27 enero, 2016

Trucos para Maquillarte Si Estás Resfriada

Toses, estornudos, congestión nasal, lagrimeo y ojos hinchados. Estos son algunos de los síntomas habituales cuando estamos resfriadas, con gripe o con alergia. Seguro que alguna vez los has sufrido... y sabes lo mal que maridan con el maquillaje. 


Los pellejitos de la nariz se mezclan con la base de maquillaje hasta hacer una especie de estalactitas que serían la envidia de cualquier caverna visitable. El rímel acaba derritiéndose por el lagrimeo constante. La base de maquillaje que acaba desapareciendo de la zona de la nariz al sonarte constantemente, mientras que el resto sigue intacto... ¿te suena?


Aunque lo ideal sería que si estás enferma no te maquillases y te limitases sólo a la higiene y e hidratación de tu rostro, hay ocasiones en las que tenemos compromisos ineludibles a los que no queremos acudir con la cara lavada.


Si es tu caso, a continuación encontrarás algunos tips que te ayudarán a maquillarte con acierto si estás resfriada.


Vamos con ellos...


Trucos para maquillarte si estás resfriada


Lo básico


  • Limpia la piel como de costumbre. Que tengas alguna zona inflamada, irritada o seca, no significa que no debas continuar con tus rutinas de limpieza diaria. Lo único que debes cuidar es que los productos que utilices para tu higiene facial sean suaves y respetuosos con tu piel. Puedes utilizar la espuma limpiadora de Uva & Salvia de Caudalie o la espuma micelar limpiadora con pétalos de rosa de Nuxe, por ejemplo. De hecho, deberías ser más exhaustiva con la limpieza, porque utilizarás constantemente pañuelos de papel llenos de gérmenes, te pondrás la mano en la boca para toser o estornudar y luego te la llevarás a la cara sin querer...


    Higiene facial
  • Exfolia, aunque parezca lo menos apropiado cuando tienes la nariz y la zona de la boca roja como un tomate. Así evitarás el color cetrino que suele acompañarnos cuando estamos enfermitas y retirarás los pellejitos que puedan salirte. Porque esas pieles muertas pueden arruinar hasta el maquillaje más cuidadoso, y lo sabes. Eso sí, debes tener cuidado con el tipo de exfoliación que utilices, que debería ser siempre muy suave. 


  • Para la zona de la nariz, si la tienes en muy malas condiciones, puedes usar un truco que a mi me funciona. Toma un poco de manteca de karité y aplícala en la zona de la nariz que tengas dañada y déjala actuar. Luego toma un pañuelo de papel muy suave y frótalo con suma delicadeza por esa zona, intentando levantar poco a poco los pellejitos haciendo pequeños círculos con el tisú. Una vez terminada la operación, aplícate de nuevo manteca de karité y déjala actuar un rato a modo de mascarilla nutritiva y reparadora. Luego sólo tendrás que retirar el exceso con otro pañuelo limpio y listo. Es una forma de exfoliar y nutrir a la vez, pero sólo deberías hacerlo cuando sea estrictamente necesario, si lo haces con mucha frecuencia puedes dejar tu linda naricita en carne viva. 


  • Hidrata y nutre tu piel. Siempre es necesario, pero más aún si estás resfriada o con gripe, porque suele estar más seca por la deshidratación y la fiebre. Si ves que necesitas un extra de hidratación o nutrición, no dudes en utilizar productos más contundentes. 


  • No te olvides de un contorno de ojos que te ayude a mitigar la hinchazón, las bolsas y las ojeras que suelen ser unos de los sospechosos habituales en estos casos. Si tienes los ojos muy hinchados y no tienes a mano ningún producto adecuado, siempre puedes recurrir a las socorridas bolsitas de té negro (tibias y escurridas, claro) o las consabidas rodajas de pepino sobre los párpados durante unos minutos.


  • Utiliza productos reparadores. Son imprescindibles para recuperar la piel de la nariz y la zona alrededor de la boca, incluidos los labios, que suelen estar muy castigadas cuando se está enferma. El aceite de rosa mosqueta, la manteca de karité o un gel de áloe vera pueden ser opciones excelentes. También puedes pedirle a tu farmacéutico una pomada específica para esa zona.


Los correctores


  • Si no tienes pellejitos en la nariz, te recomiendo que utilices un corrector de color verde, así paliarás las rojeces. Utilízalo también en el resto de las zonas que tengas enrojecidas. Y no te olvides de dar luego una capa ligera de un corrector del color de tu piel antes de aplicar la base. Si ya tienes la nariz pelada y no puedes hacer nada al respecto, te aconsejo que no utilices correctores y que evites las bases de maquillaje, porque el resultado será desastroso.


  • Emplea, sí o sí, un corrector para las ojeras. Según el color de tu ojera, deberás utilizar un tono u otro. En cualquier caso, siempre te servirá uno que tenga el mismo tono de tu piel o uno menos como mucho. 


El maquillaje


    Productos de maquillaje
  • Utiliza un maquillaje muy ligero. Cuanto más cubriente sea la base de maquillaje que uses, más acentuarás los estragos del resfriado, como ocurre con cualquier defecto de la piel. Puedes optar por bases ligeras como el Miracle Cushion de Lancôme.  O, mejor aún, por una BB o CC Cream que dan buen color a tu rostro. Si vas a utilizar base, te recomiendo que utilices una prebase con cualidades fijadoras e iluminadoras. Un truco: pon crema o base sólo en la zona de la nariz, la zona de debajo de los ojos y la parte superior de la frente y difumina desde allí hasta el exterior. Así recargarás menos el maquillaje y se notará menos si comienzas a llevártelo con el pañuelo de papel al sonarte. 


  • Si tienes la nariz pelada y no consigues eliminar los pellejitos, pero necesitas utilizar base de maquillaje, hay un truco que te puede servir. Aplícate la base en una capa ligera por todo el rostro y ponerte un poco de manteca de karité o crema nutritiva en la zona dañada de la nariz para mezclarla con el maquillaje y nutrirla el mismo tiempo. Hazlo con un masaje localizado y suave. Los pellejitos se difuminarán bastante y tú seguirás maquillada. Eso sí, para utilizar este truco, tu base de maquillaje tendrá que ser lo más parecida al color de tu piel


  • No te olvides del iluminador, para aportar alegría y jugosidad a tu rostro. Dale también un toque en iluminador encima del arco de cupido en los labios, para mitigar la rojez que suele aparecer en esa zona por la propia congestión nasal.


    Chica resfriada
  • Mi consejo es que evites los polvos, tanto sueltos como compactos, porque aumentarán la sequedad y marcarán los pellejitos y otros defectos como un letrero de neón. 


  • Lo que sí puedes es utilizar unos brochazos estratégicos de polvos de sol, para darte aspecto de buena cara, si te gusta este tipo de productos.


  • Algo que sí deberías introducir en tu rutina de maquillaje gripal es un toque de blush en color rosa o melocotón, porque te aportará un toque saludable y jugoso, justo lo que necesitas en momentos así. 


  • En cuanto a los ojos, no los maquilles demasiado, porque acabarás destacando aún más la hinchazón y en enrojecimiento. Te recomiendo una prebase, para alisar e iluminar el párpado. A mí me encanta de Pearly eye base de Kiko, que tiene un ligerísimo toque nacarado y que también se puede utilizar sin sombras. En cuanto a las sombras, mejor que sean colores naturales, claros y mates. 


  • Si tienes los ojos muy enrojecidos, puedes aplicarte un lápiz blanco o nude en la línea del párpado inferior o waterline. Con este gesto lograrás que el ojo se vea más blanco y más abierto.


  • Si te gusta aplicarte máscara de pestañas, lo ideal sería que en estos momentos utilizases una waterproof, para evitar desastres si te lloran los ojos. Y no demasiadas capas, para  no cargar demasiado el ojo, porque se notará más la irritación. 


  • Trucos para maquillarte si estás resfriadaPara rematar tu maquillaje, puedes utilizar un bálsamo labial con color o una barra de labios muy cremosa, para contrarrestar la sequedad que suele producirse en la zona, debido a la deshidratación general y a tener que respirar por la boca por la congestión nasal. 


Más consejos 


  • En cualquier caso, un corrector que puedas utilizar sin base de maquillaje, un toque de colorete, un poco de máscara de pestañas y un labial natural, son más que suficientes para conseguir una buena cara si tienes una reunión de trabajo o un compromiso social a los que no quieres ir con la cara lavada. 


    Brocha de maquillaje
  • Si te notas congestionada, puedes llevar un envase mini de agua termal en el bolso y vaporizarte suavemente el rostro cuando lo necesites. Luego sécate suavemente con un pañuelo de papel y listo.  



  • Si la higiene de tus útiles de maquillaje debe ser escrupulosa siempre, si estás enferma lo debe ser más aún. Limpia tus brochas, esponjitas, pinceles y neceseres, para evitar que se acumulen los gérmenes. Y, por supuesto, no prestes ningún producto ni herramienta a otra persona, así evitarás contagios.


  • Y no te olvides de beber líquidos para mantener tu hidratación y no echar a perder todo el trabajo anterior. 


Y ahora ya estás lista para salir a la calle...





Post relacionados

Prebases de Maquillaje para Rostro y Ojos: un Acierto
Cómo Aplicar Adecuadamente el Corrector de Ojeras (I)
Cómo Aplicar Adecuadamente el Corrector de Ojeras (II)  
Trucos para Aplicar el Iluminador (I)
Trucos para Aplicar el Iluminador (II)



La primera vez que apareció este artículo fue en el blog de La Meiga y Su Caldero



  Licencia de Creative Commons
Trucos para maquillarte si estás resfriada by La meiga y su caldero - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

20 enero, 2016

26 Trucos Eficaces para Ahorrar Tiempo por la Mañana

¿Por las mañanas te levantas siempre con prisas y con la sensación de que no controlas tu propia vida? ¿Al sonar el despertador te parece que has entrado en una especie de universo paralelo donde los minutos corren a una velocidad mayor que en éste? Tranquila, es lo habitual.

 
Pero que sea lo normal, no significa que sea bueno. La falta de tiempo por las mañana conlleva un estrés (y un mal humor) que ya nos acompaña ya todo el día. Y con la vida tan intensa que solemos llevar, lo que menos nos conviene es llegar al trabajo o al colegio estresado ya desde casa. 

 
26 trucos eficaces para ahorrar tiempo por la mañana


Para ahorrar tiempo por las mañanas y ganar en tranquilidad durante el resto del día, aquí tienes unos trucos que espero que te sean útiles:

 

1.- Levántate con margen. Despertarte con la hora pegada te hará perder más tiempo. Tener la conciencia de que te faltan los minutos, hará que te agobies y tengas que enmendar los típicos errores que conllevan las prisas: que se te caiga la taza del café al suelo y tengas que recoger el desastre; que te manches el párpado con el rímel, porque vas tan acelerada que es fácil que te quiten puntos del carnet de maquilladora amateur por exceso de velocidad; que tengas que subir a casa desde el garaje, porque se te han olvidado el móvil o las gafas... Y esos errores suponen un tiempo precioso. Ya lo dice el refrán: "vísteme despacio, que tengo prisa".

 
2.- Establece rutinas. Aunque ya sabemos que la rutina no es buena... por las mañanas sí que lo es. Y mucho. Si has aprendido a escribir a máquina con método, te acordarás de cuánto tiempo te llevaba escribir cada palabra en el teclado en las primeras lecciones. Era todo un mundo. ¿Y cuántas pulsaciones por minuto das ahora? Ese aprendizaje, esa rutina, te hace ser mucho más rápido en las tareas, también por las mañanas. 


3.- Analiza el orden en que debes hacer cada tarea por las mañanas para ser más eficiente. Eso dependerá de lo que debas hacer antes de salir, del número de personas que seáis en casa, etc.

 
4.- Si sois varios de familia, es necesario asignar a cada uno las obligaciones que deben cumplir antes de salir de casa. Si te cargas tú con todo, la única que acabarás llegando tarde y estresada al trabajo serás tú. Por eso es importante la educación de todos los miembros de la familia y la planificación de las tareas. Y esto también vale para compañeros de piso y demás fauna


5.- Permite que el orden impere en tu casa. Si todo está donde se supone que debe estar; si no almacenas objetos que no utilizas, pero que ocupan espacio y te impiden encontrar lo que sí necesitas; si no hay cosas por medio que obstaculizan el paso... si eso ocurre, ahorrarás mucho tiempo. Y ese orden debe aplicarse desde la nevera hasta el neceser de maquillaje. 


Planificando el día siguiente6.- Tómate tu tiempo el día anterior para planificar el siguiente. Este paso es fundamental para que no sólo ahorres tiempo por la mañana, también para que tu día sea más productivo.


7.- Por cierto, a la hora de planificar, sé realista. En general, solemos pensar que podremos hacer mil y una cosas antes de salir de casa, pero eso es imposible. Decide qué es lo más importante y dedícate sólo a eso. Si te sobra tiempo, ya podrás hacer alguna otra tarea más. Yo misma estoy en proceso de interiorizar esto... ;)

 
8.- Ten una serie de outfits con los que te sientas cómoda. De esos con los que sabes que estás guapa y que te sientan bien. De los que evitan tener que probarse el armario entero cuando quedan 5 minutos para que pase tu autobús por la parada. Ten varios, para que puedas cubrir distintas situaciones: una reunión importante, una comida de trabajo, un cóctel después de la jornada laboral, un día casual... Incluso ten preparado algún conjunto de esos que te ayudan a esconder una tripita inflamada por asuntos hormonales o unas piernas hinchadas por el calor. Te aconsejo que estos outfits incluyan también los zapatos y los complementos. 

 
Guardarropa9.- Y, hablando de ropa, tenla en perfecto estado, para no tener que coser un botón o planchar una prenda por la mañana, cuando vas justa (justísima) de tiempo.

 
10.- Consulta la previsión meteorológica para saber qué tipo de ropa necesitarás al día siguiente. Parece una tontería, pero ayuda bastante a la hora de enfrentarse al armario al día siguiente.


11.- Lo ideal sería que eligieses un conjunto por la noche, sabiendo el tiempo y la agenda que tendrás al día siguiente. Y que lo dejases ya fuera del armario, junto con zapatos y complementos. Si eres de las que prefiere ser más creativa, el truco de los outfits que te he dado antes, te evitará problemas a la hora de elegir en el momento.  

 
12.- Hay quien aconseja ducharse por la noche, para arañar unos minutos, aunque no creo que el ahorro de tiempo sea notable. De hecho, creo que la ducha despeja bastante y aporta un plus de energía para comenzar el día. Y eso por no hablar de que es fácil sudar por la noche, especialmente en verano o si hace mucho calor en el dormitorio


13.- Deja la hidratación corporal para por la noche. Eso te ahorrará tiempo por la mañana y, además, podrás dedicarle más tiempo, puesto que no tendrás que vestirte inmediatamente después de aplicarte la crema. Para que la ducha matinal no te deje la piel seca, siempre puedes añadir un poco de aceite (coco, aguacate, jojoba...) a tu gel de ducha. O utilizar una de esas hidratantes que se utilizan bajo la ducha.  

 
Ducha14.- Y, hablando de ducha, hay quien aprovecha para lavarse los dientes en ese momento. Personalmente, no me parece buena opción, puesto que lavarse los dientes requiere método y tiempo, ya sea dentro o fuera de la ducha. Por cierto, te recuerdo que no te debes lavar los dientes inmediatamente después de haber tomado comidas o bebidas con azúcares y ácidos, porque el esmalte se puede dañar. Es mejor dejar pasar al menos media hora antes del cepillado. Si no has tomado azúcares o ácidos (bollería, zumos...), sí debes hacerlo inmediatamente después de comer.  

 
15.- Lo que sí puedes hacer dentro de la ducha es limpiarte el rostro. Utiliza algún jabón suave o un agua micelar en espuma con aclarado. Así aprovecharás tiempo... y agua.

 
16.- Lo que sí deberías evitar es lavarte el cabello por las mañanas, si vas justa de tiempo. Y, por supuesto, es importante no acostarse con el pelo húmedo, porque puede acabar dañándolo, además de ser bastante incómodo. Lo ideal sería lavarse el cabello por la noche, secarlo y moldearlo, dejándolo ya preparado para un último toque a primera hora. 

 
17.- Si necesitas lavarte el pelo, porque lo tienes muy sucio y necesitas estar presentable esa mañan, siempre puedes utilizar el truco de sólo hacerlo con el flequillo y el resto recogerlo en una coleta, una trenza o un moño. También puedes utilizar un champú en seco, aunque no soy muy fan de este tipo de productos. 

 
18.- Si te gustan las ondas, puedes utilizar dos trucos. Hacerte unas trenzas, vaporizarlas con fijador y dormir con ellas, así cuando te levantes tendrás unas bonitas ondas (también funcionan unos moños, si tienes el cabello largo). O hacerte una coleta alta y pasarte la plancha sólo por medios y/o puntas, para hacerte unas ondas. No llevan apenas tiempo y el resultado es perfecto

 
Espejo y neceser19.- Aprovecha las cremas de noche, aceites faciales y las mascarillas para tratar, nutrir e hidratar tu piel antes de acostarte. Así por la mañana sólo tendrás que aplicarte una hidratante con protector solar, y listo. También puedes utilizar una BB o CC Cream y así tendrás la base de maquillaje ya resuelta.


20.- Ten preparada una rutina de maquillaje, que te permita ahorrar tiempo por la mañana.  Procura que sea sencilla de aplicar y con al que te sientas guapa y segura. Una crema con color, un corrector de ojeras, un poco de rímel, un toque de blush y una barra de labios son más que suficientes para estar perfecta. Y en casos extremos, un toque de máscara de pestañas o una barra de labios son más que suficientes para mejorar nuestro aspecto.


21.- Ten los productos de esa rutina de belleza en un neceser de diario, para no tener que buscar y rebuscar. Y ese neceser, además, te lo podrás llevar al trabajo para poder retocarte durante el día. 


Desayuno22.- Deja preparada la bandeja del desayuno, a falta de los productos que necesiten frio. Deja tazas, vasos, cubiertos, servilletas, cereales, cacao, frutas y todo lo que vayas a necesitar ya colocado. Así te ahorraras unos minutos. 


23.- Si te llevas la comida al trabajo, déjala preparada y envasada la noche anterior. Incluidos los cubiertos, bebidas y todo necesario para comer al día siguiente


Móvil y agenda24.- Deja listo y en un lugar visible todo lo que vayas a necesitar llevarte al día siguiente: bolso, llaves, portátil, móvil, gafas de sol, documentos, bolsa de deporte (si vas al gym), mochilas de los niños, etc. Es importante que todo esté a mano, en la entrada, por ejemplo. 

 
25.- Evita mirar el correo electrónico, las redes sociales, la TV o llamar por teléfono, salvo que sea estrictamente necesario. Déjalo para más tarde, porque seguro que vas a dedicarle más tiempo del que tienes.


26.- Pon una alarma para despertarte... y otra para la hora a la que debas salir de casa. Así tendrás una referencia y evitarás llegar tarde.


Ya sabes, todo es cuestión de tiempo... y organización.






Post relacionados:

Tu Maquillaje También Tiene Fondo de Armario
Cómo Aprovechar Mejor Tu Tiempo


La primera vez que apareció este artículo fue en el blog de La Meiga y Su Caldero.


Licencia de Creative Commons
26 trucos eficaces para ahorrar tiempo por las mañanas by La meiga y su caldero - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

13 enero, 2016

25 Consejos para Depurar Tu Organismo Después de las Fiestas

Ya han pasado las fiestas y ahora es cuando comenzamos a notar de forma contundente los excesos cometidos. Parece que no se puede celebrar si no es comiendo y bebiendo a diestro y siniestro, especialmente cosas (muy) poco saludables... y eso pasa factura.

 
Para eliminar ese malestar que producen esos excesos, es necesario depurar el organismo y así recuperar esa energía y bienestar que necesitamos para hacer frente a este nuevo año. Y la línea que se haya vuelto curva en estos días ;)

 
Por eso quiero darte algunos consejos para conseguirlo. Aunque no soy médico ni nutricionista, si que escucho con atención las recomendaciones de los especialistas y las pongo en práctica y, como me funcionan, las comparto contigo.

 
Aquí están...

 
25 consejos para depurar tu organismo después de las fiestas


1.- No pases hambre. Desintoxicar tu organismos de los excesos navideños no significa pasar necesidad, sino comer con cabeza.

 
2.- Haz todas las comidas, sin saltarte ninguna. Si no haces alguna comida, lo más seguro es que llegues a la siguiente con ansiedad, por lo que comerás más y caerás en la tentación de tomar alimentos poco saludables. 


3.- Procura que el desayuno sea completo, pero sin: sin bollería industrial, sin grasas saturadas y sin azúcares y harinas refinados. No sólo te dará energía para la (dura) vuelta a la rutina, además evitarás llegar a la comida con hambre de lobo.

 
Báscula
Preocúpate tanto o más de tu salud como de tu peso
4.- Cena ligero. Aunque eso deberías hacerlo todos los días, claro. Pero no está de más tomárselo más en serio durante unos días, hasta eliminar todo lo que hemos acumulado en el maratón de las fiestas. 


5.- No piques entre horas. Si haces todas las comidas, no tendrías que tener hambre fuera de ellas. En caso de que no puedas renunciar a picar algo, opta por snacks saludables: un yogur desnatado, una pieza de fruta, una zanahoria...

 
6.- Apuesta por la cocina al vapor, a la plancha o al horno. Es la forma más saludable de cocinar y, por otra parte, la que te hará apreciar mejor el sabor de los alimentos. 


7.- Opta por las proteínas más saludables: pescados, pavo, pollo, conejo, la parte más magra del cerdo... No te olvides de eliminar la piel (pollo) y las zonas más grasas de la carne. Y tampoco te olvides de las proteínas vegetales.


8.- Cambia los cereales y harinas refinados por los integrales. Tienen practicamente las mismas calorías, pero los integrales tienen mucha más fibra y nutrientes. Y tienes una gran variedad donde elegir: espelta, quinoa, trigo sarraceno, maíz, amaranto... 


9.- Y no te olvides de las legumbres, aunque no te lo parezca son de lo más saludable y te ayudarán a depurar tu organismo. Eso sí, cocinadas de forma ligera, olvídate del chorizo, la morcilla, el tocinito... 


10.- Modera el consumo de sal y apuesta por las hierbas aromáticas y el limón para darles chispa a tus comidas. 


Verduras11.- Haz de frutas y verduras tus mejores aliadas. Sobre todo las más depurativas: piña, uvas, espárragos, apio, alcachofas... pero sin renunciar a las demas, claro.  


12.- Toma gelatina hecha con zumo frutas naturales, porque hidrata y es un postre con pocas calorías. Eso sí, no le añadas azúcar y evita las gelatinas de origen animal. Sí, sí, animal, como lo has leído, lee cuidadosamente las etiquetas antes de comprar la gelatina.  


13.- Cuando vayas a hacer la compra, llévate un lista en la que lleves apuntados sólo alimentos saludables, prescindiendo de los fritos, los snacks, las comidas preparadas, los dulces industriales y todo tipo de tentaciones que no te convienen en absoluto. 


14.- Y saca fuera de tu alcance todos los restos de comida y dulces navideños que hayan quedado por casa (o por la oficina). No digo que los tires a la basura, pero sí que se los regales a otros a los que no les importe tanto su salud o que los lleves a un lugar donde no puedas acceder a ellos.


15.- Bebe agua suficiente. No te voy a decir una cantidad exacta, porque cada persona necesita una. Según el tipo de actividad que tengas, la época del año, la edad, el peso o el estado físico necesitarás más o menos hidratación.


16.- Utiliza el truco más conocido (y más barato) para depurarte: bebe agua tibia con el zumo de medio limón en ayunas.  


17.- Apúntate a las infusiones y los zumos détox y di adiós a los refrescos azucarados, a los zumos envasados, y a todos los sospechosos habituales líquidos que no te convienen nunca, mucho menos aún cuando estás intentando depurar tu organismo.  

 
Infusión18.- Haz de los caldos de verduras tus mejores aliados, tienen pocas calorías, pero hidratan y depuran de lo lindo. 

 
19.- Restringe el consumo de alcohol, que el cuerpo ya ha tenido una buena dosis durante las fiestas.

 
20.- También puedes consultar en tu farmacia o herbolario de confianza para que te aconsejen acerca de algunos jarabes, extractos o infusiones depurativas para apoyar estas medidas.

 
21.- Duerme las horas que necesita tu cuerpo. Aunque se suelen recomendar 8 horas diarias, hay personas que necesitan más y otras que no necesitan tanto. Y ya sabes que dormir descansa el cuerpo y la mente... y adelgaza. 

 
22.- Muévete. Todo lo que puedas. Anda, corre, apúntate al gym, haz natación, baila, lo que sea, pero muévete. La actividad física no sólo te ayudará a recuperar la línea, también te ayudará a eliminar toxinas... y el buen humor.

 
Sauna23.- Y hablando de toxinas, si puedes acceder a una sauna con frecuencia, utilízala para eliminarlas. 


24.- Tampoco te puedes olvidar de tu piel. Aprovecha para exfoliar tu rostro y tu cuerpo, hazte una limpieza de cutis y mímate. 

 
25.- Por último te doy un consejo depurativo: aléjate de las personas y las situaciones que son tóxicas para ti, es también una forma de desintoxicarte a nivel emocional y mental. 

 
Espero que estos consejos te sirvan de ayuda y, quién sabe, quizás te ocurra como a mí y esta dieta depurativa se convierta en un hábito. 

 


Post relacionados:

Operación "Vuelta al Cole": Dieta 
Entrenamientos Personales. ¿Por Qué No?
Peeling Corporal Casero y Económico
Una buena Higiene Facial Casera (I)
Una Buena Higiene Facial Casera (II)
Una Buena Higiene Facial Casra (III)  


La primera vez que apareció este post fue en el blog de La Meiga y su Caldero.


Licencia de Creative Commons
25 consejos para depurar tu organismo después de las fiestas by La meiga y su caldero - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.


06 enero, 2016

Cómo Maquillarse con Lentillas

Las lentillas son una forma excelente (y cómoda) para corregir muchos defectos de la visión, pero hacen a quien las utilizar más susceptibles a las irritaciones, la sequedad y las infecciones; puesto que se lleva un cuerpo extraño dentro del ojo durante muchas horas. Por no hablar de que se colocan y retiran con los dedos. 


Por eso, las medidas higiénicas, que son importantes siempre que hablamos de los ojos, lo son más aún en el caso de los usuarios de lentes de contacto.


Pero que tengas que tomar ciertas precauciones, no significa que no te puedas maquillar con ellas. Sólo tienes que seguir algunos consejos como estos:

 
Cómo maquillarse con lentillas


La higiene


Lávate las manos. Y no sólo antes de manipular las lentes, también antes de aplicarte el maquillaje, puesto que las manos suelen acumular bacterias y suciedad de todo tipo que pueden contaminar tu rostro y tus ojos.

 
Elimina siempre cualquier resto de suciedad o maquillaje que haya podido quedar antes de maquillarte. A la hora de limpiarte la cara evita los discos desmaquillantes o bolas de algodón que suelten fibras, porque pueden quedar sobre los párpados o las pestañas. Si esas pequeñas motas de algodón quedan entre tu ojo y la lentilla... sabrás lo que es dolor, lo digo por experiencia. 


También sería una buena idea lavarte la cara con un jabón suave antes de colocarte tus lentes, pero si has tenido que hacerlo con ellas puestas, no te seques con una toalla de manos, utiliza mejor un pañuelo de papel limpio. La toalla pueden haberla utilizado más personas, además de la humedad y restos de jabón que pueda tener acumulados, que no son precisamente los mejores amigos de la higiene ocular.


Respeta las fechas de caducidad de los cosméticos desde su apertura, aunque también deberás cambiarlos si has tenido alguna infección ocular, si te han producido irritaciones o si piensas que se han podido contaminar de algún modo.


Limpia tus brochas de maquillaje con frecuencia, para evitar contaminaciones. Si tienes tendencia a las irritaciones, puedes utilizar bastoncillos de algodón o aplicadores desechables, así siempre los utilizarás limpios.


Brochas de maquillaje
También deberías cuidar la higiene exterior de tus productos de maquillaje. Piensa que los solemos dejar encima de distintas superficies, algunas de ellas fuera de nuestra casa. Luego tomamos los estuches mientras nos estamos maquillando, por lo que es fácil contaminar nuestras manos, aunque las hayamos lavado previamente.

 
No compartas tus cosméticos con nadie, mucho menos si son para los ojos. Si alguien te los pide, niégate amablemente, pero niégate. Es como entrar sin zapatillas en la ducha del gym: una ruleta rusa de posibles contagios.


Y por el mismo motivo, tampoco deberías utilizar el maquillaje de los probadores de las tiendas. ¿Te imaginas cuántas personas han tenido contacto con esos cosméticos? ¿Cuantas manos, que no han visto el agua y el jabón desde hace tiempo, han tocado esa sombra de ojos o ese delineador?


Siempre antes...


Lente de contactoColócate las lentillas antes de maquillarte. Si no lo haces, pueden mancharse o acumular partículas. Y, por cierto, póntelas también antes de darte el sérum o la crema, así no las mancharás. 

 
Si debes aplicarte gotas, colirios o lágrima artificial, hazlo antes de colocarte las lentillas. En caso contrario, el líquido puede emborronar el maquillaje, lo que ensuciará tus lentes de contacto.


Si no ves bien con las lentes de contacto puestas a la hora de maquillarte, tienes dos estupendos amigos: el espejo y la distancia. Me explico: ve probando con espejos de distintos aumentos y juega con la distancia a la que estás para suplir la dificultad de visión. Te pongo un ejemplo: soy miope, por lo que cuando me pongo las lentillas veo muy mal de cerca. Para solucionarlo utilizo un espejo de aumento que me da la nitidez de visión suficiente como para hacerme el trazo más preciso o comprobar si la base de maquillaje ha quedado perfectamente aplicada. 


El maquillaje


Utiliza productos hipoalergénicos y, si te es posible, que sean recomendados para usuarios de lentes de contacto. También es recomendable que sean oil free, porque evitarás que puedan engrasar la lente. Y es que una vez que la lentilla ha tenido contacto con algo con aceite, ya es difícil recuperarla. Por mucho que la limpies, acabará empañándose tanto que no podrás ver con claridad.


Al maquillarse con lentillas, la máxima de menos en más, aún tiene más lógica. Si hay un exceso de productos en tu rostro, es más fácil que puedan acabar ensuciando tus ojos. 


A la hora de utilizar bases y correctores, hazlo siempre teniendo cuidado de que no se acerquen al interior del ojo. Si te ocurre, quítate inmediatamente la lentilla, límpiala cuidadosamente y vuelve a colocarla.


Te recomiendo que utilices prebases o fijadores para las sombras de ojos, así se adherirán más al párpado y evitarás que puedan caer partículas.  

 
Cuando te apliques el delineador o las sombras en los ojos, procura no frotar o estirar. Si es algo que no se debería hacer nunca, si llevas una lentilla dentro del ojo, aún menos. Una lente de contacto es un cuerpo extraño que puede rozar el interior del ojo con cualquier manipulación poco delicada, así que ya sabes...


Hay distintas opiniones acerca de si las sombras son mejores en crema o el polvo. Mi consejo es que vayas probando hasta que encuentres las que te hagan sentir más cómoda. Si las sombras en polvo son de buena calidad y se utilizan adecuadamente, son perfectas. Si las sombras en crema no son excesivamente grasas y se aplican con moderación, también. 


Aplicándose máscara de pestañas
Si utilizas rímel, hazlo con cuidado, evitando pegarte mucho al nacimiento de las pestañas, porque corres el riesgo de que el producto acabe en las lentes. Para evitar ese feo efecto que se crea al maquillar las pestañas sólo en las puntas, puedes utilizar un delineador de tipo rotulador para pintar pequeños puntitos entre las pestañas y conseguir que parezcan más largas y tupidas.

 
Hablando de máscara de pestañas, evita los de efecto volumen que tienen pequeñas fibras para que las pestañas tengan un aspecto más grueso y tupido. Esos pequeñísimos filamentos pueden desprenderse y acabar dentro del ojo. 

 
Evita delinear la parte interna del ojo (waterline), sobre todo si el producto no es a prueba de agua y es muy graso, porque acabará en tu lentilla y puede obstruir el lagrimal. 


Si te aplicas polvos, mejor que sean compactos en lugar de sueltos; de esa forma minimizarás el riesgo de que acaben en tus ojos.


Deberías hacerlo siempre, pero si te vas a maquillar con lentillas, más aún: carga poco la brocha de maquillaje y sacúdela para eliminar el exceso. En caso contrario esa nube de polvillo extra puede ensuciar tus lentillas. 

 
El desmaquillado


A la hora de desmaquillarte, hazlo siempre después de retirar las lentes de contacto.

 
Utiliza desmaquillantes que no aporten grasa o, si no puedes prescindir de tu limpiadora, termina con algún producto que elimine los restos grasos: un jabón específico para el rostro y con pH neutro, agua micelar, etc.

 
Y un plus...


Y algo a tener en cuenta: si utilizas laca para terminar tu peinado, aplícatela con los ojos cerrados y no los abras hasta que no haya terminado de caer toda la que haya podido quedar en suspensión. 

 
Hazte fan de las gafas de sol, tanto en invierno como en verano. El sol, el frío o el viento pueden hacer que tus ojos lloren y el maquillaje puede acabar entrando en tus ojos.


Espero que ahora veas más claro el maquillaje con lentillas... ;)




Post relacionados:

20 Consejos para Maquillarse con Gafas (I)
20 Consejos para Maquillarse con Gafas (II)
Cómo Limpiar Tus Brochas de Maquillaje: Demostración 



La primera vez que ha aparecido este post ha sido en el blog de La Meiga y Su Caldero.


Licencia de Creative Commons
Cómo maquillarse con lentillas by La Meiga y su Caldero - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.


Síguenos por correo electrónico