15 marzo, 2017

Trucos para Maquillar una Piel con Acné y No Equivocarse

Si tienes la piel con acné o alguna vez has sufrido algún brote de granitos impertinentes, sabrás lo difícil que es maquillarse. O al menos lo difícil que es hacerlo bien, disimulando comedones y cicatrices.


Para que puedas maquillarte perfectamente si tienes acné, a continuación te doy algunos trucos sencillos... y que funcionan.


Trucos para maquillar una piel con acné y no equivocarse


Antes de nada


Si tienes la piel con acné o con tendencia a tener granitos y comedones, mi primer consejo es que visites a tu dermatólogo. En algunos casos te prescribirá algún tratamiento y en otras simplemente te dará unas pautas de higiene y mantenimiento.


La higiene


Limpia tu rostro a diario de forma escrupulosa, mañana y noche, incluso aunque no te maquilles. Hazlo con productos adecuados para tu tipo de piel. Esto es primordial para evitar que aparezcan nuevos granitos o que empeoren los que ya tienes y para que el maquillaje quede perfecto después.


Mantén una higiene minuciosa en todos tus útiles de maquillaje, desde las brochas a las esponjas, pasando por los propios envases de los cosméticos.


Útiles de maquillaje


No compartas tus productos de maquillaje con nadie, incluso aunque sea de confianza. 


Los productos


Elige productos de maquillaje apropiados para pieles con tendencia al acné. Estos deben ser no comedogénicos y libres de aceites, así no engrasarán en exceso la piel y no taponarán los poros.


Aunque se suele recomendar la base en polvo para las pieles grasas y acnéicas, es un error, porque su aplicación requiere cierta destreza y puede acabar resaltando más los granitos. Por no hablar de que su resultado es muy poco natural. Es mejor utilizar un producto ligero y específico para tu tipo de piel. 


Mi consejo es que la base de maquillaje o la crema con color la compres en la farmacia, porque sus formulaciones suelen ser más ligeras y respetuosas con la piel. Pide consejo a tu dermatólogo o farmacéutico para elegir la más adecuada. 


Utiliza primer si quieres un acabado pulido y más liso. Es importante que elijas uno que sea apropiado para pieles con tendencia al acné, porque en caso contrario puede ser peor el remedio que la enfermedad. 


Productos de maquillaje


El corrector es imprescindible para camuflar granitos y cicatrices. Deberías tener uno del color de tu piel, ni más claro ni más oscuro, para que se funda perfectamente con ella. Si tiene otro tono, lo que harás es darle más volumen a la espinilla que quieras tapar. La textura no debe ser muy fluida, porque puede resecar la piel y no será suficientemente cubriente: tampoco debe ser muy densa, porque no podrás difuminarla bien y marcarás más el grano. Y siempre mejor si es de larga duración. 


Si la cicatriz o el grano esta enrojecido, lo ideal es que utilices un corrector de color verde. Si tienen un tono tirando a marrón, puedes emplear uno de color malva.


Evita los coloretes en crema, porque te aportarán más grasa de la necesaria y pueden empeorarte los brotes. Tampoco te recomiendo utilizar las barras de labios para darte rubor en las mejillas por el mismo motivo.


Utiliza brochas y esponjas de calidad para aplicarte el maquillaje. Deben ser suaves y de materiales que no irriten tu piel. Si utilizas esponjas, procura limpiarlas tras cada uso o emplearlas desechables.


La aplicación


Comienza aplicando una crema hidratante. Aunque tengas la piel grasa, eso no significa que tu piel no necesite hidratación. De hecho, si estás utilizando productos antiacné, tu piel puede resecarse bastante. Antes de la crema puedes utilizar el tratamiento para tus granitos que te haya recomendado el dermatólogo o el farmacéutico.


Si tienes cicatrices o te has tocado algún granito, deberías utilizar un buen protector solar o elegir una base que la tenga. La piel en estos casos estará muy sensible y es fácil que la exposición al sol te regale alguna mancha inoportuna.


Lávate siempre las manos antes de aplicarte los productos de maquillaje. Y sécatelas también cuidadosamente.


Ponte el primer para preparar la piel para recibir la base de maquillaje. Este paso es importante si quieres camuflar los granitos y cicatrices después. 


Procura practicar el menos es más. Aunque pueda parecer que para tapar granitos y cicatrices es mejor poner una capa gruesa de maquillaje, lo cierto es que se consigue justo lo contrario. Es mejor poner una capa ligera y repetir si es necesario.


Aplica el maquillaje suavemente. Si masajeas demasiado la piel al aplicarte el maquillaje puedes irritarla y provocarte más granitos.


Aplicándose base de maquillaje con esponja


Utiliza la herramienta que prefieras para aplicarte la base. La brocha deja un acabado más profesional, la esponja te permite ponerte capas más finas (sobre todo si las usas en húmedo) y los dedos te ofrecen más control sobre la aplicación.


Hay quien recomienda utilizar el corrector antes de la base y quien afirma que es mejor después. En mi caso lo hago antes y, sólo si es necesario, reaplico otra capa ligera tras la base. Eso sí, si necesitas un corrector con color (verde, malva...), deberás aplicarlo bajo la base, sí o sí, poniendo otro del color de tu piel sobre ella si lo deseas.


Aplícate el corrector con una brocha específica, así te será más fácil cubrir toda la superficie del grano o la cicatriz. Si lo haces sólo con los dedos, es fácil que no llegues a las zonas más escondidas, con lo que conseguirás que el grano tenga una zona de sombra... y eso significa que parecerá que tiene más volumen.


Utiliza agua termal para fijar la base de maquillaje, además te refrescará.


Evita los iluminadores en las zonas en las que tengas granos, porque lo que conseguirás es darles protagonismo.


Utiliza polvos sueltos transparentes en la zona "T" para matificar la piel. También puedes utilizar cualquiera de las toallitas matificantes de hay en el mercado o pañuelos de papel en caso de emergencia.


Polvos sueltos para finalizar el maquillaje


Centra el protagonismo de tu maquillaje en los ojos o en los labios, para quitar el foco de atención de tus granitos.


Los granitos, las cicatrices y las manchas no nos definen, no nos restan belleza. Hay que tratarlos y procurar que la piel esté sana, por supuesto. Y si nos molestan demasiado podemos camuflarlos. Pero nunca, nunca, deben minar nuestra autoestima.




Post relacionados:  

15 Consejos para Acertar con Tu Base de Maquillaje


La primera vez que apareció el post Trucos para Maquillar una Piel con Acné y No Equivocarse fue en el blog de La Meiga y Su Caldero.


Licencia de Creative Commons
Trucos para maquillar una piel con acné y no equivocarse by La meiga y su caldero - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estamos encantados de que nos dejes tus aportaciones, porque tu opinión es importante para nosotros. Sólo te pedimos que, por favor, no publiques links ni contenidos publicitarios de ningún tipo, porque estos no serán publicados. Si deseas anunciarte, contacta con nosotros previamente. Gracias.

Síguenos por correo electrónico