20 septiembre, 2017

Cómo Cocinar la Avena en Grano


Seguro que has oído hablar de las bondades de la avena. Un cereal que se ha vuelto muy popular, porque apostamos cada vez más por alimentos saludables, versátiles, con un sabor agradable y que nos hagan salir de la rutina. Los cereales que más solemos consumir son el trigo y el arroz, el primero en forma de harina y el segundo en grano. Y como los tenemos muy vistos, hemos empezado a llenar nuestras despensas con otros cereales y pseudocereales más exóticos como la quinoa, la espelta o el trigo sarraceno o alforfón... y la avena.


Este cereal es muy consumido en copos (tanto en crudo como cocidos), en harina y en forma de bebida vegetal. Aunque en grano, la avena, es un alimento delicioso y versátil. Y prepararla es tan fácil como cocer arroz. 


Cómo cocinar avena en grano


Propiedades nutricionales


  • Hidratos de carbono complejos
  • Proteína de tipo vegetal
  • Grasas insaturadas
  • Fibra
  • Vitaminas como la B1 (tiamina), B2 (riboflavina), B3 (niacina), B9 (ácido fólico) y E (tocoferol).
  • Minerales como calcio, magnesio, fósforo, zinc, selenio o hierro.


Beneficios para tu salud


  • Aporta energía de forma progresiva.
  • Ayuda a combatir el estreñimiento.
  • Es digestiva, por lo que es ideal si se tienen problemas gástricos.
  • Contribuye a mejorar la concentración.  
  • Tiene ligeros efectos diuréticos.
  • Ayuda a mantener saludables y bonitos el pelo, la piel y las uñas.
  • Es saciante 


Forma de cocción


Los granos tienen ácido fítico, por lo que conviene ponerlos a remojo, al menos 12 horas. Este ácido puede impedir que se absorban minerales tan importantes como el calcio, el magnesio o el hierro; algo que puedes evitar con un simple remojo.


Y, por otra parte, el remojo disminuye notablemente el tiempo de cocción


Granos de avena
Los granos de avena se cuecen como el arroz y están deliciosos


Puedes ponerlos a cocer con la misma agua del remojo, aunque te recomiendo que hagas un cambio de agua más o menos a la mitad del tiempo y sólo utilices el agua del segundo llenado.


En caso de que quieras un plus de sabor, cuécela con caldo. 


Si vas a cocinar en olla tradicional, pon 1 vaso de avena y 3-4 de agua. Cuécela a fuego lento entre 1 h. y 1 h. 30'. Si vas a emplear una olla a presión, pon la misma proporción avena-agua y tenla unos 20'.


Si te decides por el microondas, pon 1 vaso de avena y 2 de agua a una potencia de 700-750W durante unos 20'.


En cualquier caso, las primeras veces que cuezas este cereal, sea cual sea el método, presta atención a los tiempos de cocción, porque cada cocina y cada recipiente son distintos.


Puedes salar con un poco de sal marina, añadiéndola cuando el agua ya esté hirviendo. Si pones la sal con el agua fría esta tardará más en calentarse.


Una vez que esté lista la avena, escúrrela y ya puedes cocinarla.


Puedes congelarla ya cocida y así tendrás una base perfecta para tus platos únicos o guarniciones.


Cómo cocinarla


Puedes saltearla con todo tipo de alimentos, tanto de origen animal como vegetal.

 
Queda bien con todo tipo de proteínas animales: pescado, mariscos, pollo, pavo, jamón y carne blanca o roja.


Avena en grano rehogada con gambas, guisantes y setas
Avena en grano rehogada con gambas, guisantes y setas


Las setas le sientan como anillo al dedo. Prueba la avena rehogada con una mezcla de setas silvestres o de boletus edulis.


También puedes consumirla en ensalada, tanto fría como tibia. Añádele, por ejemplo, tomate en dados, pimiento, zanahoria en juliana, espárragos verdes, alcachofas en conserva, cebolla morada, aceitunas negras, queso fresco, atún al natural...


Avena en ensalada con zanahorias, aceitunas negras, cominos y aliño de limón
Avena en ensalada con zanahorias, aceitunas negras, cominos y aliño de limón


Prueba a añadir unas cucharadas de granos cocidos en sopas y cremas para enriquecerlas.


Y, por supuesto, puedes consumirla cocida como guarnición, tal cual, como si fuese arroz blanco.





Post relacionados:

La Harina de Amaranto y Sus Usos 
Beneficios del Trigo Khorasan Kamut 
Pasta de Avena y Espelta: una Alternativa Sana y Digestiva


La primera vez que apareció el post Cómo Cocinar la Avena en Grano fue en el blog de La Meiga y Su Caldero.


Licencia de Creative Commons
Cómo cocinar la avena en grano by La meiga y su caldero - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

13 septiembre, 2017

Trucos para Dejar los Espejos Impecables

¿Tienes espejos en casa? Probablemente más de uno. Y es que los espejos no sólo son útiles, además son decorativos y ayudan a ampliar visualmente los espacios. 


Aunque tienen un pero, se ensucian con mucha facilidad. Casi tanta como la que tienen los cristales de las ventanas, aunque sin peligro de que llueva según terminas de limpiarlos ;)


Para echarte una mano con esta tarea, a continuación encontrarás consejos para dejar tus espejos impecables fácilmente


Venga, no te lo pierdas...


Trucos para dejar los espejos impecables


Antes de nada


  • Limpia los espejos con frecuencia, así evitarás que se ensucien demasiado y que tengas que utilizar métodos más expeditivos.

  • Ten en cuenta que un espejo sucio da muy mala imagen. De hecho, si tienes el espacio en el que esté muy limpio, pero el espejo está sucio, parecerá que todo está más descuidado.  

  • Elimina el polvo antes de limpiar, porque si no lo haces acabarás arrastrando el polvo y el espejo nunca quedará limpio.

  • Si hay restos secos de maquillaje, dentífrico o jabón, puedes eliminarlos antes de limpiar con una rasqueta de plástico.


Espejo de tocador


  • Si te decides a utilizar un limpiacristales tradicional en lugar de seguir nuestros trucos, te recomiendo que lo rebajes con agua. Así tardará más en secarse y la limpieza será más fácil y no quedarán tantos restos.

  • Para secar y abrillantar los espejos no hay nada mejor que las bayetas de microfibra. Duran mucho y se mantienen fácilmente lavándolas con frecuencia y evitando el suavizante.  

  • El papel de periódico es perfecto para secar y abrillantar los espejos, aunque cada vez tenemos menos en nuestras casas. Para sustituirlo puedes emplear papel de cocina, siempre que no deje restos. Es difícil encontrar una marca que no suelte pelusillas, pero con un poco de esfuerzo darás con ella.  

  • Los paños de algodón que no dejen restos y pelusillas también te pueden ser de utilidad con tus espejos. 

  • La mejor forma de limpiar los espejos es con movimientos lentos y circulares. 
 
  • Si el espejo es grande, procura limpiar por secciones. Si intentas abarcar grandes zonas quedarán manchas y rodales.  


  • La mayor parte de los métodos de limpieza implican abrillantar como último paso para eliminar los restos de limpiador o la película opaca que puede quedar tras su aplicación.


Trucos para limpiar espejos


Bayeta de microfibra + agua


Es la mejor opción para mantenerlos perfectos a diario. No necesitas productos de limpieza, así que es la forma más ecológica y económica de tenerlos a punto.


Recuerda que la bayeta debe estar bien escurrida, puesto que funciona mejor si está muy bien escurrida.  


Bayetas de microfibra


Vinagre blanco + agua


Lo ideal es que la concentración sea de 1 parte de vinagre por 3 de agua, aunque también puede utilizar 1 parte de vinagre por cada 2 de agua si quieres más concentración. 


Aplica la mezcla con una bayeta o ayudándote de un pulverizador. Termina pasando un paño suave de algodón que no deje residuos. 


Este truco, además de dejar limpios y brillantes tus espejos, evitará que se empañen con el vapor, por lo que es perfecto para usar en el baño. 


Lavavajillas + agua


En un barreño pon agua y unas pocas gotas de detergente para vajillas. Aplícalo con una bayeta o esponja y luego aclara bien.


Termina abrillantando con una bayeta de microfibra.  


Este sistema es el más adecuado si el espejo tiene grasa.


Almidón + agua


Pon 1 cucharadita (de café) por litro de agua caliente en un barreño. Aplica con una bayeta o un esponja. 


Deja que se seque y luego abrillanta con una bayeta de microfibra o papel.


Alcohol


Hay quien recomienda utilizar alcohol isopropílico, aunque yo prefiero no hacerlo, porque es muy tóxico. El alcohol de 96º, el de farmacia, también te servirá.


Puedes mezclar a partes iguales con agua, si quieres que no se seque tan rápido y no deje marcas. Esto es interesante si el espejo es muy grande. 


Aplícalo con un paño suave y luego seca y abrillanta ayudándote de otro paño seco o de papel de cocina o de hojas de periódico.


Si te decides por el alcohol isopropílico, utilízalo con cuidado, con buena ventilación y poniéndote una mascarilla protectora.  


Detergentes


Alcohol + amoníaco


Mezcla alcohol de quemar con amoníaco a partes iguales y aplícalo con una bayeta o un paño. 


Deja secar al aire o con un secador de mano. Luego saca brillo con un paño suave, una bayeta de microfibra o papel de periódico, así evitarás los restos o el aspecto opaco que puede quedar.


Ten mucho cuidado al usar esta mezcla, porque es muy fuerte. Hazlo en un lugar bien ventilado y ayúdate de una mascarilla si es necesario.  


Espuma de afeitar


Aplica la espuma, deja actuar y retira con una bayeta de microfibra. Luego ya sólo tendrás que secar y abrillantar con otra bayeta limpia y seca, con papel de cocina o con periódicos. 


Este método también evita que los espejos se empañen. 


Y ahora... espejo, espejito, ¿quién te dejará más limpito?




 
Post relacionados:

Consejos para Limpiar y Desinfectar Paños, Bayetas y Estropajos
10 Consejos para Limpiar Tus Dispositivos Móviles
Cómo Limpiar Bien el Teclado de Tu Ordenador Sin Dañarlo 
Cómo Limpiar el Horno Bien y Sin Tóxicos


La primera vez que apareció el post Trucos para Dejar los Espejos Impecables fue en el blog de La Meiga y Su Caldero


Licencia de Creative Commons
Trucos para dejar los espejos impecables by La meiga y su caldero - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

06 septiembre, 2017

Compra Tus Cosméticos On-Line con Acierto

Comprar on-line ya forma parte de nuestro día a día, de eso no hay ninguna duda. Es una forma cómoda de adquirir lo que necesitamos y la seguridad que ofrecen la mayor parte de los sitios es mucho mayor que hace unos años.


Lo que compramos por Internet es de lo más variado: alimentación, moda, farmacia, electrónica... y cosméticos.


Aunque a las adictas a la cosmética nos encanta el mero hecho de ir al establecimiento, charlar con la asesora de belleza, mirar los productos y probarlos; lo cierto es que adquirirlos on-line también tiene muchas ventajas.


Por eso en este post quiero darte todas las claves sobre las compras de productos de belleza por Internet, para que así tu decidas si quieres adquirir tus cosméticos off-line, on-line o hacerlo por los dos medios.



Compra tus cosméticos on-line con acierto


Ventajas


  • Puedes encontrar precios y ofertas muy interesantes con las que ahorrar mucho dinero. 


  • Encontrarás promociones y formatos que no se ponen a la venta en las tiendas físicas


  • No tienes que desplazarte al establecimiento para comprar tus cosméticos.


  • Puedes comprar en cualquier momento, sin necesidad de ceñirte a un horario comercial, y hacerlo desde cualquier sitio.


  • Puedes comprar en otros países, lo que te permite acceder a productos que no encuentras en las tiendas off-line


  • Te llevan la compra a casa y no tienes que acarrear bolsas ni paquetes. 


  • Puedes pensarte la compra con tranquilidad, algo que cuesta más si estás en el establecimiento. 


  • No tienes a ningún dependiente detrás presionando para que compres.


Barras de labios


Inconvenientes


  • Puedes encontrarte con timos y estafas de todo tipo, a pesar de que la mayoría de tiendas on-line son seguras.


  • En algunos casos los productos son muy baratos porque son imitaciones.


  • Los plazos de entrega pueden ser largos o experimentar retrasos.  


  • Hay tiendas que te cobrarán gastos de envío, lo que encarece el precio final del producto.


  • En el caso de tiendas de otros países de fuera de la Unión Europea tendrás que hacer el pago en otras monedas.  


  • Aunque la tienda tenga chat, no puedes consultar con una asesora que te pueda despejar dudas o recomendarte productos apropiados para tu piel.


  • No puedes probar los productos como harías en una tienda física. 


Cosméticos


Consejos para acertar


  • Antes de comprar, haz una lista de todo lo que necesitas, porque si no acabarás adquiriendo más cosméticos de la cuenta.


  • Márcate un presupuesto... y respétalo. Es la única forma de no volverte loca a la hora de comprar.  


  • Date una vuelta por las distintas tiendas antes de comprar, únicamente para echar un vistazo, conocer los productos y ver las condiciones de venta de cada una. Y aprovecha para suscribirte a sus newsletter, así tendrás información puntual de sus ofertas, promociones y novedades.  


  • Prueba el producto en un establecimiento físico antes de comprar on-line. Así podrás comprobar si la textura, el aroma, el color, la absorción o la cobertura son las que quieres.


  • Toma nota de las referencias de los productos que hayas probado para hacer tu pedido sin equivocarte. 


  • Compra únicamente en tiendas on-line de confianza o de marcas reconocidas, esto te garantizará que los productos son originales y que la compra será segura a todos los niveles. Consulta con amigas y conocidas, para que te comenten sus experiencias. También puedes buscar opiniones en Internet acerca de las distintas tiendas. 


  • Adquiere marcas y productos que conozcas, no te arriesgues, porque puedes llevarte más de un disgusto con las composiciones y las calidades. 


Compras on-line


  • Desconfía de los precios excesivamente bajos, porque suelen esconder estafas e imitaciones.


  • Cerciórate de que la dirección de la tienda comienza por https:// en lugar de http://, especialmente en la zona de introducción de datos y/o pago. Esto implica que estás en una página segura. 


  • Mira también en el candadito que hay al lado izquierdo de la barra de direcciones de tu navegador. Si pinchas en él deberías ver que el certificado pertenece a la tienda en la que estás comprando y no a otra cosa diferente. 


  • Antes de comprar consulta la web para buscar el apartado de Política de Privacidad y de Condiciones de Uso. Son muy importantes, porque te informarán acerca de la forma en la que van a tratar tus datos y las condiciones que van a a aplicar a tu compra, como las de entrega, devolución... Además, en estos apartados deben estar recogidos los datos del responsable de la tienda. Si esta información que te comento no aparece por ningún sitio, sal de ahí inmediatamente y no hagas ninguna compra, porque es fácil que te encuentres con problemas. 


  • Antes de comprar, consulta la política de devoluciones. Es importante, por si el producto no te gusta o no cumple tus expectativas. 


  • Ten una forma de pago segura: tarjeta de crédito o débito virtual, que sea diferente para las compras on-line, que se pueda activar y desactivar cuando se vaya a utilizar, etc. Las entidades bancarias ofrecen diferentes productos que pueden ayudarte a mantener tu seguridad on-line. Consúltales. 


  • Si los pedidos llevan gastos de envío, procura comprar con otras personas para que al repartirlos sen casi imperceptibles. Además, en ciertas tiendas on-line sólo venden a mayoristas, por lo que los pedidos tienen que alcanzar un determinado importe, y otras ofrecen descuentos o regalos si las compras alcanzan un determinado importe. 


¿Te animas a comprar tus cosméticos por Internet? ¿Cuáles son tus tiendas favoritas?




Post relacionados:

17 Consejos para Comprar Cosméticos con Cabeza 
Consejos para Conservar Tus Cosméticos
Compra On-Line Responsable: Seguridad


La primera vez que apareció el post Compra Tus Cosméticos On-Line con Acierto fue en el blog de La Meiga y Su Caldero.


Licencia de Creative Commons
Compra tus cosméticos on-line con acierto by La meiga y su caldero - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

30 agosto, 2017

Consejos Imprescindibles para Cuidar y Limpiar Tus Gafas

Si llevas gafas, tanto graduadas como de sol, sabrás que es importante cuidarlas bien. Si llevas graduación no hace falta que te diga lo que cuestan, además de que son necesarias para desenvolverse en el día a día. Lo mismo que sin las llevas para protegerte del sol y son de una cierta calidad. Así que mantenerlas en buenas condiciones es algo imprescindible para tu salud visual y tu bolsillo.


Por eso en este post encontrarás consejos imprescindibles para cuidar y limpiar tus gafas. Para que veas...



Consejos imprescindibles para cuidar y limpiar tus gafas
  

Limpieza


El mejor consejo para limpiar tus gafas es... hacerlo a menudo. Cuando más dejes que la suciedad se instale en tus cristales y montura, más te costará dejarlos perfectos después. Por no hablar de que unos cristales sucios dificultan mucho la visión. Si las lentes son orgánicas, deberás limpiar con más frecuencia todavía, porque se ensucian con mucha facilidad.


En cuanto a la limpieza en seco, lo mejor es hacerlo con un paño suave y que no deje pelusas, como los de microfibra que suelen regalar en las ópticas junto con las fundas de las gafas.



Paño de microfibra para limpiar las gafas
Utiliza los paños de microfibra que entregan en la óptica junto con la funda



Los paños o bayetas de microfibra se pueden lavar, tanto a mano como a máquina, pero siempre sin suavizante para mantener su capacidad de secado y limpieza. 


Evita utilizar papel para su limpieza: pañuelos, de cocina o higiénico. Especialmente deberías evitar las toallas de papel rígido que suele haber en los baños públicos. Este material puede rayar las gafas, porque deja residuos que al frotar dañan el cristal.


Tampoco deberías utilizar la propia ropa para limpiar las gafas. Además de distribuir artísticamente la porquería, al ser tejidos que no están hechos para limpiar cristales, probablemente las rayarás.


En caso de que las gafas necesiten una limpieza más enérgica, lo mejor es utilizar agua y un jabón neutro. Primero moja las lentes al grifo, luego lávalas por ambas caras, ayudándote únicamente con los dedos, y termina aclarando abundantemente para que no queden restos de jabón. Si queda algún residuo jabonoso las gafas terminarán más sucias que antes de lavarlas. Es importante que no laves las lentes a diario con jabón, porque es abrasivo, incluso aunque sea neutro. Si las gafas no están muy sucias, con una lavado con agua es más que suficiente.


Si las lavas, acuérdate de que debes secarlas muy bien con un paño suave y seco, porque si queda humedad pueden oxidarse las partes metálicas.  


En caso de que optes por lo natural, el vinagre o el alcohol también son excelentes limpiadores. Si los rebajas con agua, funcionarán mejor todavía. Y los tienes ya en tu despensa o tu botiquín.


También puedes utilizar productos específicos para limpiar tus gafas, en spray o toallitas, aunque personalmente me gusta más el lavado con agua y jabón, además de ser un método más barato.


Si los cristales no tienen ningún tipo de tratamiento puedes utilizar limpiacristales, pero rebajado a partes iguales con agua. Si lo diluyes conseguirás dos cosas: que el limpiador sea menos agresivo con tus gafas y que tarde más tiempo en secarse. Los limpiacristales se evaporan rápidamente por su composición, lo que suele implicar que pueden quedar marcas, puesto que no nos da tiempo a extender y pulir antes de su secado completo. Con el agua conseguimos que tarde más en evaporarse y conseguimos una mejor limpieza. Por cierto, este truco vale también para todo tipo de cristales: ventanas, mesas, espejos...


Si las lentes tienen algún tipo de tratamiento, te recomiendo que consultes en tu óptica cuál es el mejor método de limpieza para no dañarlas. 


También es importante la técnica de limpieza. Procura hacerlo en tomando cada cristal por su marco, así evitarás marcas de dedos y la torsión y desajuste de las gafas. Si tomas el cristal izquierdo para limpiar el derecho, puedes dañarlas. Así que cuando vayas a limpiar el cristal derecho, toma las gafas por el marco derecho y viceversa. Esto es absolutamente imprescindible si las gafas no tienen montura, porque una técnica inadecuada puede acarrearte roturas y astillado de las lentes.


En cuanto al tipo de movimiento para limpiar, te recomiendo que no lo hagas en círculos, porque lo que harás es extender la porquería. Es mejor hacerlo con movimientos horizontales, partiendo desde el interior de los cristales hacia el exterior. De ese modo la limpieza será más profunda y más sencilla.


No te olvides de limpiar también la montura, bisagras y juntas, porque también ahí se acumula suciedad. No hace falta que lo hagas a diario, pero sí que mantengas esas zonas limpias, por higiene y para que su aspecto no se deteriore rápidamente.  



Gafas de sol
No te olvides de limpiar tambien la montura



Si la zona de sujeción en la nariz está muy sucia, puedes utilizar un cepillo de dientes viejo y suave, ayudándote de agua y jabón, teniendo mucho cuidado de evitar los cristales. 


Si las gafas están realmente sucias, llévalas a la óptica para que te hagan una limpieza profesional. También se venden aparatos caseros de limpieza por ultrasonidos a buen precio, aunque si las llevas al óptico puedes aprovechar para que te las ajusten y renueven lo que sea necesario.


Cómo guardarlas


Es importante guardarlas siempre en su funda mientras que no se llevan puestas. Si ésta es rígida la protección será mayor que si se trata de las que son más blandas y no van armadas.


En la funda guárdalas siempre bien plegadas y colocadas, procurando cerrarla siempre para que no se puedan salir de ella. 


Procura no llevarlas nunca sueltas en el bolso, porque se rayarán (seguro) con los objetos que lleves en él; incluso se pueden deformar o romper.


Más consejos


Si las gafas no te quedan cómodas, llévalas a la óptica para que te las ajusten. Si lo haces tú, sin conocimientos ni herramientas adecuadas, probablemente las estropees. Y si están en garantía la perderás, por cierto.


Si no dejas las gafas en su funda, al menos déjalas sobre una superficie segura, siempre plegadas y con las lentes hacia arriba


Quítate las gafas con ambas manos, tomando cada varilla (que no patilla) con una mano. Así evitarás torsiones y movimientos que las den de sí.



Gafas tomadas por las varillas
Quítate las gafas tomándolas con las dos manos por las varillas



Evita llevar las gafas sobre la cabeza (aquí entono el mea culpa), porque se deforman y desajustan. Y tampoco deberías colgártelas de la camisa o el bolsillo de la chaqueta.


Si haces algún tipo de ejercicio físico con las gafas, procura utilizar cordones o sujeciones para que no terminen cayéndose en el momento y el lugar más inoportunos. Eso sí, debes tener mucho cuidado, porque llevarlas colgadas puede suponer que sufran golpes o que se enganchen en cualquier sitio.


Mantén tus gafas a salvo del calor y el frío intensos, para evitar que se degraden. Eso implica que no deberías dejarlas en la guantera del coche cuando las temperaturas sean extremas, ya sea en invierno o verano. 


Espero que estos consejos que haya sido útiles y que te permitan ver con más claridad... gracias a unas gafas impolutas y perfectamente cuidadas.





Post relacionados:

10 Consejos para Limpiar Tus Dispositivos Móviles
Cómo Limpiar el Teclado del Ordenador Sin Dañarlo 
Cómo Limpiar (Bien) Tu Esterilla de Yoga


La primera vez que apareció el post Consejos Imprescindibles para Cuidar y Limpiar Tus Gafas fue en el blog de La Meiga y Su Caldero.


Licencia de Creative Commons
Consejos imprescindibles para cuidar y limpiar tus gafas by La meiga y su caldero - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

Síguenos por correo electrónico