05 septiembre, 2012

"Operación Vuelta al Cole": Danza Oriental

Ahora que estamos en septiembre y la mayoría busca hacer algún ejercicio o actividad que le ayude a estar mejor física y mentalmente, por qué no tener en cuenta la danza oriental.

 
La danza oriental es también conocida como Belly DanceLa danza oriental o danza del vientre tiene su origen en los bailes folclóricos de los distintos países del norte de África y Oriente Medio, a los que se suman otras disciplinas como la danza clásica o contemporánea, el flamenco, las danzas indias y muchas más para darle más riqueza de matices.


La danza oriental se basa en disociar cada parte del cuerpo y, al mismo tiempo, coordinarlas en movimientos fluidos en armonía con la música.


Aunque los tópicos han asociado este tipo de baile a una sexualidad algo burda, la realidad es que es un baile en el que se busca la expresión de la esencia de la espiritualidad, la creatividad y la belleza de la mujer. Se trabaja principalmente con el centro del cuerpo que, en casi todas las culturas orientales, es el centro de la energía vital, la sexualidad más espiritual y la creatividad. Se trata de un trabajo interior con expresión en el exterior.


Es un tipo de baile ideal para cualquier mujer, puesto que no necesita una edad, peso ni características físicas especiales. Sólo hace falta querer bailar y disfrutar de la danza. Cada mujer tiene un cuerpo, un estilo y una forma de interpretar la danza oriental, pero todas tienen algo en común: ser bellas, sensuales y poderosas cuando bailan.


Aquí tenéis algunos de los beneficios que aporta la danza oriental:

    Practicar danza del vientre ofrece muchos beneficios
  • Aumenta la autoestima, la seguridad y la percepción positiva de una misma.
  • Ayuda a desbloquear los miedos e inseguridades, al no dejar espacio para la vergüenza.
  • Mejora el estado de ánimo. 
  • Facilita la interacción al ser una actividad grupal.
  • Mejora la coordinación y el sentido del ritmo.
  • Aumenta el sentido del equilibrio.
  • Mejora la postura del cuerpo y corrige muchos vicios posturales. 
  • Disminuye los síntomas premenstruales o de la menopausia y refuerza el suelo pélvico.
  • Mejora la circulación sanguínea.
  • Es un excelente ejercicio físico, con una exigencia cardiovascular moderada.
  • Ayuda a la recuperación postparto.
  • Aporta elegancia y dulzura a los movimientos en general.
  • Es una actividad muy divertida.

Si os hablo desde la experiencia personal, sólo puedo decir que es una actividad muy especial


La danza del vientre se centra en la femineidadAl principio es frustrante porque disociar las diferentes partes del cuerpo es una tarea complicada; igual que procesar unos movimientos y actitudes a las que no estás acostumbrada. Se suele comenzar poniendo cara de susto en las primeras clases, con una tremenda rigidez que proviene del miedo y la vergüenza. 


Después la cosa cambia: un día de repente te sale bien un movimiento, te das cuenta de que has movido la mano con gracia o de que la vibración de la cadera te sale casi sin pensar... y entonces comienzas a amar la danza oriental. Ese día, sales corriendo a por una falda, un pañuelo con monedas y te empiezas a pintar el ojo para ir a clase. Te hace sentir tan bien que no puedes dejar de practicarla. Y no hace falta actuar ante el público, sólo bailando para tí ya tienes suficiente recompensa


Si no sabes de lo que estoy hablando, tienes que probarla...


Hay multitud de lugares donde practica danza oriental aunque, si vives en Madrid, por experiencia te sugiero que pruebes en el gimnasio Body Factory de Plaza de España, cuenta con, Belén, una profesora excelente y con unas instalaciones de calidad.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estamos encantados de que nos dejes tus aportaciones, porque tu opinión es importante para nosotros. Sólo te pedimos que, por favor, no publiques links ni contenidos publicitarios de ningún tipo, porque estos no serán publicados. Si deseas anunciarte, contacta con nosotros previamente. Gracias.

Síguenos por correo electrónico