29 junio, 2013

Cómo Limpiar Bien Cepillos y Peines

cepillos redondosLos peines y cepillos se ensucian con facilidad. Los pelitos que se caen, las células muertas de nuestro cuero cabelludo y los productos de styling, los manchan enseguida. Algo desagradable, ¿verdad?


Y usar un cepillo sucio en un cabello limpio es una incongruencia, además de ser antihigiénico.


Debemos quitar los pelos que se quedan en el cepillo cada vez que lo usemos, por supuesto, pero también tendremos que hacerles una limpieza más profunda de forma periódica.


A continuación os dejo unos cuantos consejos para conservar vuestros cepillos limpios durante más tiempo:


    cesto con cepillos
  • Antes de nada, quitad los pelos con la mano, con un peine, un cepillo de dientes viejo o con un cepillo interdental. Los cepillos dentales o interdentales eliminan a la perfección los pelos de los peines; los peines, sirven para sacar los cabellos de los cepillos (si se resisten, se pueden repasar con un cepillo interdental, sobre todo cuando son cepillos planos y anchos).


  • Para limpiarlos, podéis sumergirlos en agua con un chorro de amoniaco (preferentemente perfumado) durante un par de horas. Con un cepillo viejo, frotad entre las cerdas para eliminar cualquier pelo o resto de suciedad. Luego aclaradlos bien y dejadlos secar completamente. No os preocupéis porque, si se aclaran bien, el amoniaco no deja olor. Este es mi truco favorito, todo un clásico.


espuma de afeitar
  • También podéis con espuma de afeitar (no, no, no vais a quitar los pelitos afeitándolos). Cuando haya reducido la espuma (se baja como un soufflé), frotad con un cepillo. Aclarad y dejad secar.


  • O podéis lavarlos bien con jabón y agua hirviendo.


    levadura quimica
  • Otra opción es introducirlos en agua caliente con un sobre de levadura química (tipo Royal o Potax) durante 1 h. Luego aclarad y secad bien. La levadura arrancará la suciedad y las células muertas que haya en vuestros peines y cepillos.


  • O sumergirlos en agua caliente con un buen chorro de vinagre blanco o agua oxigenada durante 1 h. Después sólo tenéis que aclarar y secar.


  • Acordaos de que, cuando lavéis los cepillos, debéis hacerlo frotando siempre en una sola dirección para aseguraros de que quedan bien limpios.

jabon
  • Los cepillos que tengan un mango de madera barnizada no resistirán bien el agua caliente o los productos abrasivos como el vinagre o el amoníaco, así que, mejor utilizad agua templada y jabón (neutro o de afeitar).


Por supuesto, si el cepillo está ya muy deteriorado, es mejor que lo cambiemos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estamos encantados de que nos dejes tus aportaciones, porque tu opinión es importante para nosotros. Sólo te pedimos que, por favor, no publiques links ni contenidos publicitarios de ningún tipo, porque estos no serán publicados. Si deseas anunciarte, contacta con nosotros previamente. Gracias.

Síguenos por correo electrónico