12 marzo, 2014

Cómo Ordenar Tus Libros

biblioteca
Ya me gustaría tener una así...
Si te gusta mucho leer, seguro que tendrás un problema común a todos los bibliófilos: cómo organizar tus libros. Y no es un asunto baladí. Cuando se tienen varios cientos de volúmenes en casa, la cosa se puede complicar bastante: libros que no se encuentran cuando se buscan, compras repetidas del mismo ejemplar al pensar que aún no se tiene en las estanterías, etc.


Para evitarlo hay algunos trucos que te pueden ser útiles si éste es tu caso:


Organizar los libros con uno o varios criterios


  • Por el título. Todo un clásico a la hora de ordenar libros.
  • Por el apellido (apellidos del autor). Otro sospechoso habitual a la hora de organizar una pequeña biblioteca.
  • Por temática o género. Si tienes un gusto literario que abarca más que la novela negra, esta es una buena forma de colocar tus libros. Haz una clasificación previa y luego colócalos. P. ej.: novela histórica, negra, de aventuras, ciencia ficción, fantasía, teatro del Siglo de Oro, etc.
  • Por orden cronológico. De los libros que leíste hace más tiempo a los más recientes. Esta forma de ordenar sirve para que compruebes cómo has ido madurando como lector, cómo han ido cambiando tus gustos, etc.
  • Libros por leer / libros leídos. Esta es la mejor forma de colocarlos cuando eres un comprador compulsivo de libros... o un lector con poco tiempo para dedicarle a la lectura. Es la mejor forma de controlar lo que ocurre con tu biblioteca y evitar que se queden libros sin leer... o repetir alguno. Que da mucha rabia coger un tomo con la ilusión de comenzar una nueva aventura y tras un par de páginas darte cuenta de que ya os habíais visto las caras, ¿a que sí? Imprescindible: poder tener dos espacios bien diferenciados para no mezclar.
  • Libros propios / libros prestados. Si tomas prestados muchos libros, tanto de amigos o familiares como de bibliotecas (quizás tengas que consultar mucha bibliografía por trabajo o por estudio), esta será la mejor forma de saber qué es tuyo y qué no lo es. Y así te evitarás rapapolvos y multas por no devolver los libros a tiempo.
 
libros
 
  • Libros nuevos / libros viejos. Si compras libros nuevos y también de ocasión, separarlos te puede ayudar a organizarlos y a identificar su origen de un vistazo.
  • Libros buenos / regulares / malos. Yo la llamo la clasificación del crítico. Es una forma de ordenación que se basa en lo que te han parecido los distintos libros (cuando ya los has leído, claro). Personalmente, no me termina de convencer. Hay libros que me resultaban insufribles hace tiempo y que ahora me parecen muy interesantes y viceversa.
  • Idioma. Si lo tuyo son los idiomas, esta forma de clasificación te será muy útil. Saber qué libros están escritos en castellano y cuáles en otros idiomas te ayudará a identificarlos con mayor facilidad.
  • Por color. Puede parecer superficial, pero es una manera de colocar libros que aúna la estética con la funcionalidad.
  • Por tamaño. Otra forma de clasificación que da la impresión de ser demasiado banal, pero que tiene su razón de ser: si tienes estanterías con distintas alturas, sabrás perfectamente que hay libros que no caben en según qué baldas...
  • Por tipo de encuadernación. Tapa dura y tapa blanda, bolsillo y edición de lujo, etc. Esta forma de clasificar tus libros es extremadamente útil si sueles llevarte libros para leer en el transporte público o durante el descanso para la comida. Así sabrás qué libros pueden ser portátiles y los que tendrás que dejar para disfrutar en el salón de tu casa por exceso de equipaje.
    tomos
  • Por colección / editorial / saga. Si tienes varias colecciones o sagas, sólo tendrás que ordenarlas por el número de volumen, et voilà.
  • Combinada. Lo más racional es utilizar varios de estos criterios de forma combinada para organizar tu biblioteca. Todo dependerá del número de libros que tengas, el espacio del que dispongas, de la decoración de tu casa... y, por supuesto, de tu criterio personal. Que cada uno tiene sus propios procesos mentales.

Utilizar una aplicación para clasificar y ordenar libros


Ahora tienes una gran cantidad de aplicaciones y programas que, de forma más o menos compleja, ayudan a ordenar tu biblioteca.


Es cierto que introducir cada volumen en la base de datos puede ser algo tedioso, pero a la larga merece la pena.


Algunos de estos programas son:


Calibre
LibraryThing
BookCollector


Te recomiendo Calibre, porque también permite indexar documentos en diversos formatos, incluidos pdf, html o eBooks, entre otros. Es como la navaja suiza de los organizadores.


Otros trucos para organizar y conservar tus libros


biblioteca
Tu casa no tiene por qué parece una biblioteca pública...
  • Recuerda que los libros también son objetos decorativos. Está bien que sigas un criterio para ordenarlos, pero eso no significa que no tengas que colocarlos con gracia.
  • Si tienes muchos (muchos) libros, como es mi caso, no te cohíbas si tienes que colocarlos en doble fila, como en el caso de los coches en un lugar muy concurrido. Si los tienes bien organizados, no tiene por qué suponer un inconveniente. Si dejas los libros ya leídos en la parte interior (y los tienes localizados), conseguirás mucho más espacio de colocación sin perder el orden.
  • Los libros se pueden colocar en horizontal o en vertical (o en oblicuo según la estantería), alterna las distintas formas de orientación para lograr que la ordenación sea más cómoda y más estética.
  • Intenta alternar los libros con algún objeto decorativo que descargue visualmente las baldas. Es un truco muy útil, especialmente cuando tienes estanterías altas y con exceso de aforo librero.
  • Si es necesario, porque tienes multitud de libros y necesitas consultarlos o encontrarlos con facilidad, utiliza etiquetas y marcadores para que te sirvan de guía. Como en una biblioteca pública, vamos. También te puede servir hacerte una especie de plano de localización.
  • Procura que no haya ni humedad ni fuentes de calor cerca de tus pequeñines, junto con los insectos son sus mayores enemigos. Por cierto, una hoja de laurel o lavanda entre algunos de tu volúmenes mantendrán alejados a los bichos.
    libros
  • Limpia tus libros 1 ó 2 veces al año, preferentemente en seco y con un trapo suave. Si las portadas tienen brillo, puedes permitirte pasarles una bayeta con un poco de limpiacristales o ligeramente humedecida con agua
  • Si prestas libros (no lo aconsejo, por experiencia) ten a mano un cuadernito o una app en la que puedas registrar a quién le has dejado un libro y cuándo. Así podrás reclamarlo si pasa un tiempo prudencial.
  • A la hora de prestar libros, tampoco está de más tener un ex libris con el que estampar todos tus volúmenes. Son unos sellos que se mojan en tinta y que suelen llevar frases del estilo de "Este libro pertenece a..." o simplemente tu nombre. Así servirá de recordatorio a quien tiene un libro tuyo y aún no te lo ha devuelto. Es parecido a los sellos que ponen en la consulta del dentista a las revistas del corazón para que no se las lleven los pacientes por despiste; sólo que algo más elegantes

¿Tienes algún truco infalible para organizar tus libros? ¿Alguna anécdota? Cuenta, cuenta, que te escuchamos...






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estamos encantados de que nos dejes tus aportaciones, porque tu opinión es importante para nosotros. Sólo te pedimos que, por favor, no publiques links ni contenidos publicitarios de ningún tipo, porque estos no serán publicados. Si deseas anunciarte, contacta con nosotros previamente. Gracias.

Síguenos por correo electrónico