11 enero, 2018

Consejos para Conservar y Almacenar las Especias

Las especias y las hierbas aromáticas son imprescindibles en la cocina. Le aportan a los platos aroma, sabor e incluso color. También contribuyen a reducir la cantidad de sal y azúcar a la hora de cocinar.


Y, por suerte, cada vez contamos con variedad de ellas en nuestras despensas. Recuerdo que cuando era niña que en la mayoría de las cocinas españolas se utilizaba pimentón, pimienta negra, azafrán, perejil, tomillo, romero, anís, canela y para de contar. Ahora casi nos falta sitio para tener especias y hierbas en casa. Albahaca, alcaravea, amapola, apio en semillas, cardamomo, casia, cayena, chile seco, cilantro, comino, cúrcuma, curry, eneldo, estragón, jengibre, mejorana, nuez moscada, perifollo, pimienta rosa, pimienta verde, salvia, wasabi y otras aún más exóticas pueblan nuestros especieros.


Además de saber utilizarlas a la hora de cocinar, también es importante saber cómo conservarlas en las mejores condiciones para mantener todas sus propiedades organolépticas.


A continuación te cuento cómo conservar y almacenar las especias y hierbas aromáticas, tanto en fresco como si están secas o molidas.


Consejos para conservar y almacenar las especias


Frescas


A la hora de comprar o recoger especias y hierbas aromáticas de tu maceta o tu pequeño huerto, procura que todas las hojas estén en perfecto estado.


No laves ni trocees las hojas hasta que no las vayas a utilizar, así evitarás que se degraden.


Hierbas aromáticas


Las especias y hierbas (sobre todos las que tienen hojas grandes) se pueden almacenar colocándolas en la nevera, bien estiradas entre dos hojas de papel de cocina humedecidas y luego dentro de una bolsa de plástico.


También se pueden guardar en la nevera en un manojo enrollado en papel húmedo y dentro de una bolsa plástica, cerrada con una pinza o una goma elástica.


Otra opción es la congelación. Si las hojas son grandes es recomendable congelarlas enteras, estiradas en bolsas de plástico y almacenadas en horizontal (como un papel) e ir tomando la cantidad que necesites. Si las hojas son pequeñas, lo ideal es picarlas y guardarlas en recipientes de plástico.


Puedes conservar las especias y hierbas aromáticas infusionadas en agua, aceite o vinagre. En agua sólo tendrás que introducirlas en agua caliente para que suelten su aroma, sabor y color y luego poner esa infusión en cubitos para que se congelen. De ese modo tendrás todo el sabor de esas especias cuando lo necesites. También puedes ponerlas en un recipiente con aceite (en frío o en templado) para obtener sus propiedades, luego puedes tenerlo como un aceite especiado para tus recetas o también puedes congelarlo en cubitos. Y de este mismo modo, puedes aromatizar el vinagre blanco o de manzana.


Especias en aceite


Secas o molidas


Las especias también tienen su fecha de caducidad y consumo preferente, respétalas.


Compra la cantidad de especias secas que vayas a utilizar en un período de tiempo razonable. Aunque los tarros grandes puedan salir más económicos, si los tienes abiertos durante varios años es como si no tuvieses nada.


Tenlas siempre a mano, porque si no te dará pereza utilizarlas.


Evita que estén situadas en zonas en las que haya mucho calor.


La nevera no es el mejor lugar para conservar las especias secas, salvo que se trate del pimentón, el chile seco, la paprika o el curry.


Si tienes expuestas las especias, evita los tarros en los que estén sometidas directamente a la luz. Las latas, la cerámica o el cristal opaco pueden ser una buena opción. También puedes utilizar recipientes de plástico, aunque deben estar en buen estado, muy limpios y sin olores de otros productos. 


Guárdalas en recipientes que cierren muy bien, para conservarlas con todo su aroma y sabor.


Prefiere los tarros de especias pequeños y ve rellenándolos según se vayan acabando, de ese modo no perderán sus propiedades en cuanto a aroma y sabor.


Tarros de especias


Para almacenar las especias en cantidades más grandes, puedes recurrir a las bolsas de cremallera (zip), siempre que este cierre muy bien. De estas bolsas puedes ir rellenando los frascos que uses en el día a día.


Etiqueta los tarros y frascos para saber de qué especia o hierba aromática se trata.


Ordena las especias, te será más fácil utilizarlas. Puedes emplear distintas formas de organización: por frecuencia de uso, por tipo de platos que preparas con ellas (dulces, salados, picantes...), por orden alfabético, etc. Cada cocinillas debe encontrar su propio método.


Cuando vayas a usarlas, procura utilizar una cucharita pequeña para tomar la cantidad que necesites, en lugar de utilizar los dedos; así no contaminarás el producto y no las humedecerás si tienes las manos mojadas.


Puedes conseguir tus propios productos secos poniendo a secar ramitos de especias y hierbas aromáticas frescas, colgándolos boca abajo en un lugar sin humedad ambiente y a salvo de la luz directa. También puedes introducirlos en una bolsa de papel a la que hayas hecho agujeritos y luego colgarla para que se seque. Estas especias puedes utilizarlas en grano, en rama o en hoja, según su tipo. Y también puedes molerlas para emplearlas en polvo a la hora de cocinar.


Espero que este post haya sido suficientemente sabroso ;)




Post relacionados:

Consejos para Reducir el Consumo de Sal en Tu Dieta 
Trucos para No Desperdiciar Comida


La primera vez que apareció el post Consejos para Conservar las Especias fue en el blog de La Meiga y Su Caldero.


Licencia de Creative Commons
Consejos para conservar y almacenar las especias by La meiga y su caldero - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

03 enero, 2018

Recopilatorio de 2017 de La Meiga y Su Caldero

El 2017 ha ido llenando el caldero de la meiga de decenas de post, todos ellos con una sola misión: hacerte la vida más sencilla. Cada uno de estos artículos está escrito con cariño y vocación de serte útil.


Te hemos hablado de belleza, cosméticos, maquillaje, cabello, moda, organización, hogar, cocina, salud... De todas esas pequeñas o grandes cosas que nos hacen el día a día más agradable o nos hacen sentir mejor por fuera y también por dentro.


A continuación encontrarás todos los artículos de La Meiga y Su Caldero que han aparecido el pasado año ordenados por temáticas, para que puedas leerlos (o releerlos) con mayor comodidad.


Recopilatorio de 2017 de La Meiga y Su Caldero
 

Belleza y cosméticos


Los aceites de belleza: imprescindibles en tu tocador
Proteoglicanos: efecto buena cara asegurado
Cómo aplicar (bien) el anticelulítico
Depilación: no cometas estos errores 
Prepara ya tu piel para el verano 
Errores que todas cometemos con la crema facial 
Consejos para conservar tus cosméticos 
Compra tus cosméticos on-line con acierto 
Onagra y granada para la piel madura 
Protege y cuida tus manos en los meses de frío 


 Errores que todas cometemos con la crema facial


Maquillaje


BB Cream: todos los trucos para sacarle partido
15 errores habituales al aplicar sombra de ojos 
Trucos para maquillar una piel con acné y no equivocarse 
Neutralizador vs corrector 
Errores más frecuentes al maquillarse (I): correctores y bases
Errores más frecuentes al maquillarse (II): ojos, mejillas y labios
Trucos para maquillarte tras un día de playa 


Trucos para maquillarte tras un día de playa


Cabello


Trucos para cuidar tu cabello durante la noche 
Trucos para que tu tinte del pelo dure y dure
Trucos para que tu pelo se mantenga limpio más tiempo 


Trucos para que tu pelo se mantenga limpio más tiempo
 

Moda


Mis 20 frases favoritas de Carolina Herrera 
26 tips para elegir los zapatos perfectos 
Consejos para comprar prendas de calidad


Consejos para comprar prendas de calidad


Organización


Deshazte de la ropa que no necesitas sin sentirte culpable 
Cambio de estación, cambio de armario


Etiqueta


Uso correcto del baño en el trabajo
Trucos de etiqueta para el uso del móvil
Etiqueta para el uso correcto del paraguas


Etiqueta para el uso correcto del paraguas


Anfitriones "10"


Cómo servir el café a tus invitados
Triunfa en comidas y cenas en el exterior


Hogar


Trucos que funcionan para limpiar la plancha... y los que no 
26 trucos para sacarle todo el partido al lavavajillas
Trucos para eliminar las manchas de maquillaje
Consejos imprescindibles para cuidar y limpiar tus gafas
Trucos para dejar los espejos impecables 
Flores de naranja y limón para perfumar tu casa
Trucos para secar la ropa más rápido 
Consejos para comprar el secador perfecto


Flores de naranja y limón para perfumar tu casa


Cocina y alimentación saludable

Bizcocho integral de pistachos
Consejos para hacer la infusión perfecta 
Trucos para no desperdiciar comida
Consejos para elegir y conservar los huevos de gallina 
Enamórate del ajo negro 
Trucos para comprar la mejor fruta
Bizcocho de té verde y semillas de chía 
Cómo cocinar la avena en grano 
Evita las intoxicaciones alimentarias en tu cocina 
Risotto con Torta de Cañarejal y Shiitake 
Qué es el trigo sarraceno y cómo utilizarlo
Consejos para reducir el consumo de sal en tu dieta


Consejos para elegir y conservar los huevos de gallina


Salud


Consejos para prevenir la gripe y el resfriado
Consejos imprescindibles para un lavado de manos perfecto


Queremos darte las gracias por dedicarnos tu tiempo y esperamos que nos sigamos viendo (y leyendo) muchos años más...





Post relacionados:

Recopilatorio de 2016 de La Meiga y Su Caldero 
Recopilatorio de 2015 de La Meiga y Su Caldero 


La primera vez que apareció el post Recopilatorio de 2017 de La Meiga y Su Caldero fue en el blog de La Meiga y Su Caldero


Licencia de Creative Commons
Recopilatorio de 2017 de La Meiga y Su Caldero by La meiga y su caldero - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

27 diciembre, 2017

Consejos para Comprar el Secador Perfecto

¿Cómo secas tu cabello? Aunque la recomendación general es secarlo al aire, lo cierto es que en la mayor parte de los casos la mayoría recurrimos al secador de pelo, ya sea para eliminar la humedad o para moldearlo. 

 
Es uno de esos electrodomésticos imprescindibles en buena parte de las casas, aunque no siempre se presta la suficiente atención a la hora de comprarlo. Y es que las quejas suelen ser frecuentes: no seca lo suficientemente rápido, calienta demasiado o muy poco, el chorro de aire el muy débil, es muy ruidoso, pesa mucho...

 
Para que tú nunca más tengas que quejarte, a continuación te doy unos consejos básicos para que encuentres el secador perfecto para ti.


 Consejos para comprar el secador perfecto


Por el principio

 
Antes de nada debes analizar el uso que le vas a dar al secador: cuántas personas van a utilizarlo, con qué frecuencia, si se va a emplear para realizar peinados elaborados o únicamente para eliminar la humedad del cabello, etc.

 
Tipos

 
En el mercado vas a encontrar tres tipos de secadores para cubrir todas las necesidades:

 
Profesionales (Pro)

 
Los más completos y eficientes en cuanto a prestaciones y durabilidad, por lo que son ideales para peinar melenas XXL, para que los usen varias personas, para utilizarlos a diario, para crear peinados con cierta dificultad y cuando se necesita secar el cabello rápidamente.


Secador de pelo

   
Domésticos

 
Son los más habituales, los de uso personal. Estos secadores son los adecuados para manejar cabellos cortos y con peinados sencillos, para que los utilicen una o dos personas y cuando su uso es esporádico.

 
De viaje

 
Los más sencillos. Son de pequeño tamaño y ocupan poco espacio, algunos incluso se doblan. Son para utilizarlos de forma puntual y siempre que no se tenga un cabello largo y espeso y que no se vayan a emplear para moldearlo.

 
Potencia

 
La potencia (se mide en vatios -W-) y es la que marca la posibilidad de generar aire y calor, así que a mayor potencia, mayor capacidad de secado.

 
Normalmente los secadores de viaje tienen una potencia de entre 800-1600W, los domésticos suelen tener una potencia de entre 1500-2000W y los profesionales de hasta 2400-2500 W.

 
Lo ideal es escoger la potencia del secador para el uso que se le vaya a dar, el tipo de cabello y de peinados que se vayan a elaborar con él. Si en tu casa vais a utilizar el secador 4 personas, deberías tener en cuenta a la persona con el cabello más grueso y abundante para escoger la potencia máxima del secador, el resto únicamente tendréis que regular la temperatura y el flujo de aire para vuestras necesidades.

 
Otro punto a tener en cuenta a la hora de elegir los vatios de tu secador es la potencia eléctrica que tengas contratada en casa y los electrodomésticos que suelas tener conectador habitualmente, porque corres el riesgo de que te salte el automático cada vez que lo uses. 

 
Corriente

 
Pueden funcionar con corriente alterna (AC) o continua (DC). La alterna suele utilizarse en los secadores pro, porque los hace más duraderos, ofrece mayor capacidad de secado y consigue que no se recalienten. La continua es la que tiene la mayoría de secadores domésticos, que tiene la desventaja de que propicia que se calienten más y que dejen de funcionar durante un rato hasta que se enfrían, o que incluso lleguen a estropearse.

 
El peso

 
Sea doméstico o profesional, este electrodoméstico debe tener un peso razonable. Si lo utilizas durante varios minutos para secarte el cabello, cada gramo de peso marcará la diferencia. Ten en cuenta que tendrás que usarlo con los brazos en alto y haciendo movimientos repetitivos, así que debe manejarse con facilidad.

 
Los que tienen una cierta calidad, cuentan con motores potentes, pero con materiales ligeros.


Secador de pelo

 
Accesorios

 
El secador debe tener los accesorios que realmente vayas a utilizar. Lo recomendable es que tengan al menos dos: una boquilla concentradora del aire (para moldear y alisar) y un difusor (para trabajar cabello con rizos u ondas).

 
Es importante que los accesorios sean resistentes, que tengan un diseño eficiente y que se coloquen con facilidad.

 
Cuidado con los modelos que tienen infinidad de accesorios, porque muchos de ellos acabarán en un cajón, ocupando espacio y sin ninguna utilidad. Valora qué necesitarás y qué no.

 
Funciones

 
Deben tener reguladores para la temperatura y el flujo de aire. Los profesionales tienen al menos 3 para la temperatura y 2 para el aire. Esto te permitirá adaptar la capacidad de secado al tipo de cabello de cada persona que los utilice y al peinado que vayas a hacerte.


Secador
Tu secador debe tener reguladores de temperatura y flujo de aire y botón de chorro de aire frío
   

Una función imprescindible que debería tener tu secador ideal es la del chorro de aire frío. Si aplicas frío sobre el peinado lo fijarás más. También es ideal para mantener el cabello limpio durante más tiempo. Y, por supuesto, enfría el pelo para que no retenga el calor una vez moldeado, lo que lo protege y lo deja más brillante.

 
También puedes encontrar secadores capaces de emitir iones negativos que supuestamente reducen la electricidad estática del cabello, aportan más brillo, nutren y acortan el tiempo de secado. Digo supuestamente, porque personalmente no he notado ninguno de estos beneficios al usarlo, no quiere decir que a ti no pueda funcionarte.

 
Y más...

 
Otro punto que te aconsejo verificar antes de comprar es el largo del cable. En algunos casos son tan cortos que no te permiten utilizarlos con comodidad si el enchufe de tu baño está algo alejado del espejo. Te obligará a utilizar alargadores, lo que es un engorro.

 
También es interesante que tenga un filtro extraíble, para que puedas limpiarlo de forma periódica de pelitos y pelusas que puedan quedar atrapados en la parte trasera de tu secador.

 
No te olvides de comprobar si genera mucho ruido al usarlo. Cuanto más silencioso sea, mucho mejor. Algo a tener en cuenta si necesitas utilizarlo por la mañana temprano o por la noche, sobre todo si tienes niños pequeños o una pareja con el sueño ligero.

 
Y una recomendación final: compra siempre marcas conocidas y en establecimientos de confianza que te ofrezcan la garantía correspondiente y respondan en caso de que tengas un problema con tu electrodoméstico.





Post relacionados:

Planchas para el Pelo: Consejos de Uso
12 Consejos para Proteger Tu Cabello del Calor
Errores Habituales que Ponen en Peligro Tu Pelo 


La primera vez que apareció el post Consejos para Comprar el Secador Perfecto fue en el blog de La Meiga y Su Caldero


Licencia de Creative Commons
Consejos para comprar el secador perfecto by La meiga y su caldero - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

20 diciembre, 2017

Consejos para Reducir en Consumo de Sal en Tu Dieta

El consumo excesivo de sal es perjudicial para nuestra salud por muchos motivos: hipertensión, mayores probabilidades de sufrir enfermedades cardíacas o accidentes cerebrovasculares, problemas renales, retención de líquidos... Aunque lo que realmente perjudica a nuestro organismo no es la sal en sí, sino el sodio que la contiene.

 
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) lo ideal que un adulto consumiese 5-6 gr. de sal al día como máximo, una cucharada de té escasa, que equivale a 2-2,5 gr. de sodio. Aunque en España superamos de media esa cantidad, llegando a los 12 gr.

 
Y parece que ese exceso de sodio en la dieta debe preocupar únicamente a enfermos y ancianos, cuando lo cierto es que es un riesgo para cualquiera de nosotros. Confiarse con la sal es un error con cualquier edad y condición. Por no hablar de que es responsable de la retención de líquidos en nuestro cuerpo o de empeorar problemas como la celulitis.

 
Para ayudarte a reducir el consumo de sal en tu dieta aquí tienes consejos que puedes aplicar en tu día a día...


Consejos para reducir la sal en tu dieta

 
Analiza tu consumo


Anota cuál es tu ingesta de sal actual, incluyendo no sólo la que añades al cocinar o con el salero en la mesa, sino también la que llevan los alimentos procesados y precocinados que tomes. Te aviso que la cantidad te va a sorprender.

 
Decide cuál quieres que sea la cantidad máxima diaria de sal en tu dieta. Ponte una meta clara a la hora de reducir su consumo, porque si no se quedará sólo en buenas intenciones. Si eres capaz de cuantificar lo que quieres conseguir, podrás poner en marcha los mecanismos necesarios para lograrlo; si no, te será muy fácil engañarte pensando que estás haciendo algo por tu salud, cuando sigues con los mismos hábitos que antes.

 
Paso a paso


Reduce el consumo de sal poco a poco. Si quieres hacerlo de forma radical casi seguro que fracasarás en el intento, porque la comida no te sabrá a nada y acabarás volviendo en pocos días a tus antiguos y salados hábitos. Ve  poniendo cada vez menos sal en los platos y verás cómo te resulta mucho más fácil, porque irás acostumbrando a tu paladar.

 
A la hora de hacer la compra


Lee cuidadosamente las etiquetas de los alimentos. La comida procesada o precocinada suele tener cantidades ingentes de sodio, por lo que deberías reducir su consumo o incluso desterrarla de tu dieta.

 
Antes de comprar un producto comprueba las cantidades de grasas, azúcares y sal que contiene y compáralas con la Cantidad Diaria Recomendada CDR) para cada nutriente. Y, cuidado, porque la CDR puede despistarte. Imagina una crema de verduras precocinada que tenga 0,70 gr./100 gr. Si la ración es de 250 gr., la sal que ingerirás con ella será de 1,80 gr., lo que supone un 30% de la CDR para un adulto. Aunque puede que ese porcentaje es pequeño, debes tener en cuenta el resto de alimentos que tomarás durante el día y su aporte de sodio, porque es fácil que lo acabes superando con creces.

 
La sal


Recuerda que la sal marina tiene el mismo sodio que la refinada. Es más sana en cuanto a su origen (más vitaminas y minerales), pero si la tomas en exceso también perjudica.  


Cristales de sal
   

Opta por la sal yodada. Aunque tiene la misma cantidad de sodio, al menos ayudará a mejorar las funciones cerebrales.

 
Utiliza sal hiposódica. Pero, cuidado, porque este tipo de sal tiene menos sabor que la corriente, por lo que puedes acabar cayendo en la trampa de aumentar la cantidad, con lo que al final acabarás consumiendo el mismo sodio o más.


Los alimentos


Prefiere los alimentos frescos a los procesados. Si los vas a tomar al natural, el contenido en sodio será el propio del alimento; si los cocinas tú, podrás controlar la cantidad de sal que les añades.

 
Ten presente que hay alimentos que contienen sal de forma natural, como la leche, el pescado, los crustáceos o la carne. 


Plato al horno con sal


Evita los alimentos precocinados. Para hacerlos más atractivos al paladar, las empresas alimentarias les ponen mucha más cantidad de grasas, azúcares y sal.

 
Limita al máximo el consumo de salsas. Suelen contener mucho sodio. Si no puedes prescindir de ellas, al menos elabóralas tú.

 
Reduce el consumo de encurtidos. Están muy ricos, desde luego, pero tienen bastante sal, así que deberías controlar su ingesta y probar a prepararlos en casa.

 
Limita los productos en salazón. Les ocurre lo mismo que a los encurtidos, así que deberías recortar su consumo o compensarlos con alimentos con menos contenido en sodio.

 
Restringe al máximo los snacks. De hecho, la mejor elección sería desterrarlos de tu dieta, porque no sólo tienen muchísima sal, además contienen grasas saturadas y otros ingredientes muy poco saludables.

 
Dile adiós al pan de molde industrial. Tienen sodio en exceso, aunque no te lo parezca. Opta por pan elaborado de forma artesana (de verdad, no esa falsa denominación que tienen los industriales) o casera.

 
Apuesta por los frutos secos crudos y tostados sin sal. Están riquísimos y al tener menos sal podrás utilizarlos no sólo como aperitivo. Puedes ponerlos en ensaladas, salteados de verduras, arroces, repostería, etc. Al no estar salados combinan perfectamente con cualquier plato. Y son muy saludables.


La forma de cocinar


Sala al final de la cocción siempre que el alimento te lo permita. Cuando se añade sal al principio de la preparación acaba penetrando en el alimento y parece más soso al paladar, aunque la cantidad sea la misma. 


Si cocinas al vapor o la plancha, los alimentos perderán menos sabor, por lo que necesitarás menos sal y otros potenciadores del sabor.

 
Los alimentos que se dejan reposar o que se van a comer al día siguiente necesitan menos sal, porque el sabor se concentra con el frío y el paso de las horas. En estos casos, déjalos más cortos de sal al cocinar.

 
Acostúmbrate a utilizar especias y otros potenciadores de sabor (ajo blanco, ajo negro, limón, vinagre, mostaza, etc.) que no aporten tanto sodio.


Especias


Más trucos para consumir menos sal


Compensa. Si vas a utilizar entre los ingredientes de tu comida un alimento que tiene mucho sodio, evita añadir más sal al plato, o al menos redúcela mucho. Te pongo un ejemplo: si vas a hacer una ensalada en la que uno de sus componentes van a ser anchoas o encurtidos, recorta la sal o elimínala por completo.  


No te lleves el salero a la mesa. Si no puedes resistirte, al menos procura que tenga los orificios pequeños, de ese modo te parecerá que has salado más la comida, aunque la cantidad que haya caído sea menor. Incluso puedes utilizar los que son de tipo molinillo.


No te lleves el salero a la mesa
 

Si vas a comer fuera de casa, avisa de que quieres el plato sin sal o con poca cantidad antes de que te tomen la comanda. Los restaurantes tienden a ofrecer platos cada vez menos salados, pero no está de más pedirlos sosos y salar en la mesa únicamente si es necesario.

 
Y, recuerda, la sal de la vida no está en el sodio...





Post relacionados:

Leer las Etiquetas de los Alimentos Envasados: Imprescindible (I)
Alternativas al Huevo en Repostería


La primera vez que apareció el post Consejos para Reducir en Consumo de Sal en Tu Dieta fue en el blog de La Meiga y Su Caldero.


Licencia de Creative Commons
Consejos para reducir el consumo de sal en tu dieta by La meiga y su caldero - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

Síguenos por correo electrónico