31 diciembre, 2014

20 Consejos para Maquillarse con Gafas (I)

mujer con gafasLlevar gafas correctoras no significa que no puedas maquillarte... y estar muy guapa. Lo único que debes hacer es tener en cuenta algunos trucos.


En esta primera parte encontrarás los 10 primeros consejos para maquillarse con gafas.


Vamos con ellos...


1.- Encarga tus gafas con cristales antirreflectantes, así se verán tus ojos, no una colección de brillos y reflejos.


2.- Las gafas van a tomar protagonismo en tu rostro, tenlo en cuenta. Si quieres que la atención vaya a otro lugar que no sean tus gafas (ojos, labios, etc.), deberás procurar resaltar esas zonas. Si lo que quieres es lo contrario que sean el centro de atención de tu cara (porque tienes granitos, facciones desiguales, o quieres esconder una mancha o una cicatriz), opta por un maquillaje muy discreto.


gafas3.- Si no ves sin tus lentes, no te preocupes, un buen espejo con la distorsión apropiada te será muy útil para maquillarte sin problemas. También es importante que el lugar donde te maquilles tenga una buena iluminación. Y, si todo eso no es suficiente, pide a tu optometrista que te enseñe las gafas especiales para maquillarse.


4.- Si lo que llevas son lentes de contacto, no te olvides de que debes maquillarte después de ponértelas. Porque, si lo haces antes, el maquillaje y las sombras pueden acabar en tus ojos al arrastrarlos cuando te coloques las lentillas. Si no ves bien de cerca con ellas (porque eres miope), utiliza un espejo de aumento, verás (literalmente) qué diferencia.


5.- Utiliza productos de calidad, respetuosos con tus ojos. De calidad, que no caros. Aunque esto es válido para ojos con o sin gafas, que sólo tenemos dos para toda la vida.


6.- No pienses que por que lleves gafas las cejas no se ven y puedes olvidarte de cuidarlas. Todo lo contrario, se ven aún más, porque todo lo que esté cerca de las lentes se ve más. Así que cuida su forma y su depilación.


7.- No dejes de maquillarte porque llevas gafas, porque es como no pintarse las uñas porque en invierno se llevan guantes; no tiene sentido. Un buen maquillaje consigue que de una gafapasta pases a ser una belleza con aire intelectual.  


ojos maquillados8.- Equilibra gafas y maquillaje. Si las lentes son muy llamativas, opta por un maquillaje discreto; si son al aire o llevan una montura muy fina, puedes atreverte con un make up más intenso.


9.- Utiliza corrector, porque las ojeras y bolsas se ven aún más con gafas. Y, cuidado con el color, porque hay quien piensa que por llevar gafas es mejor un tono mucho más claro que el de la piel, y es un error. El corrector debe ser de un tono similar al de la piel, como mucho (muchísimo) un tono menos. El efecto mapache se nota aún más con lentes.


10.- Y, hablando de corrector, puede ser una buena idea que te des un toque en el puente de la nariz. El roce continuo de las gafas puede llegar a dejar marcas y alguna que otra rojez, que se camufla con el corrector.


Y hasta aquí la primera parte, te espero en la siguiente con los 10 consejos restantes. 



 
Post relacionados:

20 Consejos para Maquillarse con Gafas (II)
Pre-Bases de Maquillaje para el Rostro y Ojos: Un Acierto 
Cómo Conseguir que Tu Sombra de Ojos Dure Más
Trucos para Aplicar el Iluminador (I)  
Trucos para Aplicar el Iluminador (II)
Cómo Aplicar Adecuadamente el Corrector de Ojeras (I)
Cómo Aplicar Adecuadamente el Corrector de Ojeras (II)
Cómo Utilizar el Corrector de Ojeras sin Base
Trucos para Maquillar Tus Pestañas Como Una Experta
Tips para Tener unas Pestañas de Cine

24 diciembre, 2014

Cómo Limpiar Fácilmente Comida Pegada

cocinando
Uno de los problemas de cocinar: que se pegue la comida
¿A quién no se le ha quemado la comida alguna vez? Y lo peor no es que ese plato que hemos preparado con tanto mimo se eche al perder, sino el frotar y frotar para quitar los restos pegados sin piedad en el fondo de la olla o la sartén.


Para que los ejercicios de brazos sólo los hagas en el gym y no en la cocina limpiando ollas como si fueses Cenicienta, en este post encontrarás varios trucos muy útiles para limpiar comida pegada.


Vamos a ello...


estropajo de aluminio
Con estos trucos: olvídate del estropajo de aluminio
1.- Pon la cacerola o la sartén con agua y caliéntala de nuevo al fuego junto con un poco de levadura química (tipo Royal) durante un par de minutos. Como referencia, añade 2 cucharaditas rasas (de las de café) de levadura por cada taza de agua. Luego sólo tendrás que limpiar suavemente con una esponja o estropajo y verás cómo salen todos los restos de comida pegada. Es mi truco preferido, porque funciona rápidamente y es muy respetuoso con tu salud, con el medio ambiente y con los utensilios.


2.- Puedes hacer lo mismo que en el caso anterior, pero en lugar de levadura, añádele un par de cucharaditas rasas (de las de café) de bicarbonato sódico. Ojo, porque el bicarbonato puede desbordarse, porque tiene tendencia a hacer mucha espuma en un primer momento, así que debes estar pendiente para que no te ocurra.


3.- Otra opción que puedes utilizar es añadir limón o vinagre blanco al agua y calentar durante unos minutos. 


Si no visualizas correctamente el vídeo, pincha aquí


4.- También puedes utilizar 5 gr. de levadura y 50 gr. de vinagre blanco por cada 100 gr. de agua, calentando la mezcla de 2 a 5 minutos.


lavavajillas5.- Otro truco sencillo y eficaz es mezclar agua con lejía dentro del recipiente que se nos ha pegado y dejarlo calentar durante unos minutos. En este caso es necesario tener cuidado con los vapores de la lejía, así que abre las ventanas y sal de la cocina mientras se calienta el agua. A la hora de retirarlo, procura ponerte un pañuelo o una mascarilla que te tape la nariz y la boca para no respirar esos vapores, porque son tóxicos. Si vas a utilizar lejía no la mezcles con ningún otro producto que no sea agua del grifo, porque puedes tener un disgusto, ni siquiera detergente.


6.- Hablando de detergente, también puedes calentar agua y lavavajillas para despegar la comida. Igual que en el caso de la lejía, abre las ventas y procura no respirar los vapores del detergente.


Si no puedes ver el vídeo, pincha en este enlace.


7.- Pero no todo lo que se quema es el fondo interior de la olla o la sartén, también el exterior (el que toca el fuego) se puede quedar negro. Para evitarlo, aquí tienes un truco que me ha parecido impresionante: arena para fregar. Mira, mira...


Si no puedes ver el vídeo, sigue este enlace.


8.- Y, por cierto, si la comida sólo se ha pegado muy ligeramente, te aconsejo que hagas un desglasado. Esto consiste en añadir vino tinto, blanco o coñac al fondo de la sartén o la olla y dejar cocer unos minutos. Esta técnica arrastrará la comida que se ha quedado pegada, con toda su sustancia. Si te ha quedado con muchos trozos, puedes colarlo o batirlo; si te ha quedado demasiado claro, puedes espesarlo con agar-agar, Maicena o puré de patata. Puedes utilizar este desglasado como base para otras salsas, para darle gracia a los asados o a la plancha, para enriquecer unas verduras, etc. Cuidado, que esta técnica sólo sirve si la comida se ha agarrado, no si se ha achicharrado.


Mira cómo se hace...


Si no ves el vídeo, pincha aquí.


¿Cuál es tu truco infalible para limpiar las ollas, sartenes y bandejas de horno quemadas? Cuenta, cuenta...




17 diciembre, 2014

6 Ideas Imprescindibles para Envolver Regalos

El año pasado por estas fechas te dejé un post sobre cómo envolver regalos de una forma (casi) perfecta, pero como es un tema del que nunca se termina de aprender, hoy te dejo algunas ideas que he encontrado para presentar regalos y que me han parecido de lo más interesantes.


Idea 1: Cómo envolver de forma muy elegante, en diagonal y con sólo dos pedacitos de cinta adhesiva.


Si no puedes ver el vídeo, pincha aquí.


Idea 2: Cómo empaquetar una caja rectangular de una forma sofisticada y muy original. Te recomiendo que veas también cómo hacer la flor de adorno confeccionada con el mismo papel de envolver (https://www.youtube.com/watch?v=DbzYTWPIFlg). Ojo al detalle de la cinta adhesiva de doble cara, porque la verás en otros tutoriales del post, porque es útil, cómoda y permite unos acabados perfectos



Si no ves bien el vídeo, entra aquí.


Idea 3: Cómo hacer una bolsa para presentar un regalo. Lo mejor de esta bolsa es que tiene fondo suficiente para objetos un poco más grandes. El vídeo está en inglés, aunque las imágenes son lo suficientemente claras sin necesidad de saber idiomas.


Si no puedes visualizar el vídeo, pincha en este enlace. 


Idea 4: Cómo envolver una botella de vino o de cava... y que quede bonita. Aunque parezca imposible, se puede lograr con un poco de maña. El vídeo también está en inglés, pero el tutorial se entiende sin palabras.



Si no puedes ver el vídeo, entra aquí.


Idea 5: Cómo presentar un regalo con un envoltorio plisado y lazo doble de lo más elegante. Parece mentira cómo se puede conseguir un resultado tan espectacular con una técnica tan sencilla.



Si no ves el vídeo, entra en este enlace.


Idea 6: Una forma diferente de envolver con la técnica japonesa del Furoshiki, que se hace con tela y nudos. Es todo un arte...



Si no visualizas el vídeo, pincha aquí.


Espero que estas ideas te hayan parecido interesantes y que puedas ponerlas en práctica con tus regalos navideños.

10 diciembre, 2014

27 Consejos para No Engordar en Navidad

midiendose la cinturaLlegan las fiestas y, con ellas, las comidas y cenas que hacen peligrar nuestra línea, convirtiéndola en curva... y no de la felicidad, precisamente. Parece que tenemos asumido que en Navidades tenemos un regalo seguro: de 2 a 3 kilos de más


Hay varios pensamientos negativos que son el camino directo a esos kilitos extra:


En general

 
"Es inevitable y, al fin y al cabo, tampoco pasa nada; de perdidos al río... Total, para eso está la operación bikini".


Resultado: pensando que vas a coger peso porque no puedes evitarlo, vas a darte luz verde para comer y beber demasiado. Y eso se va a traducir no en 2 ó 3 kilos de más, sino en muchos más. Por no mencionar tu colesterol, tu tensión, el estado de tu hígado y tus riñones y demás damnificados por tus excesos. Y, sí, en la operación bikini adelgazarás, pero para volver a engordar después. Y ya sabes que el efecto yo-yó no es precisamente bueno. 


La mejor receta es no hacer dieta nunca, pero llevar una alimentación equilibrada y saludable todos los días junto con ejercicio físico de forma regular; así no ocurrirá nada si algún día te permites algún homenaje y volverás a tu rutina nutricional sin mayor esfuerzo.

 
Los que ya tienen sobrepeso


bascula"Total, si ya tengo unos kilos de más, no va a pasar nada por coger un par de ellos de regalo. Ya me los quitaré todos juntos cuando me ponga a ello".


Resultado: ¿sabes qué ocurre cuando se deja de limpiar y recoger la casa durante mucho tiempo? Pues eso mismo pasa con los kilos extras, que cada vez es más difícil quitárselos de encima y, al final, las cosas nunca vuelven a ser como antes. Ni tu salud, ni tu piel, ni figura.

 
Los que no suelen engordar


"¿Para qué me voy a privar si no voy a ganar peso? Con la cantidad de cosas ricas que hay para comer y beber, carpe diem".


Resultado: que la báscula no lo note no significa que tu salud sí vaya a acusar tus excesos. Y, piensa una cosa, cuando los años vayan pasando, esa facilidad para no engordar va a desaparecer, pero tus (malas) costumbres alimenticias seguirán ahí... y el peso extra agazapado esperándote. 

 
Los que están a dieta

 
"No voy a caer en la tentación y voy a pedirle a mi suegra que me haga un filetito a la plancha con una ensaladita de lechuga...".

 
Resultado: no te lo crees ni tu... Si te pones en plan fundamentalista en Navidad, lo único que vas a conseguir es caer en la tentación y, cuando lo hagas, lo harás a lo grande. Y, mucho peor que las consecuencias de saltarte el régimen, va a ser el sentimiento de culpabilidad; que en muchos casos puede llevarte incluso a dejarlo.

 
Para evitar engordar estas Navidades (o este verano, o esta Semana Santa, que también son épocas peligrosas para la línea), aquí tienes 27 consejos muy sencillos que te ayudarán a evitarlo:

 
mesa de fiesta1.- No te plantees las comidas y cenas de Navidad sólo como un hecho gastronómico, realmente son un acto social, donde lo que importa no es la comida, sino las personas con las que la compartes. Mueve más la boca para comunicarte que para comer y beber.

 
2.- Procura disfrutar de los deliciosos platos que te ponen delante. Y eso significa apreciar la comida con todos los sentidos, no engullir por engullir. Si tomas sólo un poco de cada plato que te guste, lo disfrutarás mientras lo estás comiendo y no lo sufrirás en forma de digestiones pesadas, somnolencia e hinchazón.


3.- Se consciente de lo que comes y no pongas el piloto automático, porque ni te imaginas lo que se puede llegar a ingerir si no se presta atención.

 
4.- Elige, elige y elige. Cuando te pongan la comida delante, escoge qué y cuánto vas a comer de cada plato. Y cíñete a tus elecciones. No dejes que te llenen el plato, no eres un pavo al que hay que cebar, por mucho que sea tu madre, tu abuela o tu suegra. Aprende a decir no, porque la responsabilidad de tus kilos extras es tuya, no de los demás.

 
Verduras5.- Los días anteriores y posteriores a las grandes comidas y cenas, procura comer de una forma ligera y saludable para contrarrestar. Abusa de las frutas, las verduras, las legumbres y los alimentos integrales, para depurar y mimar a tu organismo.


tetera6.- Aprovecha para tomar infusiones digestivas y depurativas estos días. Consulta con tu médico, farmacéutico o herborista para que te recomienden los que mejor te convengan según tus características físicas y necesidades.

 
7.- Bebe agua suficiente antes, durante y después de estas comidas. La buena hidratación no sabe de Navidades ni de fiestas, así que no la dejes de lado.

 
8.- No vayas a comer o cenar con hambre. Eso de ayunar para que luego quepa más, es lo peor que puedes hacer. Primero, porque no hacer todas las comidas diarias con alimentos sólidos sin supervisión médica, no es bueno para el funcionamiento de tu cuerpo; segundo, porque llegarás con hambre de lobo y comerás mucho y muy rápido. Piensa en un coche: ¿le dejas sin gasolina, porque la semana que viene vas a llenar el depósito?

 
9.- Y lo mismo ocurre después de las comidas copiosas: no te vayas a la cama sin cenar algo sólido, pero ligero

 
10.- Si eres tú la que cocinas, evita picar durante la preparación. Si te asalta el hambre, prepárate unos snacks saludables: manzana, palitos de zanahoria, un poco de pavo, unas nueces...


vino y aperitivo11.- A la hora de elegir las bebidas, la cerveza, la sidra y el vino son las opciones más saludables; después del agua, por supuesto. Y, dentro de los vinos, los que no tienen azúcar. Aquí incluyo el cava, que es más saludable si es brut o brut nature porque no lleva azúcares añadidos.


12.- Procura evitar los refrescos azucarados y los zumos industriales durante la comida, porque son una bomba calórica y poco recomendables para tu organismo.


13.- Intenta no mezclar distintos tipos de alcohol y, para reducir su ingesta, altérnalo con agua.

 
14.- Come despacio, masticando y disfrutando cada bocado. Incluso si tu familia es de la que se lanza sobre los langostinos como si no hubiese un mañana, no comas deprisa. Así evitarás comer de más y no te llenarás de gases.

 
15.- Cuidado con los aperitivos, porque pueden ser un campo minado. No te lances a los canapés, los saladitos y los fritos. No pasa nada porque tomes uno, pero una docena, puede llegar a ser letal. Lo ideal es decantarse por los encurtidos, los frutos secos (sin son crudos y sin sal añadida), el jamón, el queso suave, las gambas o cualquier producto alto en proteínas, porque son bastante saciantes y te habrán aplacado el hambre antes de que llegue el plato principal.


pan16.- Si te van a servir platos con patatas, arroz u otros hidratos de carbono, no tomes pan, porque terminarás tan hinchada como el muñeco Michelin.

 
17.- Y, hablando de pan, si vas a tomarlo, elige la porción que vayas a tomar y cíñete a ella. El pan a discreción con una comida copiosa termina por ser realmente indigesto... y calórico. Y, en estas ocasiones, evita la mantequilla, porque ya habrá demasiadas grasas saturadas en el resto de los alimentos.

 
18.- En el caso de los platos principales, procura elegir las guarniciones más ligeras: verduras a la plancha o al horno, hongos, etc. 

 
plato de carne
19.- Si te ponen pescado y carne en el curso de la comida, si puedes, elige uno de los dos; porque la mezcla de proteínas suele ser indigesta.

 
20.- Y, no repitas de ningún plato. Seguro que ya habrás tomado el aperitivo y quedará el segundo plato o el postre, así que es mejor reservarse.

 
21.- Olvídate del salero, y no me refiero a tu gracia natural. Si a una comida abundante le añades mucha sal, al día siguiente sólo conseguirás deshincharte con ayuda de los bomberos. Por no mencionar de que es sumamente perjudicial para tu corazón.

 
postre22.- Cuando llegue la hora de postre, plantéate si ya estás llena. Si es así, declina amablemente ese tronco de Navidad o ese tiramisú; porque estarás comiendo de más porque sí, para luego sentirte empachada...y culpable.

 
23.- Y, en cuanto a los dulces navideños, ten cuidado porque tienen mucho peligro. Tomar un mazapán o un polvorón puede ser una delicia, pero es necesario ejercer la autocontención cuando te dejan una bandeja repleta delante de las narices... y durante toda la sobremesa. Lo dicho antes: elige, elige y elige. Si tú eres la anfitriona, saca la bandeja de dulces sólo en las comidas, no la dejes a la vista el resto de los días, porque caerás.

 
24.- En la sobremesa no te excedas con el alcohol, sobre todo si tiene mucho azúcar. Es mejor que te tomes una sola copa y que la disfrutes lentamente junto con la conversación.

 
chica haciendo ejercicio25.- Cuando llegue la hora de irte también tendrás que decir no. No a las sobras y los tupperwares. Normalmente las anfitrionas nos cargan con toda la comida que ha quedado y eso significa que vas a comer platos más calóricos y grasientos de lo habitual durante varios días... y que ya están cocinados. Vamos, el paraíso del kilo extra...


26.- Por último, no te olvides del ejercicio, el mejor arma para no ganar peso extra. Si haces ejercicio con regularidad, no lo dejes en estas fechas o cámbialo por otro más lúdico (caminar, patinar sobre hielo, esquiar, etc.) y, si no lo haces, aprovecha para caminar todo lo que puedas (y a paso vivo) estos días. Disfruta de las estampas navideñas que nos dejan las ciudades.

 
27.- Pero, sobre todo, disfruta de estas fiestas y de la gente a la que quieres. Eso es lo realmente importante.


Y, lo más importante, pide consejo profesional para llevar una alimentación saludable y que te marquen unas pautas específicas para tu edad, complexión, condición física y grado de actividad. Esa guía nutricional te servirá para estar cada día más sana, más fuerte, más joven y más alegre. Recuerda que somos lo que comemos.




Post relacionados:

"Operación Vuelta al Cole": Dieta
"Operación Vuelta al Cole": Frutas y Verduras para Todos
Entrenamientos Personales. ¿Por qué No?








03 diciembre, 2014

Ragú de Jabalí

cubiertoCon este tiempo ya comienzan a apetecer los platos de cuchara, tan ricos y saludables. Y si a esto le sumamos que estamos en la temporada en la que las jornadas de caza están presentes en muchos restaurantes, era casi obligada una receta como la que hoy te propongo: ragú de jabalí estofado.


ragú de jabalíLa carne de jabalí aporta muchos beneficios:


  • El jabalí se cría en libertad o semicautividad, lo que repercute en la calidad de vida del animal y, en consecuencia, en la de su carne.

  • Es un animal omnívoro, pero su alimentación hace que su carne tenga una buena proporción de ácidos grasos.
 
  • Es una carne muy magra y ligera. Apenas tiene un 9% de grasa y muy poco colesterol
 
  • Contiene casi todas las vitaminas, aunque son reseñables las del grupo B; también aporta calcio, hierro, magnesio, potasio y selenio. Y, además contiene una cantidad bastante saludable de sodio.  
 
  • Es una fuente de proteínas de calidad.
 
  • Tiene una carne firme y agradable al paladar. Contra lo que la mayoría piensa, su sabor no es fuerte ni bravío, todo lo contrario. Tiene un sabor delicioso y suave.


Aquí va la receta...


Ingredientes (para 4 personas)


patatas y zanahorias800 gr. de carne de jabalí para ragú
Cebolla
1/4 puerro
1/2 ramita de apio
4 patatas grandes
4 zanahorias medianas
100 gr. de guisantes 
1 cayena
cebollas2 cucharaditas (de las de café) de pimentón dulce
1 hoja de laurel
1 pizca de tomillo
Aceite de oliva
Vino blanco
Caldo de verduras
Sal


Notas sobre los ingredientes


  • Si no te gusta la carne de jabalí o no la encuentras en tu zona, puedes sustituirla por ciervo, avestruz, conejo, ternera o pollo.
 
  • La cayena es opcional, depende de lo que te guste el picante.
 
  • El caldo de verduras, si es casero, mejor. También puedes utilizar caldo de pollo o de carne.
 
  • Puedes sustituir el vino blanco por coñac. Yo lo habría utilizado este licor, pero se me había acabado cuando hice la receta, así que lo cambié por vino de cocinar.


Preparación


Rehoga los trozos de carne en jabalí en una cazuela o sartén honda con un chorrito pequeño de aceite de oliva virgen y un poco de sal. Cuando estén doraditos, sácalos y resérvalos.


picando cebolla
Pica finamente la cebolla, el puerro y el apio y rehógalo (también con poco aceite) en la misma sartén que el jabalí, para que vayan adquiriendo el gusto de la carne. Añade un poco de sal a las verduras.


Pica las zanahorias en trozos no muy grandes y resérvalas.


patatasPela, lava y corta, chascándolas, las patatas.


Cuando ya estén bien rehogados la cebolla, el puerro y el apio, añade la cayena (mejor troceada), las patatas y las zanahorias cortadas y dales un vuelta en la sartén. Añade el pimentón y mézclalo con las verduras. Ten cuidado de que no se queme para que no amargue.

 

Échale un buen chorrito de vino blanco y deja que se evapore el alcohol.


Añade caldo hasta que estén casi cubiertas las patatas y las verduras. Ponle una hoja de laurel y la pizca de tomillo y deja cocer.


cazuela humeante
A media coccion, incorpórale los guisantes. Si son congelados, hazlo casi al final


Vete probando la cocción de las patatas, porque según la clase, el caldo y el tipo de fuego, tardarán más o menos en estar listas.


Rectifica la sal al final, para evitar que se sale demasiado. Salar al final es la mejor manera de no añadir sodio de más a los guisos.


estofado de jabalí
Si necesitas que la salsa engorde un poco más, maja unos trocitos en patata en un plato con un tenedor e incorpora el puré al guiso. También puedes utilizar un poco de agar-agar


Sírvelo bien caliente... y a disfrutar. Queda perfecto con un Protos crianza, por ejemplo.























Síguenos por correo electrónico