30 septiembre, 2015

Ensalada de Garbanzos con Pimentón

Hoy te traigo una ensalada de esas que se convierten en salvavidas cuando hay que preparar una comida nutritiva y deliciosa y no se tiene apenas tiempo: ensalada de garbanzos con pimentón.


Las legumbres admiten todo tipo de preparación, aunque he de admitir que como más me gustan es en ensalada. Son más ligeras y se digieren mejor que si se enriquecen con extras más calóricos y pesados; llámense morcilla, panceta o cualquiera de los sospechosos habituales


Sea como sea, las legumbres son de ese tipo de alimentos imprescindibles para nuestra dieta, por las propiedades nutricionales que tienen. 


Espero que esta ensalada de garbanzos te guste tanto como a mí.




Aquí tienes la receta...


Ingredientes


400 gr. de garbanzos cocidos
1 cebolla morada
50 gr. de aceitunas negras
Aceite de oliva virgen extra
Vinagre de vino
Pimentón dulce
Romero
Pimienta
Sal


Notas sobre los ingredientes


  • Si le pones una proteína como el atún al natural o en escabeche, caballa en conserva, bacalao en escamas o huevo cocido, puede ser un estupendo y completo plato único.   
 
  • Esta ensalada también está deliciosa con judías blancas, pero te aconsejo que sustituyas el pimentón por tomate natural cortado en daditos.
 
  • Los garbanzos pueden ser en conserva, pero siempre es mejor que sean cocidos en casa. Puedes cocerlos y congelarlos para tenerlos siempre a mano.  
 
  • La cebolla es morada, porque es ideal para las ensaladas, por su sabor y color, pero le puede poner la que tengas a mano. 


Preparación


Escurre bien los garbanzos y resérvalos.


Corta la cebolla en dados pequeños y las aceitunas en rodajitas.


Mezcla en un bol los garbanzos, la cebolla y las aceitunas.


Prepara en otro bol una vinagreta con aceite de oliva, vinagre, 1/2 cucharadita de café de pimentón dulce y una pizca de romero. Bátela bien para que se mezclen los ingredientes. 




Añade la vinagreta al bol donde tienes los ingredientes, ponle sal al gusto y mezcla bien. 


Te aconsejo que sirvas la ensalada ligeramente fría. 


Como puedes ver la preparación no puede ser más rápida y sencilla. 


Que la disfrutes...





Información de interés:

Beneficios de las legumbres
Usos de la cebolla según sus tipos


Post relacionados:

Ensalada de Col al Estilo de la Meiga
Ensalada Tibia de Pulpo
Hummus, un Aperitivo Perfecto 
Ensalada Fresca y Económica Siempre a Mano





23 septiembre, 2015

Al Gym, Siempre con la Cara Lavada

¿Sueles ir al gimnasio y, cuando entrenas o participas en las clases colectivas lo haces maquillada? Si la respuesta es sí, debo decirte que no es la mejor opción para tu piel. 


A todas nos gusta estar guapas todo el día, pero cuando se hace ejercicio, es necesario prescindir de ciertos adornos, por nuestra propia salud y seguridad. Si te quitas los anillos antes de entrenar con máquinas y mancuernas para no engancharte y tener un accidente, lo mismo deberías hacer con tu maquillaje.


A continuación te doy algunas claves por las que no maquillarte para hacer ejercicio y trucos de belleza para el gym.


Aquí van...



Al gym: siempre con la cara lavada


Motivos por los que no ir maquillada al gimnasio


El motivo principal por el que no te debes maquillar para hacer deporte es bien sencillo: cuando se hace ejercicio se transpira (o eso debería) y, para sudar, los poros deben dilatarse para dejar que ese sudor llegue a la superficie y pueda funcionar como regulador de la temperatura. Y ese canal que se abre es de doble sentido, sirve para que salta el sudor... y para que entre sin dificultad toda la suciedad y los restos de maquillaje. Y eso son malas noticias para tu piel: puntos negros, piel apagada, irritación, etc. 


Por esa combinación de calor y sudor, también tendrás más papeletas para que los productos de maquillaje terminen dándote alergias y reacciones indeseadas.


¿Maquillada al gym?El maquillaje se acabará derritiendo con el calor y el sudor, por lo que terminarás con la cara llena de churretes. Si lo que buscabas con tu make up era estar impresionante, lo conseguirás, pero no en el sentido positivo.


No es un hábito muy deportista. Las mujeres que acostumbran a hacer ejercicio de forma habitual, no suelen ir maquilladas, porque saben que es un hábito poco saludable para su piel. Y cuando se entrena, se entrena; no se va a lucir palmito, sino a sudar.


Mancharás la toalla de entrenamiento, que no está para desmaquillarse, sino para enjugar el sudor. 


Y si lo haces por pereza, por no quitarte el maquillaje, ten en cuenta que después de hacer deporte maquillada, tendrás que retocarte o incluso maquillarte de nuevo.


Desmaquíllate, desmaquíllate


Si vas al gimnasio después del trabajo y no te ha dado tiempo a desmaquillarte en casa, ten tus productos a mano para hacerlo en el vestuario antes de ponerte a entrenar. 


Maquillándose frente al espejoTen siempre en tu taquilla o en tu bolsa de deporte unas toallitas desmaquillantes. No son la mejor opción para retirar tu make up, pero es mejor utilizarlas que salir a la sala con el rostro maquillado.


Lo ideal es que tengas tu leche o jabón desmaquillante y lo hagas bien, pero no siempre tenemos tiempo de realizar todo el proceso como es debido, para dejar la piel limpia.


Personalmente, para desmaquillar en el gimnasio me gustan las aguas micelares, que son cómodas, frescas y eficientes. 


Y hablando de jabones, nunca te quites el maquillaje de la cara con el jabón de manos o el gel de ducha que suelen tener los gimnasios en los dispensadores del vestuario. Lo único que conseguirás con ellos es resecar, irritar y maltratar tu piel. Y el make up no se irá, sólo que se distribuirá por otras zonas, créeme.


Si no puedes evitar maquillarte para hacer ejercicio...


Utiliza cremas con color, BB cream o CC cream de buena calidad y que permitan respirar a tu piel. Y no te excedas en la cantidad, claro.


Utiliza máscara, eyeliner y otros productos de maquillaje que sean waterproof. Así te evitarás los churretes y manchas inoportunas.


Consejos plus


Si vas a hacer deporte al aire libre, hazlo siempre con protección solar, en invierno y en verano.


Ten a mano agua termal para refrescar tu cara después del esfuerzo. 

Entrenando en el gimnasio 
También es ideal tener un tónico purificante a mano, para dejar a piel fresca y sin restos de sudor.


Procura no aplicarte cremas justo antes de ir a gimnasio, porque si no se han absorbido totalmente, harán el mismo efecto que una base de maquillaje. Hazlo con antelación o aplícate muy poca cantidad. Incluso si te pones tus cremas mucho antes de entrenar, observa cómo reaccionan con el calor y el sudor. Hay cremas que por su composición crean una especie de efecto sauna bastante desagradable, que hará que tu cara sude y sude, incluso antes de la primera sentadilla.




Post relacionados

Una Buena Higiene Facial Casera (I)
Una Buena Higiene Facial Casera (II)
Una Buena Higiene Facial Casera (III) 
Entrenamientos Personales. ¿Por Qué No?



16 septiembre, 2015

Consejos para Mantener el Bronceado Más Tiempo

Atrás quedan las vacaciones, ya ha llegado la vuelta al cole, al trabajo, a la rutina. Y, si te descuidas, la vuelta a ese color blanco acelga de la piel, con lo que cuesta adquirir ese bonito tono bronceado y saludable... 


Si quieres que el bronceado te dure más tiempo, casi hasta las próximas vacaciones, toma nota de estos trucos.


Consejos para mantener el bronceado más tiempo


Desde el interior


Bebe agua. Después de las exposiciones la sol tu piel se deshidratará más que de costumbre, así que debes restaurar la hidratación de tu cuerpo. Aunque verás que se suelen recomendar 2 litros al día, esta cantidad dependerá de tu actividad física, de tu alimentación (si tomas muchas frutas, verduras, zumos, gazpachos e infusiones, necesitarás menos agua) y de la temperatura exterior. 


Haz acopio de vitaminas (A, B, C, E y provitamina A) y minerales (zinc, selenio, calcio...). Es decir, toma mucha fruta y verdura, sobre todo zanahorias, melocotones, papayas, mangos, calabazas, melón, sandía, frutos rojos, tomate, pimientos, espinacas, acelgas, brócoli, kiwi... Y tampoco debes de olvidarte del aceite de oliva, los huevos o el pescado. De hecho, ésta debería ser la tónica habitual todo el año.


También puedes recurrir a la nutricosmética, que también te brinda productos para acelerar y prolongar el bronceado. Pero, ojo, si tu piel tiene algún trastorno relacionado con la producción de melanina (por ejemplo, el melasma), debes tener cuidado. Mi consejo es que antes de utilizar este tipo de complementos, consultes con tu médico o farmacéutico. 


Consejos para mantener el bronceado más tiempo. Infografía


Cuidando el exterior


Dúchate. Sí, sí, aunque hay quien dice que la ducha se lleva el moreno, puedes asearte sin problemas. Eso sí, procura que las duchas sean cortas, con agua templada y utiliza un gel de baño con agente hidratantes, preferentemente sin detergentes.


Exfoliación. Aunque parezca que un peeling acabará con los restos del bronceado, es imprescindible. Si bien arrastra algo de color, la exfoliación deja la piel más unificada, luminosa y preparada para la hidratación, que es imprescindible para mantener ese moreno que tanto ha costado conseguir.


Tomando el solHidratación. Aplicar cremas hidratantes y nutritivas en toda la piel es una de las claves para mantener el tono bronce de la piel. Y siempre con generosidad y constancia, porque la falta de hidratación es la manera más sencilla de conseguir una piel de lagarto, más aún después de las exposiciones al sol.


Aftersun. Los productos para tratar la piel después de tomar el sol no sólo son importantes cuando estés de vacaciones, también lo son en los días posteriores, porque sirven para reparar la piel incluso después de dejar de exponerte al sol. 


Sérums, jabones, aftersuns y cremas con prolongadores del bronceado. Encontrarás en el mercado algunos productos que ayudan a mantener el moreno de la piel gracias a su formulación específica. 


Infusiones de té negro. A nivel tópico, una infusión de té negro bien cargado, puede ayudarte a prolongar el bronceado. Haz una infusión bien fuerte de té, déjala enfriar y luego aplícatela en el rostro a diario y con un algodón, como si fuese un tónico. También puedes lavarte la cara con ella o añadir unas gotas a tu crema hidratante (en tu mano, no en el tarro, please). Eso sí, no te olvides de hidratarte bien después de que se seque, porque el té es un astringente muy potente y te resecará la piel. 


Autobronceadores. Aunque tengas que aplicártelos todas las semanas, es una buena forma de mantener el moreno todo el año, aunque no tomes el sol. Así no tendrás la sensación de haber perdido nunca ese tono de vacaciones en ningún momento... y te podrás hacer la ilusión de que has vuelto de la playa hace pocos días, aunque estés en febrero.


Cuestión de maquillaje


Brochas de maquillaje
Bases de maquillaje y BB Creams. Si eliges un tono adecuado para tu piel y las aplicas con maña, mantendrás un tono dorado tono el año. Si quieres que parezca que has vuelto de vacaciones ayer mismo, procura no aplicarlo por todo el rostro (sólo en las zonas más problemáticas), utilizar un iluminador, polvos de sol y un blush en un tono melocotón o rosado. 


Polvos de sol. También son una ayuda para verte morena y saludable todo el año. Bien aplicados son de lo más favorecedor (y natural), en inverno y en verano.  


Lo que no debe faltar


Protección solar. Aunque hayas vuelto de vacaciones, el sol no desaparece... ni sus efectos nocivos, así que utiliza protector solar todo el año. Así evitarás manchas y te garantizarás una piel sana y uniforme todo el año.


Lo que sí deberías evitar


Tomando el sol en la playa
Rayos UVA. Ya sé que las cabinas de rayos UVA son muy tentadoras para estar morenita todo el año, porque son cómodas, rápidas y eficaces, pero los daños en tu piel son muchos, aunque no te lo parezca a primera vista. Y hablo por experiencia... y por el rosario de manchas y lunares que me regalaron esas dichosas cabinas cuando sucumbí a sus encantos cuando era más joven e inconsciente.




Post relacionados:

Peeling Corporal Casero y Económico
Consejos para Elegir y Aplicar el Protector Solar (I)
Consejos para Elegir y Aplicar el Protector Solar (II)
Cómo Aplicar tu Autobronceador Sin Sorpresas
Cómo Aplicarse Bien los Polvos de Sol
Cómo Aclarar las Manchas Oscuras de las Axilas
 

09 septiembre, 2015

Crema fresca de queso y membrillo

Hoy estoy decidida a endulzarte la vida... pero sin añadir calorías extras a tu dieta. Te traigo un postre express, porque es rapidísimo de hacer. Saludable, porque sus ingredientes son bajos en grasa y azúcares. Y delicioso, porque ¿a quién no le gusta el queso y el membrillo? En resumen, el postre de hoy es una crema fresca de queso y membrillo.


Pues nada, vamos con ello...


Crema fresca de queso y membrillo


Ingredientes (para 4 personas)


3 yogures naturales desnatados
8 quesitos desnatados
4 cucharadas soperas de queso Philadelphia Light
150 gr. de dulce de membrillo sin azúcar añadido
Edulcorante
Zumo de naranja
Miel


Ingredientes de la crema fresca de queso y membrillo


Notas sobre los ingredientes


  • En lugar de quesitos desnatados, puedes utilizar queso de Burgos, requesón o queso de Arzúa 

  • Puedes utilizar yogur griego en lugar de los yogures naturales. Si quieres que sea menos graso, busca yogur griego desnatado como el de Fage, que tiene 0% de materia grasa y no está ni azucarado ni edulcorado. Y no parece light, te lo aseguro.  

    Crema fresca de queso y membrillo
  • El queso Philadelphia lo puedes sustituir por cualquier otro queso crema bajo en grasa.

  • Utiliza el edulcorante que más te guste: sacarina en polvo, stevia, fructosa... Y si no te importa añadirle azúcares, ponle azúcar moreno. 

  • El zumo de naranja es para aclarar el dulce de membrillo. Si no te gusta o no tienes a mano, puedes ponerle otro zumo, agua o, si te van las emociones fuertes, un poco de coñac o whisky.  

  • La miel es únicamente para adornar, si no te gusta puedes prescindir de ella y añadirle un chorrito de chocolate líquido, unos frutos secos, sirope de ágave, etc.


Materiales


Batidora
Vaso de batidora
Lengua de silicona


Preparación


Pon en el vaso de la batidora el yogur, el queso Philadelphia, los quesitos y el edulcorante. Bátelos bien, hasta que quede una crema fina y homogénea. Resérvala.


En otro vaso, coloca el membrillo en trozos y un chorrito de zumo de naranja. Bate bien, hasta que quede una mezcla con la textura de una compota.


Pon la crema de membrillo cuidadosamente en el fondo de un vaso o un bol individual. Ayúdate de la lengua de silicona para aprovechar toda la crema.


Luego, con una cuchara, ve incorporando al vaso la crema fresca de queso, poco a poco.


Crema fresca de queso y membrillo
La disposición de cada uno de las cremas debe ser más o menos así
 

Una vez rellenos los recipientes individuales, pon un chorrito de miel sobre la crema de queso


Miel


Deja reposar los vasos en la nevera, para que el queso tome consistencia.


Y ya puedes disfrutar de un postre rápido, sencillo, nutritivo... y que puedes comer sin remordimientos.


Crema fresca de queso y membrillo

02 septiembre, 2015

18 Consejos para Cuidar Tus Toallas

Llegas a un spa, te predispones a un rato de relax, te dan tu toalla... y lo primero que piensas es: ¿dónde compran estas toallas tan mulliditas, suaves y que secan tan bien? Porque encontrar unas buenas toallas es difícil, pero mantenerlas en perfecto estado es una misión (casi imposible). 

 
Si quieres conocer 18 trucos que te ayudarán a cuidar tus toallas, sigue leyendo...


Consejos para cuidar tus toallas

 
1.- Mira siempre la etiqueta de las toallas y comprueba cuáles son los consejos de cuidado y lavado que da el fabricante. Son los que te garantizarán una mejor limpieza y mantenimiento.


2.- Lava siempre las toallas nuevas antes de usarlas. Piensa que pueden haberlas tocado manos ajenas, guardar polvo del almacenaje, incluso de los insecticidas que usan en los grandes almacenes. Y eso no es lo que quieres rozar contra tu piel...

 
Lavadora y secadora3.- No uses suavizantes en los primeros lavados. Estos productos se introducen en las fibras y acaban con la esponjosidad y capacidad de secados de las toallas. Por eso es importante que evites que eso ocurra, sobre todo al principio de su vida útil.


4.- Si las toallas son de colores vivos, te recomiendes que antes del primer lavado las dejes en remojo con un buen puñado de sal o un vaso de vinagre; eso sí, bien estiradas, para que los pigmentos que puedan soltar no se fijen de forma desigual y queden como manchadas. Luego lávalas con detergente, pero menos del que usas en tu colada habitual. Con la mitad de la cantidad que uses normalmente es suficiente. Otra opción es lavar normalmente en lavadora, pero añadiendo el vinagre o la sal, además del detergente.


5.- Lava las toallas con frecuencia, por higiene y por mantenimiento. Una toalla en la que se acumulan manchas, restos de jabón y malos olores es muy difícil de recuperar. Cambia las toallas una o dos veces por semana. Las del gimnasio o la piscina, mejor a diario. 


6.- No mezcles toallas blancas con ropa de color, ni toallas de color con ropa blanca. Salvo que quieras un desastre.


Toallas7.- Si te es posible hacer una carga sólo con las toallas, mucho mejor. Así evitarás que las toallas se rocen contra cremalleras, cierres y botones, que suelen engancharlas. Y así, por separado, también dirás adiós a las pelusas que sueltan algunas toallas y que se quedan pegadas en tu ropa de calle.

 
8.- No te excedas con el detergente, porque ocurre lo mismo que con el suavizante. Si se usa en exceso apelmaza las fibras y evita que la toalla seque adecuadamente. Si vas a lavar las toallas solas, utiliza sólo la mitad del detergente habitual. Si las lavas con más ropa, utiliza la dosis normal.

 
9.- Evita o procura usar poco suavizante. Aunque parece que cuanto más producto usemos, más suave y fragante quedará la ropa, ocurrirá justo lo contrario. Los componentes se pegarán a las fibras, por lo que no permitirán que estas queden sueltas y esponjosas. Y, por eso mismo, las toallas no se secarán bien, lo que generará la proliferación de hongos y bacterias y, por lo tanto, de malos olores.


9.- Te precaución con la lejía. Utilízala sólo en toallas blancas y sólo cuando sea necesario. La lejía rompe las fibras y acaba dejando las piezas acartonadas. 


10.- Para mejorar la suavidad y secado de tus toallas puedes utilizar tu despensa o tu botiquín. Sólo tienes que poner la lavadora con la mitad del detergente habitual y añadir uno de estos productos:


  • 1/2 vaso de vinagre blanco (no deja olor en tu ropa).
  • 1/2 vaso de bicarbonato sódico.
  • 1 taza de amoníaco perfumado y el zumo de 1/2 limón (sólo para prendas resistentes y, ante la duda, prueba la mezcla en un lugar que no se vea antes de lavar).

 
Toallas11.- Si las toallas no están muy sucias puedes utilizar únicamente el bicarbonato como detergente, poniéndolo dentro del tambor o en el cajetín correspondiente al jabón en la lavadora.

 
12.- Utiliza la temperatura adecuada para lavar las toallas. Como normal general, las temperaturas bajas garantizan mayor duración de la pieza. Si ésta está muy sucia y es blanca, puedes atreverte con mayor temperatura, pero te recomiendo que lo hagas sólo en casos excepcionales. Si está muy sucia y es de color, puedes utilizar una temperatura media. Si es de un tejido delicado, tiene aplicaciones, puntillas o decoración, sólo deberías utilizar agua fría. En cualquier caso, me remito al primer consejo: consulta la etiqueta. 


13.- Tras cada uso, cerciórate de que la toalla se puede secar bien, sobre todo las de la ducha. Si puedes, evita que queden dobladas o en zonas en las que no se pueden airear.


14.- El secado es un paso fundamental para conservar tus toallas. Sacúdelas bien antes de tenderlas, para que las fibras y el tejido recuperen su forma. Luego tiéndelas estiradas y al aire. Procura no dejarlas al sol, porque acabarán acartonadas.  

 
15.- Si las secas en secadora, procura no cargarla mucho, para que el aire caliente circule entre ellas. Y utiliza la temperatura adecuada para este tipo de prendas. Personalmente no me termina de gustar mucho el secado en secadora para las toallas, porque acaba dejándolas muy rígidas... por no hablar del gasto en electricidad.

 
Plancha16.- No las planches, salvo que sean toallas decorativas (tipo lino). Si no te puedes resistir al planchado, hazlo en húmedo y luego deja que se terminen de secar bien estiradas.


17.- No guardes las toallas húmedas, porque acabarán siendo un parque temático para el moho y las bacterias. Y no sólo serán inseguras para tu salud y la de los tuyos, además acabarán oliendo muy mal.  

 
18.- Si tienes alguna toalla con mal olor, puedes dejarla en remojo toda la noche con una taza de bicarbonato y luego lavarla sólo con detergente. Hace milagros.


Y, ahora, disfruta de tus toallas...  




Post relacionados: 

18 Consejos para Lavar Tu Ropa Preferida
Cómo Recuperar el Color Negro de Tus Prendas Favoritas
10 Trucos para Eliminar Definitivamente las Manchas de Grasa 
14 Trucos para Evitar el Olor en Tu Ropa Deportiva 
Mantén Perfectos Tus Bikinis y Bañadores
Cómo Eliminar las Arrugas y Marcas en las Prendas de Lana

Síguenos por correo electrónico