22 marzo, 2017

Bizcocho Integral de Pistachos

Todos sabemos que los frutos secos en general son muy saludables, siempre que se consuman con moderación. Sus beneficios son muchos, además de estar deliciosos. 


Y los pistachos son de esos frutos secos que deberían estar presentes en nuestra dieta. Nos aportan energía, fibra, vitaminas, ácidos grasos, proteínas y minerales. Son una ayuda para disminuir el colesterol, para mejorar la salud de nuestro corazón o para combatir el estrés. Y, además, son unos estupendos antioxidantes. Vamos, que es difícil resistirse a ellos.


Y precisamente los pistachos son los protagonistas de esta receta de bizcocho integral, que no lleva leche de origen animal ni huevos. 


A por el delantal que nos ponemos a ello...


Bizcocho integral de pistachos


Ingredientes


100 gr. de harina integral de espelta
75 gr. de harina de maíz
75 gr. de harina integral de avena
75 gr. de harina integral de trigo sarraceno
75 gr. de copos de avena
100 gr. de azúcar integral de caña
120 gr. de pistachos
100 ml. de aceite de oliva virgen extra
2  plátanos grandes maduros
1 cucharadita de levadura química
Miel
Leche de avena
Zumo de naranja


Notas sobre los ingredientes


  • Normalmente hago distintas mezclas con harinas integrales para obtener distintas texturas y sabores, además de aprovechar las propiedades de los diferentes cereales, aunque si no te gustan o no tienes a mano, puedes sustituirlas por harina de trigo o por la que más te guste.

  • Los copos de avena le aportan una textura y un sabor de lo más interesante, además de absorber la humedad de la leche de avena y del zumo, lo que deja el bizcocho más esponjoso. En cualquier caso puedes prescindir de ellos si lo prefieres.

  • Si prefieres otro fruto seco que no sean los pistachos, puedes utilizar el que prefieras. Nueces, avellanas, almendras o anacardos puedes ser ideales para esta receta. En este caso son crudos, para apreciar todo su sabor natural y no añadirles extras poco saludables.


Pistachos


  • Utilizo el plátano como sustituto del huevo. Si quieres utilizarlo, sólo tienes que emplear las mismas unidades de huevo que de plátanos. En esta receta puedes emplear 2 plátanos (o huevos) grandes o 3 pequeños.

  • Si no te preocupa la línea o el colesterol, puedes cambiar el aceite de oliva por mantequilla. Eso sí, si utilizas aceite, te recomiendo que sea virgen extra y de buena calidad, porque se nota en el sabor.

  • Si no tienes a mano leche de avena o no te gusta, puedes cambiarla por leche de vaca o por yogur.

  • Verás que la cantidad de masa que obtienes es grande, yo lo hago así para aprovechar el excedente para hacer muffins en moldes individuales y luego congelarlos


Materiales


Batidora
Amasadora eléctrica
Molinillo / picadora
Báscula de cocina
Bol
Vaso de batidora
Molde para bizcocho


Preparación


Muele los pistachos en un molinillo o picadora. Yo hago dos tandas, una más picadita y otra menos. La que está más molida (un tercio del total) la utilizo para cocerla con leche de avena y la otra para ponerla directamente en la masa del bizcocho. Si quieres adornar con un poco de miel y pistachos picados, añade unos 10-15 gr. más de estos frutos secos al total del peso que te indico en la receta. 


Bizcocho de pistachos adornado


Toma el tercio que está más picado y ponlo a cocer a fuego lento con una taza (de las de café) de leche de avena. Déjalo hasta que el pistacho esté cocido y suelte todo su sabor y aroma en la leche.


Pesa las harinas y los copos de avena y ponlos en un bol; junto con el aceite, la levadura y el azúcar.


Una vez que esté cocida la leche con los pistachos ponla en un vaso de batidora junto con los plátanos cortados en trozos, la miel, un chorro de zumo de naranja y un poco más de leche de avena. Bate la mezcla e incorpórala al bol en el que tienes las harinas y el resto de ingredientes.


Amasa la mezcla con la batidora de varillas (accesorio de amasar). Cuando esté a medio amasar añádele los pistachos molidos que has reservado antes, los que están menos picados, y termina de amasar.


Si ves que la masa está muy espesa (vamos, que casi te sirva como material de construcción), añádele más leche de avena o zumo. La consistencia debe ser como la de una crema de chocolate y avellanas para untar.  


Unta el molde con un poco de aceite de oliva, ayudándote de una brocha o de los propios dedos y vierte la masa en su interior. Si habitualmente te cuesta desmoldar en ese recipiente, espolvorea con harina.


Si quieres que el bizcocho esté más esponjoso y tienes tiempo, deja que la masa repose unos 20-30 minutos antes de hornear


Si lo vas a hornear en horno convencional, hazlo a 180º durante unos 30-40 minutos, aunque te aconsejo que vayas vigilándolo durante la cocción para evitar que se pase. Si lo vas a hacer en microondas, hazlo a una potencia de unos 700-800W durante unos 8-9 minutos o sigue los tiempos habituales para tu horno.


Bizcocho integral de pistachos


Deja enfriar antes de desmoldar.


Si te sobra masa, puedes hacer unos muffins que serán perfectos para una merienda o tentempié. Yo los congelo y así los tengo disponibles cuando lo necesito.


Muffins integrales de pistachos





Post relacionados:

Bizcocho de Maíz y Almendras
Bizcocho de Vainilla y Chocolate 
Bizcocho de Plátano y Zanahoria


La primera vez que apareció el post Bizcocho Integral de Pistachos fue en el blog de La Meiga y Su Caldero. 


Licencia de Creative Commons
Bizcocho integral de pistachos by La meiga y su caldero - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

15 marzo, 2017

Trucos para Maquillar una Piel con Acné y No Equivocarse

Si tienes la piel con acné o alguna vez has sufrido algún brote de granitos impertinentes, sabrás lo difícil que es maquillarse. O al menos lo difícil que es hacerlo bien, disimulando comedones y cicatrices.


Para que puedas maquillarte perfectamente si tienes acné, a continuación te doy algunos trucos sencillos... y que funcionan.


Trucos para maquillar una piel con acné y no equivocarse


Antes de nada


Si tienes la piel con acné o con tendencia a tener granitos y comedones, mi primer consejo es que visites a tu dermatólogo. En algunos casos te prescribirá algún tratamiento y en otras simplemente te dará unas pautas de higiene y mantenimiento.


La higiene


Limpia tu rostro a diario de forma escrupulosa, mañana y noche, incluso aunque no te maquilles. Hazlo con productos adecuados para tu tipo de piel. Esto es primordial para evitar que aparezcan nuevos granitos o que empeoren los que ya tienes y para que el maquillaje quede perfecto después.


Mantén una higiene minuciosa en todos tus útiles de maquillaje, desde las brochas a las esponjas, pasando por los propios envases de los cosméticos.


Útiles de maquillaje


No compartas tus productos de maquillaje con nadie, incluso aunque sea de confianza. 


Los productos


Elige productos de maquillaje apropiados para pieles con tendencia al acné. Estos deben ser no comedogénicos y libres de aceites, así no engrasarán en exceso la piel y no taponarán los poros.


Aunque se suele recomendar la base en polvo para las pieles grasas y acnéicas, es un error, porque su aplicación requiere cierta destreza y puede acabar resaltando más los granitos. Por no hablar de que su resultado es muy poco natural. Es mejor utilizar un producto ligero y específico para tu tipo de piel. 


Mi consejo es que la base de maquillaje o la crema con color la compres en la farmacia, porque sus formulaciones suelen ser más ligeras y respetuosas con la piel. Pide consejo a tu dermatólogo o farmacéutico para elegir la más adecuada. 


Utiliza primer si quieres un acabado pulido y más liso. Es importante que elijas uno que sea apropiado para pieles con tendencia al acné, porque en caso contrario puede ser peor el remedio que la enfermedad. 


Productos de maquillaje


El corrector es imprescindible para camuflar granitos y cicatrices. Deberías tener uno del color de tu piel, ni más claro ni más oscuro, para que se funda perfectamente con ella. Si tiene otro tono, lo que harás es darle más volumen a la espinilla que quieras tapar. La textura no debe ser muy fluida, porque puede resecar la piel y no será suficientemente cubriente: tampoco debe ser muy densa, porque no podrás difuminarla bien y marcarás más el grano. Y siempre mejor si es de larga duración. 


Si la cicatriz o el grano esta enrojecido, lo ideal es que utilices un corrector de color verde. Si tienen un tono tirando a marrón, puedes emplear uno de color malva.


Evita los coloretes en crema, porque te aportarán más grasa de la necesaria y pueden empeorarte los brotes. Tampoco te recomiendo utilizar las barras de labios para darte rubor en las mejillas por el mismo motivo.


Utiliza brochas y esponjas de calidad para aplicarte el maquillaje. Deben ser suaves y de materiales que no irriten tu piel. Si utilizas esponjas, procura limpiarlas tras cada uso o emplearlas desechables.


La aplicación


Comienza aplicando una crema hidratante. Aunque tengas la piel grasa, eso no significa que tu piel no necesite hidratación. De hecho, si estás utilizando productos antiacné, tu piel puede resecarse bastante. Antes de la crema puedes utilizar el tratamiento para tus granitos que te haya recomendado el dermatólogo o el farmacéutico.


Si tienes cicatrices o te has tocado algún granito, deberías utilizar un buen protector solar o elegir una base que la tenga. La piel en estos casos estará muy sensible y es fácil que la exposición al sol te regale alguna mancha inoportuna.


Lávate siempre las manos antes de aplicarte los productos de maquillaje. Y sécatelas también cuidadosamente.


Ponte el primer para preparar la piel para recibir la base de maquillaje. Este paso es importante si quieres camuflar los granitos y cicatrices después. 


Procura practicar el menos es más. Aunque pueda parecer que para tapar granitos y cicatrices es mejor poner una capa gruesa de maquillaje, lo cierto es que se consigue justo lo contrario. Es mejor poner una capa ligera y repetir si es necesario.


Aplica el maquillaje suavemente. Si masajeas demasiado la piel al aplicarte el maquillaje puedes irritarla y provocarte más granitos.


Aplicándose base de maquillaje con esponja


Utiliza la herramienta que prefieras para aplicarte la base. La brocha deja un acabado más profesional, la esponja te permite ponerte capas más finas (sobre todo si las usas en húmedo) y los dedos te ofrecen más control sobre la aplicación.


Hay quien recomienda utilizar el corrector antes de la base y quien afirma que es mejor después. En mi caso lo hago antes y, sólo si es necesario, reaplico otra capa ligera tras la base. Eso sí, si necesitas un corrector con color (verde, malva...), deberás aplicarlo bajo la base, sí o sí, poniendo otro del color de tu piel sobre ella si lo deseas.


Aplícate el corrector con una brocha específica, así te será más fácil cubrir toda la superficie del grano o la cicatriz. Si lo haces sólo con los dedos, es fácil que no llegues a las zonas más escondidas, con lo que conseguirás que el grano tenga una zona de sombra... y eso significa que parecerá que tiene más volumen.


Utiliza agua termal para fijar la base de maquillaje, además te refrescará.


Evita los iluminadores en las zonas en las que tengas granos, porque lo que conseguirás es darles protagonismo.


Utiliza polvos sueltos transparentes en la zona "T" para matificar la piel. También puedes utilizar cualquiera de las toallitas matificantes de hay en el mercado o pañuelos de papel en caso de emergencia.


Polvos sueltos para finalizar el maquillaje


Centra el protagonismo de tu maquillaje en los ojos o en los labios, para quitar el foco de atención de tus granitos.


Los granitos, las cicatrices y las manchas no nos definen, no nos restan belleza. Hay que tratarlos y procurar que la piel esté sana, por supuesto. Y si nos molestan demasiado podemos camuflarlos. Pero nunca, nunca, deben minar nuestra autoestima.




Post relacionados:  

15 Consejos para Acertar con Tu Base de Maquillaje


La primera vez que apareció el post Trucos para Maquillar una Piel con Acné y No Equivocarse fue en el blog de La Meiga y Su Caldero.


Licencia de Creative Commons
Trucos para maquillar una piel con acné y no equivocarse by La meiga y su caldero - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

08 marzo, 2017

Consejos de Etiqueta para el Uso del Móvil

El smartphone se ha convertido en imprescindible en nuestro día a día, casi un apéndice más de nuestro cuerpo. Lo consultamos constantemente, guardamos nuestros recuerdos, hacemos todo tipo de transacciones... incluso hablamos por teléfono. 

 
Y a pesar ese uso tan frecuente, la etiqueta, la corrección y el respeto por el otro se siguen echando de menos. Quién no ha sufrido la conversación a voz en grito de un desconocido en el autobús. O quién no se ha chocado alguna vez con alguien que se ha parado de golpe en plena calle porque estaba mirando el WhatsApp.

 
Por eso en este post quiero recordar (recordarme) cuáles son las recomendaciones de etiqueta para usar el móvil correctamente.

 
Aquí van...


 Consejos de etiqueta para el uso del móvil

 
En general

 
Atiende las llamadas siempre que te sea posible. Es muy desagradable llamar a alguien y que nunca responda, porque es una muestra de desidia y una falta de respeto. Y, por otra parte, las personas que tienes a tu lado se molestarán si el móvil suena constantemente sin que respondas.

 
Devuelve las llamadas perdidas. Si alguien se ha molestado en llamarte, lo lógico es corresponderle con una respuesta lo más rápida posible. Esto no se aplica si se trata de llamadas para venderte productos no solicitados, conocidos pesados y suegras molestas ;)


Si alguien no te contesta a la primera, no repitas varias veces la llamada. Si no te responden será por algo. Cuando puedan ya te contactarán. No me digas que no conoces a alguna persona así...

 
Elige la música de tu móvil con cuidado, porque dice mucho de ti. La originalidad y las preferencias deportivas o políticas están bien, pero es importante no perder de vista el buen gusto, especialmente cuando te desenvuelves en el ambiente laboral.

 
No toques los móviles ajenos, salvo que te den permiso expreso para hacerlo. La mayoría llevamos en el teléfono todo tipo de información, más o menos sensible, que nadie tiene por qué ver sin autorización.


En público

 
Si estás en compañía, procura no atender llamadas. Si tienes que hacerlo pide permiso e intenta que la conversación sea breve. Quien debe tener toda tu atención es quien tienes delante, no quien está al otro lado del móvil.

 
Evita compartir tu conversación con otras personas. Si hablas muy alto, probablemente las personas que tienes a tu alrededor estarán escuchando lo que dices, sin quererlo. Esto es especialmente molesto en el transporte público, en la sala de espera, en la fila del cine, etc.

 
No pongas el manos libres si hay otras personas cerca, salvo sepas que no molesta a los demás y que se lo avises a la persona que está al otro lado de la línea para proteger su privacidad.


Consultando el movil

 
Procura apagar el móvil en lugares públicos, o al menos quítale el sonido. Las reuniones (de tipo personal o profesional), los espectáculos públicos, los hospitales u otros sitios en los que se requiere silencio, son algunos ejemplos de dónde evitar que suene el móvil.

 
Evita tener conectado el teléfono en las comidas y cenas, salvo que estés esperando una llamada urgente o estés de guardia por motivos profesionales. Si es así, avísalo antes. Y, por supuesto, no envíes o respondas mensajes a través de WhatsApp.

 
Si tienes el móvil sobre la mesa, mejor que esté boca abajo, de tal forma que no se vea la pantalla. Esto es importante porque así los demás no verán quién te envía mensajes o te llama. 

 
Si vas andando por la calle, ten cuidado de no entorpecer el paso o pararte sin previo aviso, porque puedes chocar con alguien.

 
También deberías levantar la vista de la pantalla de vez en cuando si vas caminando, para evitar accidentes. Aunque lo recomendable es no atender al móvil mientras andes por la calle.

 
No saludes a otra persona con el teléfono en la mano, es de mala educación. Ciérralo y guárdalo antes de estrechar la mano.

 
En el momento oportuno

 
Cuando llames pregunta si es un buen momento para hablar. Dar por hecho que la otra persona está disponible es una falta de respeto. Y, por el contrario, si eres tú quien no puedes hablar, avísalo al principio. Así quien te llama sabrá que es mejor dejar la conversación para otro momento.  


Respeta los horarios


Respeta los horarios cuando llames. Como norma general, llamar antes de las 8:00-9:00 h. o después de las 22:00-23:00 h. no es adecuado; antes incluso si la persona tiene niños pequeños en casa. Si tienes confianza y te autorizan para llamar más tarde, adelante, pero si es la primera vez que llamas ten cuidado.

 
Cuestión de imagen

 
Cuidado con las fotos en lugares públicos en las que salgan otras personas. No sólo deberías pedir permiso para tomar la foto, también para publicarla en redes sociales. Esto es importante no sólo porque es una muestra de respeto hacia la privacidad del otro, además es la mejor manera de evitar problemas legales.

 
Procura no abusar de la paciencia de otras personas mostrándoles las fotos y vídeos que llevas en tu móvil. Una cosa es enseñar una foto interesante en el momento oportuno y otra muy distinta enseñar toda la galería que llevas en tu teléfono. Seguro que has sufrido en alguna ocasión las sesiones interminables de diapositivas o fotos de bodas y vacaciones de amigos y familiares... ¿por qué hacer pasar por ese trago a otros?

 
Evita llevar en tu móvil fotos comprometidas, porque no sabes quién puede tener acceso a ellas. Pueden robarte el teléfono, acceder sin tu permiso físicamente o hackeartelo. Descárgalas inmediatamente o, mejor aún, no las hagas.

 
Ojo con los selfies. Tomarse un selfie de vez en cuando no tiene nada de malo, hacerlo constantemente puede poner en peligro tu imagen personal. Ten en cuenta también que, mientras te haces la autofoto, puede haber personas a tu alrededor que se queden desconcertadas con ciertas poses y actitudes. Por no hablar de que sacarse autorretratos sin medida habla de una personalidad extremadamente narcisista.

 
WhatsApp

 
Evita enviar mensajes de voz a través de WhatsApp. Demuestran pereza por parte de quien los envía. La aplicación está pensada para mandar mensajes de texto que se puedan leer rápidamente y sin necesidad de sonido.

 
No envíes un mensaje por cada línea de texto, es mejor escribir párrafos con sentido completo. Piensa que cada vez que envías un mensaje el otro recibirá una notificación... y puede llegar a ser agobiante.


Enviando un WhatsApp

 
Si el mensaje es largo o complejo, es mejor que hagas una llamada telefónica. 

 
No envíes fotos, vídeos y memes constantemente. Muchos de ellos probablemente sean borrados, así que tu esfuerzo a la hora de enviarlos no tendrá sentido. Uno de vez en cuando está bien, varios en una hora no.

 
Si la otra persona no te responde inmediatamente, no pasa absolutamente nada. Puede no haberlo visto, estar ocupada o, sencillamente, no le apetece contestar en ese momento. Y está en todo su derecho.

 
No incorpores a otras personas a grupos de WhatsApp sin permiso, es molesto.

 
No abuses de las abreviaturas y emoticonos cuando escribas. Es importante que se entienda el mensaje.





Post relacionados:

Cómo Ejercer de Anfitriona: Presentaciones
Cómo Comportarse en un Restaurante (I)
Cómo Comportarse en un Restaurante (II)  
Uso Correcto del Baño en el Trabajo 


La primera vez que apareció el post Consejos de Etiqueta para el Uso del Móvil fue en el blog de La Meiga y Su Caldero.


Licencia de Creative Commons
Consejos de etiqueta para el uso del móvil by La meiga y su caldero - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

01 marzo, 2017

Trucos que Funcionan para Limpiar la Plancha... y los que No

Si tienes plancha para la ropa (y la usas, of course), lo más probable es que se te haya manchado en más de una ocasión. Las telas sintéticas y otros sospechosos habituales se quedan pegados a la superficie de la suela con el calor y se van quemando poco a poco. Así se queda una especie de costra tostada que no sólo afea el aparato, sino que huele mal cada vez que se calienta y, lo que es peor, acaba manchando otras prendas limpias cuando se planchan.


Como a mí también me ha pasado, he puesto en práctica varios de los trucos más conocidos para limpiar la plancha... y que no me han funcionado o sencillamente no me gustan. Y otros que sí lo han hecho. Por eso quiero compartir todos ellos contigo. Aquí van...


Trucos que funcionan para limpiar la plancha... y los que no


Los que no me han funcionado (o no me gustan)


Sal + papel de periódico


Este truco consiste en utilizar sal gruesa sobre papel de periódico o sobre un paño, pasando la plancha caliente por encima para arrastrar las manchas.


Lamentablemente no sólo no me ha funcionado, sino que me ha rayado la superficie de la plancha. No sé si en las que no tienen recubrimiento será útil, pero en mi caso no.


Vinagre


Se recomienda utilizarlo tibio y frotarlo sobre la plancha con un paño. También aconsejan hacer una pasta con él y con un poco de bicarbonato de sodio o sal, aplicándola con una esponja suave y dejándola actuar durante 15 minutos. En ambos casos hay que aclarar.


Supongo que para manchas leves sí será efectivo, pero usado en una plancha con restos pegado de textiles sintéticos no lo hace. Y por mucho que se eliminen los restos, el olor que queda al calentarse la plancha es bastante desagradable... y dura varios días.


Pasta de dientes


Se debe aplicar en frío sobre la suela con un paño y luego planchar durante varios minutos (al menos 5) sobre un paño con la opción de vapor, para que se limpie la suela y los orificios de salida.


En mi caso la pasta de dientes no ha funcionado para nada, creo que la dejaré sólo para higiene dental.


Agua oxigenada


Se aplica con la plancha tibia y ayudándote de un algodón.


Resultado: como el de la cerveza sin alcohol, 0,0%.


Cera


Consiste en calentar la plancha y pasar una vela por la zona quemada, dejando templar la plancha y limpiando los restos con un paño. Supuestamente la cera envuelve la mancha, la cual se retira con el paño.


El problema es que si la quemadura es importante, la cera no es capaz de arrastrarla. Y si es pequeña... ¿no será más fácil utilizar otro método más sencillo? Además, retirar la cera no es tarea fácil, porque siempre acaban quedando restos (sobre todo en los orificios, incluso aunque se usen bastoncillos de algodón)  y es muy fácil manchar las prendas que se planchen después.


Detergente


Recomiendan tanto el detergente para la ropa como para las vajillas, diluido en agua y aplicado con un paño húmedo, retirando los restos con otro paño limpio.


Es un buen truco para limpiar la suela ligeramente manchada y para mantenerla en buenas condiciones, pero no para quitar tejidos sintéticos pegados.


Pulidor de metales


Ni me lo he planteado, porque en suelas con recubrimiento es la forma más fácil de dejarlas listas para llevarlas a reciclar al punto limpio.


Seguro que en las planchas sin recubrimiento en la suela es de lo más efectivo, puesto que es artillería pesada para eliminar manchas.


Plancha impecable


Los que sí funcionan


Aspirina


Sólo tienes que tomar una aspirina y machacarla sobre un paño o un papel grueso, luego sólo tienes que pasar la plancha ligeramente caliente sobre ella. Y en caso de que la mancha sea resistente, puedes utilizar la pastilla frotándola directamente sobre la mancha, teniendo (muchísimo) cuidado de no quemarte.


Luego debes retirar cuidadosamente todos los restos de la pasta de la aspirina con un paño húmedo, incluso los orificios del vapor.


Este truco funciona con las manchas leves, no con las que ocupan mucha superficie o que están muy adheridas.


Te aconsejo que hagas esto en una habitación ventilada, porque el olor no es muy agradable y no tengo claro que los vapores del medicamento generados por el calor sean saludables.


Goma de borrar 🔆


Este es mi truco estrella, porque es el que realmente me funciona. La goma debe ser para bolígrafo y de color claro, para no dejar manchas.


Te recomiendo que lo hagas con la plancha tibia (nunca caliente). Sólo tendrás que frotar la goma sobre la mancha con un poco de paciencia... y listo.


Tiene la enorme ventaja de que no raya la superficie, tenga el recubrimiento que tenga. Y seguro que tienes una en casa.


Eso sí, es imprescindible que limpies muy bien las virutas de goma, porque si no el calor cuando enciendas la plancha quemará los restos y conseguirás que termine peor de lo que estaba cuando la limpiaste. Además, la goma quemada huele fatal.


¿Has probado tú alguno de estos trucos? ¿Cómo te fue? ¿Tienes alguno que quieras compartir con nosotros? Cuenta, cuenta...




Post relacionados:

Trucos de Planchado (Muy) Fácil
Cómo Limpiar el Horno Bien y Sin Tóxicos 
Trucos para Eliminar el Hielo de Tu Congelador


La primera vez que apareció el post Trucos que Funcionan para Limpiar la Plancha... y los que No fue en el blog de La Meiga y Su Caldero. 


Licencia de Creative Commons
Trucos que funcionan para limpiar la plancha... y los que no by La meiga y su caldero - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

Síguenos por correo electrónico