y, ahora, a disfrutar...









Síguenos por correo electrónico