18 julio, 2018

Cómo Cuidar Tu Calzado de Verano

Sol, calor, arena, sal, cloro, sudor, tormentas inesperadas, largas caminatas, fiestas interminables... aunque parezca la descripción de un verano típico, también es la lista de los enemigos de tu calzado en la época de calor.


Y es que el verano es una estación magnífica, pero que obliga a prestarle cierta atención y algún que otro cuidado al calzado para que dure al menos otra temporada más.


Te invito a que sigas leyendo para que conozcas todos los trucos para cuidar tus zapatos de verano (casi) a nivel experto.


Cómo cuidar tu calzado de verano


Cuidados básicos para tus pies y tu calzado en verano


Cambia de calzado con frecuencia, mejor si es a diario. Así no sufrirán ni tus pies ni tus zapatos y sandalias.


Si te transpiran mucho los pies utiliza talco, polvos antitranspirantes u otros productos para reducir la humedad.


Seca siempre tus pies antes de calzarte.


Probablemente veas una especie de restos oscuros (bastante desagradables) en la plantilla de tus zapatos. Estos restos son pieles muertas, mezcladas con humedad y polvo (en las sandalias). Para evitarlos, debes de mantener tus pies limpios y secos, así que no estaría de más que emplees un producto antitranspirante. Si ya han aparecido, puedes retirarlos con toallitas de bebé o desmaquillantes, porque limpiarán pero no empaparán la plantilla.


Si las plantillas son lavables, límpialas cuando sea necesario. Si no lo son y están ya muy sucias, cámbialas. Puedes utilizar un paño humedecido con agua y unas gotitas de amoníaco.

 
Si tu calzado tiene tendencia a tener mal olor, puedes espolvorear su interior con bicarbonato, talco o incluso poner bolsitas de té negro en su interior (secas). También puedes emplear productos comerciales, por supuesto.


El almacenamiento


No guardes los zapatos y sandalias sucios o húmedos en zapateros y armarios.


No almacenes tus zapatos de verano de forma desordenada, porque se acabarán manchando y rozando entre sí, Busca algún sistema de almacenamiento cómodo y eficiente. 


Almacenamiento de calzado
 
 
Guarda tus piezas más delicadas con pernitos y hormas que mantengan la forma del calzado.


Los zapatos delicados deberían almacenarse en bolsas individuales de plástico, o mejor de tela.


De vacaciones y de fiesta


Cuando hagas la maleta para irte de vacaciones, procura que los zapatos vayan en bolsas para protegerlos. Si quieres que conserven la forma, puedes introducir en su interior pernitos u hormas, aunque si quieres aprovechar el espacio sin que te pese (literalmente) puedes introducir en su interior los calcetines u otros elementos blandos y que no puedan pinchar o rozar el interior de los zapatos.


En playas y piscinas no dejes tus zapatos al sol, procura llevar una bolsa para ellos y déjalos en el interior de tu bolsa de playa.


Zapatos en la playa


Si vas a llevar tacones a una fiesta o evento que tenga lugar en un espacio exterior con césped o arena, no te olvides de llevar en el bolso unos protectores para los tacones. Evitarás que se manchen o se raspen. Si no tienes a mano protectores o has sufrido un percance y se han manchado, deja que el césped y el barro se sequen antes de intentar limpiarlo. Una vez seco, pásale un cepillo suave para retirar la suciedad reseca.


La limpieza


Los zapatos de cuero se limpian cepillándolos primero con un cepillo seco y luego con un paño seco y suave, así retirarás el polvo y la suciedad poco incrustada. Luego tendrás que aplicar crema para el calzado o una crema nutritiva (si no tienes un producto específico a mano), ayúdate con una gamuza seca para una buena aplicación. Finalmente sácales brillo ayudándote de un paño o un cepillo. En verano es conveniente que nutras los zapatos de cuero con cierta frecuencia, porque la sequedad del ambiente los puede cuartear y deslucir. 


Cepillos y crema para limpiar zapatos de cuero


Si el calzado es sintético, su cuidado es sencillo. Únicamente tienes que limpiarlo con un cepillo o un paño que sean suaves, con un poco de agua y jabón neutro. Sólo tendrás que frotar ligeramente, retirando los restos de jabón con un paño limpio y húmedo y finalmente pasar una gamuza seca y que no suelte pelusas.


Si el calzado es de lona, puedes lavarlo a mano o en la lavadora, aunque deberás retirar antes los cordones y las plantillas y dejarlo secar bien una vez limpio sin exponerlo directamente a la luz del sol. Antes de lavar en la lavadora, comprueba si el fabricante lo recomienda, así como la temperatura a la que debes hacerlo. También es conveniente que introduzcas las zapatillas o sandalias de lona dentro de prendas gruesas, por ejemplo las toallas, para proteger tu lavadora de los golpes que se producirán durante el centrifugado. Y, claro, no laves tu calzado de lona a máquina junto con prendas delicadas. Si prefieres limpiar la lona a mano, humedece un cepillo o una gamuza con agua y jabón y frótala con cuidado, retira lo que pueda haber quedado de suciedad y jabón con un paño ligeramente humedecido y deja secar a la sombra.


Los zapatos de tela se limpian con un cepillo de dientes o una esponja humedecida con agua y unas gotas de jabón neutro, luego únicamente tendrás que pasar un paño humedecido para retirar los restos de jabón y dejar secar. También existen en el mercado productos para limpiar calzado de tela que puedes usar para dejarlo como nuevo. 


Zapatos de tela


Las alpargatas de esparto se deben cepillar con la suciedad (barro, polvo, césped...) en seco para poderla retirar completamente. También se pueden limpiar con agua y jabón, incluso añadiéndole un poco de amoníaco, humedeciendo con la mezcla un cepillo y frotando la superficie. Luego tendrás que dejar secar a la sombra y listo. Y si prefieres limpiarlas en seco, puedes espolvorear el esparto con polvos de talco, dejándolos actuar y luego cepillando. Para limpiar la lona o la tela de las alpargatas puedes utilizar alguno de los trucos que te he comentado antes. Si el material que acompaña a este calzado es cuero, tendrás que utilizar el método que he referido al comienzo. 


El calzado de verano de napa debes limpiarlo con un paño ligeramente humedecido y cepillarlo cuando esté completamente seco. Y ten cuidado de no dejarlo secar expuesto al sol directo.


El ante, en general, se limpia cepillándolo. Si no es suficiente, puedes utilizar un paño muy suave, ligeramente humedecido, dejándolo secar después (a la sombra) y cepillándolo una vez esté completamente seco. También hay limpiadores específicos, aunque siempre los recomiendo para casos en los que los zapatos o sandalias tengan manchas muy resistentes y que el primer método no haya sido eficaz.


Zapatos de ante


El calzado con suelas de goma blanca queda perfecto si le pasas un borrador mágico. Así retirarás fácilmente las manchas de barro, césped, etc. También puedes emplear un cepillo de dientes viejo y pasta de dientes.


¿Cómo cuidas tú el calzado en verano? ¿Tienes algún truco que quieras compartir? Me encantará añadirlo a la lista.




 

Post relacionados:

Cómo Cuidar Tus Complementos de Esparto
Cómo Limpiar y Mantener el Charol
Trucos Útiles para Prevenir y Evitar el Olor en los Pies 
Trucos para Ensanchar Zapatos
26 Tips para Elegir los Zapatos Perfectos 


La primera vez que apareció el post Cómo Cuidar Tu Calzado de Verano fue en el blog de La Meiga y Su Caldero. 


Licencia de Creative Commons
Cómo Cuidar Tu Calzado de Verano by La meiga y su Caldero - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

11 julio, 2018

Receta de Atún con Cítricos

El atún es un pescado repleto de propiedades beneficiosas para tu salud. Es un alimento que contiene un 23% de proteínas de alto valor biológico, mayor aún que la carne. Además, su grasa es rica en ácidos grasos omega-3, que contribuyen a controlar los niveles de colesterol y triglicéridos. Por si fuese poco, cuenta con vitaminas A, B (varias del grupo) y D. Y también minerales como el magnesio, el fósforo, el hierro, el zinc o el yodo. En cuanto a su aporte energético, aporta unas 200 cal. por 100 gr. de producto. 


Debes consumirlo con cuidado si tienes gota, porque puede subirte los niveles de ácido úrico. También es un pescado que, por su gran tamaño, puede acumular mercurio; aunque eso no significa que tengas que dejar de consumirlo por sus beneficios nutricionales, lo que conviene es reducir la ingesta, sobre todo en el caso de mujeres embarazadas o en período de lactancia y en niños menores de 3 años. Como se recomienda que se consuma pescado azul 2-3 veces por semana, lo ideal es que si consumes atún u otro pescado azul de gran tamaño, el resto sean de pequeño tamaño como sardinas, jureles (chicharros), caballa, etc.


Y, por supuesto, el atún es delicioso y versátil a la hora de cocinar. Lo puedes consumir crudo, a la plancha, al horno, guisado, en escabeche...


Para que puedas degustar este estupendo pescado de una forma diferente, a continuación comparto contigo mi receta de atún con cítricos.


Ve a por el delantal, que te espero...


Ejemplo de acta para una ceremonia simbólica


Ingredientes


Atún
1 cebolla
1 naranja
1 limón
Aceite de oliva virgen extra
Pimienta en grano y molida
Clavo
Sal


Notas sobre los ingredientes


  • Esta receta le va bien a cualquier tipo de atún, ya sea Bonito del Norte (Thunnus alalunga), atún claro (Thunnuns albacares), atún rojo (Thunnus thynnus) o Bonito del Mediterráneo (Sarda sarda), según la temporada y la pescadería que te surta. Y también la puedes preparar con emperador (Xiphias gladius) o pez espada (Lavurus imperialis).


Atún


  • Recuerda que la temporada del atún es de marzo a junio y la del bonito de junio a octubre.


  • En este caso he hecho la receta con la parte del lomo cortado en trozos (era la única pieza que tenía en el congelador), pero puedes utilizar morrillo, carrillera de este pescado o parpatana (cuello), porque aguantan mejor las cocciones prolongadas.


  • Acuérdate de lavar bien la naranja y el limón, puesto que una parte irá en rodajas con su piel.


  • Si te gusta la lima, también puedes incluirla en la receta.
 

Cítricos


  • En caso de que no te guste la pimienta o el clavo, puedes prescindir de ambas especias.


  • Te recomiendo que no alargues mucho la cocción del atún para que no se reseque demasiado y que no dejes reducir demasiado la salsa, porque puede caramelizar demasiado y amargar.


  • Si quieres darle un toque especial, añádele un puñado de semillas de sésamo.


Materiales


Una tabla para cortar la cebolla
Un buen cuchillo
Una sartén 


Preparación


Comienza por el érase una vez de la mayoría de las recetas españolas: toma una cebolla y pícala finamente.


Cortando cebolla sobre una tabla de madera


Dórala en la sartén con un chorrito de aceite de oliva. Si quieres acelerar el proceso, únicamente tienes que espolvorear un poquito de bicarbonato sobre la cebolla y verás que rápido se dora.


Mientras se hace la cebolla, corta la naranja a la mitad. Con una de las mitades haz rodajas de aproximadamente ½ cm. Con el resto haz zumo. Y luego procede del mismo modo con el limón.


Una vez que esté lista la cebolla, pon en la sartén los lomos de atún y los cítricos y deja que se doren ligeramente.


Sala ligeramente el atún y ponle un poco de pimienta molida, mucho mejor si la mueles en el momento


Añade el clavo, unos granos de pimienta y el zumo de la naranja y el limón.


Deja que cueza hasta que el zumo haya reducido ligeramente... y ya está listo.


Atún con cítricos


Puedes acompañarlo con cereales integrales cocidos, como la avena o el arroz. También queda bien con puré de patata natural.


Como ves es una receta muy sencilla y rápida de hacer, pero al mismo tiempo muy saludable.




 

Post relacionados:

Arroz con Sepia y Vieiras
Patatas Guisadas con Calamares 
Palometa a la Naranja 
Consejos para Reducir el Consumo de Sal en Tu Dieta


La primera vez que apareció el post Receta de Atún con Cítricos fue en el blog de La Meiga y Su Caldero


Licencia de Creative Commons
Receta de atún con cítricos by La meiga y su caldero - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

03 julio, 2018

Claves para Aclararse con la Cosmética Natural

La cosmética natural ya no es una moda, es una tendencia que cada vez tiene más aceptación entre nosotros los consumidores. Del mismo modo que muchos de nosotros buscamos los ingredientes naturales en nuestra dieta, también lo hacemos en los cosméticos que ponemos en contacto con nuestra piel, nuestro cabello o nuestras uñas.


Pero la cosmética natural, no nos engañemos, es un completo embrollo, en el que es difícil saber quién es quién. ¿Natural? ¿Ecológica? ¿Biológica? ¿Orgánica? Y si entramos en los requisitos que debe tener cada denominación, ya ni hablamos, porque no es todo oro lo que reluce, por desgracia.


Para aclararte de una vez con eso de la cosmética natural, a continuación encontrarás algunas claves que pueden ayudarte a conseguirlo.


¿Me acompañas por este recorrido?


Claves para aclararse con la cosmética natural


Motivos para decidirse por lo natural


Antes de nada me gustaría darte motivos para utilizar cosmética natural, si es que todavía no lo haces, porque todos ellos son de peso:


  • Cuidado de la piel de una forma natural y respetuosa con la salud, especialmente en el caso de alergias e intolerancias a determinados químicos.

  • Respeto al medioambiente y a la sostenibilidad.


Un asunto complicado


Es muy difícil aclararse en el complejo mundo de la cosmética natural, porque no hay una legislación específica al respecto en la Unión Europea.


Esto abre las puertas a todo tipo de irresponsables que presentan como natural, ecológico y orgánico cualquier producto, independientemente de que lo sea o no. Y como los consumidores cada vez estamos más concienciados con el consumo más limpio y responsable, tanto por nosotros mismos como por el planeta, es fácil para los fabricantes irresponsables aprovecharse esta circunstancia para lucrarse de nuestra buena voluntad.


Cosméticos naturales


Quién es quién en cosmética natural


Natural


Aunque sea un término muy atractivo, realmente no significa nada positivo en sí mismo, porque hay ciertos productos que pueden ser naturales y no tener ningún respeto por el medioambiente, por la sostenibilidad, por la protección animal y vegetal... ni por la salud del usuario.


Hay fabricantes que usan esta palabra para tentar al consumidor de forma engañosa, porque incluyen un único ingrediente natural en una cantidad ínfima (lo comprobarás si en la lista de ingredientes ocupa los últimos puestos) y lo anuncian a bombo y platillo como si el cosmético hubiese salido directamente de las manos de de un artesano cosmético con un rústico taller en un encantador pueblo perdido. Si no lo crees, comprueba en las etiquetas de muchos productos de los lineales de tu hipermercado que afirman que la crema o el gel de ducha tienen aceite de almendras o de oliva, manteca de karité o rosa mosqueta...  y luego observa la cantidad real que contiene en la lista de ingredientes. Ojo con el abuso del "natural" en envases y etiquetas.


La dificultad para identificar cosméticos naturales reales de los engañosos reside en que no hay un porcentaje mínimo o una normativa en la legislación europea que ayude a diferenciarlos. Por eso debemos acostumbrarnos a leer las etiquetas de los productos, interpretándolas correctamente, a no fiarnos únicamente de la publicidad y no dejarnos deslumbrar por términos como eco, bio u orgánico. Y, por supuesto, a adquirirlos en establecimientos de confianza con personal formado e informado sobre los cosméticos que comercializan.


En cualquier caso, sí hay cosméticos que se pueden considerar naturales (y de excelente calidad), porque están compuestos por ingredientes naturales en su mayor medida (animales, vegetales, minerales o microbiológicos), aunque contengan algunas sustancias que no lo sean, porque no pueden formularse al completo sin ellos, como ciertos conservantes. Es decir, encontrar un cosmético natural al 100% es complicado.


Y también hay productos no naturales, que son de buena calidad y que no ponen en riesgo al salud del consumidor, por supuesto.  


Crema natural


Ecológica


Como ya te he comentado antes, no hay una definición concreta y clara de cosmética natural o ecológica por parte de las autoridades europeas (todos los cosméticos que se fabrican en la UE se rigen por el mismo reglamento), pero sí que hay diversas entidades privadas que certifican que el producto cumple con las normas que establezcan sus protocolos particulares y por lo tanto para esas entidades son cosméticos ecológicos.


Algunas de estas entidades y etiquetas son ECOLABEL (UE), ECO-CERT y COSMEBIO (Francia), ICEA (Italia), BDIH (Alemania), SOIL ASSOCIATION (R. Unido) o USDA (Estados Unidos). Estas entidades de certificación están luchando para que se establezcan unos estándares comunes que permitan regular este tipo de cosmética, ya que la Unión Europea no lo hace, de modo que los consumidores puedan guiarse de manera fiable en la maraña de la belleza natural.


En general, esas entidades certificadoras consideran a estos productos como ecológicos cuando respetan el medio ambiente a lo largo del proceso de producción, desde en la obtención de sus ingredientes y hasta su uso por el consumidor. También cuando entre los ingredientes no hay ninguno modificado genéticamente. No testan ni los ingredientes ni el resultado final en animales. Y tampoco  contienen ingredientes químicos, procedentes del petróleo, parafinas, parabenos, perfumes sintéticos, etc. Y es conveniente saber que el que sea ecológico no implica que sea natural.


A nivel concreto cada entidad garantiza una serie de mínimos en los cosméticos que consiguen su sello. Por ejemplo, ECOCERT garantiza que un cosmético natural tiene un mínimo de un 95% de ingredientes naturales o de origen natural (incluyendo el agua), un 5% máximo pueden ser conservantes y sustancias auxiliares de síntesis y un mínimo del 5% del total de la lista de ingredientes tiene procedencia ecológica (un mínimo del 50% de los ingredientes de origen vegetal). En el caso de la cosmética natural y ecológica implica los mismos requisitos que la anterior, a diferencia de que deben contener un mínimo del 10% del total de los ingredientes procedentes de agricultura biológica (un 95% de los ingredientes vegetales que contenga).Si quieres saber más puedes consultar la norma que define los cosméticos naturales y orgánicos según ECOCERT.


Aceite natural


Orgánica / Biológica


Implica que los ingredientes se han producido con métodos de cultivo orgánico: no se han empleado químicos artificiales (sí, también los hay naturales) y pesticidas durante la protección, no se han manipulado genéticamente, etc.. De esta forma disminuyen los perjuicios que estos químicos producen en la salud, desde irritaciones a alergias e intolerancias.


Orgánica y biológica son términos equivalentes que se utilizan de una u otra forma según el idioma y el país. Orgánica se suele emplear en inglés, biológica en francés y ecológico en español.


Cosméticos naturales


Ante la duda


Si lo tuyo no son las listas de ingredientes y las etiquetas, te recomiendo que busques una farmacia, parafarmacia o herbolario que tengan un buen profesional que pueda asesorarte a la hora de escoger la cosmética natural más adecuada para ti.
 

Espero que el post te haya sido de ayuda y que ahora puedas elegir la cosmética natural con conocimiento de causa.





Información de interés:

Reglamento (CE) nº 1223/2009 del Parlamento Europeo y del Consejo de 30 de noviembre de 2009 sobre los productos cosméticos
Reglamento (UE) nº 665/2013 de la Comisión, de 10 de julio de 2013, por el que se establecen los criterios comunes a los que deben responder las reevindicaciones relativas a los productos cosméticos
Reglamento (CE) nº 66/2010 del Parlamento Europeo y del Consejo de 25 de noviembre de 2009 relativo a la etiqueta ecológica de la UE


Post relacionados:

Champú: Dile No a los Sulfatos, Siliconas y Parabenos
Jabón Natural y Si es Artesano, Mejor


La primera vez que apareció el post Claves para Aclararse con la Cosmética Natural fue en el blog de La Meiga y Su Caldero. 


Licencia de Creative Commons
Claves para aclararse con la cosmética natural by La meiga y su caldero - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

27 junio, 2018

Cómo Tener la Casa Limpia Si Tienes Mascotas

¿Tienes mascota en casa o estás pensando en adoptar una? Pues entonces tengo claras dos cosas: ese amigo peludo va a hacer tu vida más feliz... y tu hogar va a necesitar un esfuerzo extra para estar limpio.


Y lo digo por experiencia, porque mis gatos me aportan mucha alegría y mucho amor, pero también más trabajo a la hora de limpiar y ordenar mi casa. Aunque he de decir que ese esfuerzo merece la pena, y mucho.


Por esa experiencia mascotil, en este post quiero compartir contigo algunos trucos útiles para mantener la higiene y el orden en tu hogar si tienes animales.


Cómo tener la casa limpia si tienes mascotas
 

Por el principio...


Lo primero que debes tener presente es que, cuando llega una mascota a casa, no volverá a estar impoluta. Ocurre, salvando las distancias, como cuando viven niños pequeños (o adolescentes) en el hogar. Podrás tener tu residencia limpia e higiénica, pero nunca inmaculada, porque siempre habrá algún pelito en el sofá, una marca de patas en el suelo o una bolita de pienso fuera de su cuenco. Y no pasa nada, porque tiene una contrapartida que hace que esas pequeñas imperfecciones merezcan la pena: el amor incondicional de tu perro o tu gato.


Una casa limpia comienza por la higiene de tu mascota y sus cosas


Cepilla con mucha frecuencia a tu amigo peludo, porque todo ese pelo que se queda en el cepillo, no terminará en el suelo, en el sofá o en tu ropa. De hecho, deberás hacerlo todavía más en las épocas en las que cambien el pelo.


Cepillo para mascotas


Si tienes perro, báñalo con la frecuencia que te recomiende tu veterinario. Si él mismo está limpio, será más difícil que ensucie la casa.


En caso de que tengas un gato, recuerda que su cajón de arena debe estar siempre limpio, porque si no tu hogar acabará oliendo a rayos. Por no hablar de que si la arena está muy sucia, puede que muchos desechos desagradables pasen de sus patas al suelo, a tu sofá o incluso a tu cama.


Si tu mascota sale a la calle, límpiale la patas cuando llegue a casa. Pero, cuidado, no utilices toallitas de bebé, porque pueden ser perjudiciales para su salud. Su piel no está preparada para ello y ten en cuenta que lamen sus patas con frecuencia y pueden acabar ingiriendo los ingredientes químicos que llevan. Lo ideal, ten un recipiente con un poco de agua y jabón para mascotas o unas gotas de povidona yodada (Betadine o similar) en la entrada de casa, y sumérgele las patitas en ella, secándoselas después con una toalla con pequeños toquecitos. También puedes emplear toallitas específicas para mascotas que encontrarás en tiendas especializadas o en tu veterinario.


Perros mirando sobre una alfombra en la entrada de la casa


Coloca su comedero y su bebedero en una zona que no sea de paso, para que no los puedas derramar sin darte cuenta. Y te recomiendo que los coloques sobre una alfombra protectora, una bandeja o un pequeño mueble que evite que el agua o el pienso se derrame.


Una vez que tu animalito ha terminado de comer, sobre todo si se trata de comida húmeda o casera, retira el comedero inmediatamente y límpialo. Si lo dejas mucho tiempo, sobre todo en época de calor, terminará oliendo mal y puede atraer a los insectos.


Mantén las cosas de tu mascota limpias. Así que no te olvides del comedero, el bebedero, sus juguetes, etc. 


La limpieza de un hogar con mascota


En el día a día tu mascota puede dejarte algún regalito inesperado (e involuntario) como vómito, orina o heces. En este caso lo más recomendable es solucionarlo lo antes posible, limpiando la superficie de forma exhaustiva. Puedes retirar lo más importante con un trozo de papel de cocina y luego limpiar con un spray desinfectante o incluso pasando la fregona si se trata de un tipo de suelo que lo permita. Si ha manchado una alfombra o una tapicería lavable, ponlas en la lavadora. Y en caso de que no sea lavable, puedes utilizar un espuma limpiadora específica o incluso espuma de afeitar, aclarando después. Lo que no deberías usar nunca para limpiar tu hogar si tienes mascota es el amoníaco, porque huele como su orina, lo que es desagradable de por sí y puede invitar al animal a hacer pis en la zona en la que lo hayas utilizado.


Ventila tu hogar a diario, de esa forma evitarás los malos olores y entrará aire puro, lo que es más higiénico y saludable para toda la familia.


Gato jugando en una silla


Emplea productos de limpieza que sean aptos para mascotas, sobre todo en superficies con las que tengan contacto habitual.


Hay toallitas desinfectantes aptas para animales que pueden servirte para solucionar algún pequeño desastre.


Haz del aspirador tu mejor aliado. Si quieres tener tu casa limpia, tendrás que pasarlo a menudo, aunque lo ideal es aspirar a diario. No te limites a utilizar en el suelo, aprovecha para pasarlo por las alfombras, las tapicerías, los cojines, sus camitas... yo incluso aspiro muchos de los muebles (tengo 3 bolitas de pelo felinas en casa, no digo más).


Aspirador


Cuando friegues el suelo, encierra a tu mascota en un lugar en el que la superficie ya está seca o que todavía no hayas fregado. Deja que el suelo se seque antes de dejarlo entrar en la estancia. Así evitarás que la suciedad que pueda tener en las patas se humedezca y vaya dejando sellos por todo el piso.


Las alfombras pueden ser una estupenda manera de que el suelo esté más limpio y se dañe menos, aunque es imprescindible que éstas se puedan lavar fácilmente en la lavadora.


Coloca fundas lavables sobre tus sillones, de esa forma podrás eliminar pelos y manchas fácilmente, protegiendo el mobiliario original.


Lava los cojines de los sofás y sillones con frecuencia, sobre todo si tu colega peludo tiene la costumbre de echarse la siesta en ellos o te acompaña mientras ves tu serie favorita. 


Si tu mascota tiene algún lugar preferido para descansar o dormir, procura ponerle una toalla o mantita para proteger el sofá o la alfombra. Y no te olvides de cepillar y lavar ese textil con frecuencia.


Para eliminar los malos olores de alfombras y tapicerías puedes espolvorear bicarbonato de sodio sobre ellas y luego cepillar. Si son lavables puedes añadir unas cucharadas en el cajetín de la lavadora cuando hagas la colada. También puedes emplear productos desodorizantes especiales para textiles.  


Alfombra y mantita en la decoración


Utiliza ambientadores naturales o velas aromáticas para refrescar y desodorizar la casa.


No puedo terminar este post sin recordar que hay muchos animales en las protectoras y perreras que están esperando una familia que les cuide y les quiera. Por eso, si quieres una mascota, por favor, adopta en lugar de comprar. Hay multitud de protectoras y asociaciones, como Abrazo Animal, que te pueden ayudar a encontrar al perro o gato que necesitas. No te arrepentirás.




Post relacionados:

Cómo Quitar los Pelos de las Mascotas de Forma Sencilla 
Cajón de Arena para Gatos DiY
Cuando Tu Gato Mayor "Dispara Fuera del Área"
Motivos por los que Descalzarse al Llegar a Casa


La primera vez que apareció el post Cómo Tener la Casa Limpia Si Tienes Mascotas fue en el blog de La Meiga y Su Caldero.


Licencia de Creative Commons
Cómo tener la casa limpia si tienes mascotas by La meiga y su caldero - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

Síguenos por correo electrónico