27 julio, 2013

Recipientes que Te Enamorarán: Goteros Reciclados

Hoy os dejo uno de mis trucos reciclófilos preferidos: reciclar los frascos con gotero incorporado.


Muchos de los aceites esenciales y algunos medicamentos se presentan envasados en frascos de cristal con un gotero para una dosificación exacta. Pues bien, esos frascos se pueden reciclar y darles un segundo uso muy, muy útil.


Os cuento mis dos trucos favoritos:



1.- Utilizarlos para guardar y dosificar los aceites vegetales para uso cosmético. 


aceites vegetales y goteros


Los aceites vegetales no necesitan utilizarse en cantidades muy abundantes cuando se trata de usos cosméticos. Con unas gotas en el gel de ducha, en la crema corporal o facial, en el champú o en la mascarilla para el pelo es más que suficiente; pero en muchos de los envases originales la dosificación es más difícil. Por eso, un frasco pequeñito con un gotero es perfecto para esta tarea. Además, si se os vierte el frasco (algo posible, por lo menos en mi caso), el desastre será mucho menor. Calculad, un envase original suele contener 125 ml. de aceite y la capacidad de un recipiente para aceites esenciales es de unos 15 ml... mucho mejor, ¿verdad?


Otra ventaja añadida es que los goteros también son de cristal color topacio, lo que facilita una adecuada conservación del producto.


aceites vegetales y goteros


Como suele utilizar distintos aceites vegetales y los goteros son todos iguales, tengo un truco sencillo para diferenciarlos. Le hago una pequeña marquita con esmalte de uñas de distintos colores, así tengo claro qué aceite hay en cada recipiente. En un principio pensé en etiquetas adhesivas pero, como al final el aceite mancha el frasco, se despegan enseguida. La laca de uñas es mucho más resistente y aguanta bien los lavados a mano.


esmalte de uñas para diferencias los aceites


2.- Para guardar y dosificar la lejía de uso alimentario.


La lejía de uso alimentario es uno de los clásicos en cualquier casa y, como todos sabemos, viene en envases grandes y poco manejables. Teniendo en cuenta que sólo hay que añadir unas pocas gotas al agua para beber o lavar verduras y frutas, esos botes son muy incómodos e inseguros de manejar.


Yo lleno un frasquito con gotero de lejía y ya está. Dosifico perfectamente el producto para que sea seguro y no es fácil que se me derrame sin querer. Yo lo dejo en el botiquín de la cocina y así me resulta más cómodo su uso.


lejia de uso alimentario y gotero


Para tener siempre presente el tipo de producto que lleva el gotero y no confundirlo con otros frascos iguales, le hago un aspa con esmalte de uñas rojo. La seguridad ante todo.


gotero con lejia y aspa roja

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estamos encantados de que nos dejes tus aportaciones, porque tu opinión es importante para nosotros. Sólo te pedimos que, por favor, no publiques links ni contenidos publicitarios de ningún tipo, porque estos no serán publicados. Si deseas anunciarte, contacta con nosotros previamente. Gracias.

Síguenos por correo electrónico