22 febrero, 2017

15 Errores Habituales al Aplicar la Sombra de Ojos

¿Te maquillas habitualmente los ojos? Si la respuesta es sí, sabrás que para maquillarse los ojos hay tres productos básicos: la máscara de pestaña, los delineadores y las sombras. Y no sólo es importante tenerlos en el neceser, también lo es aplicarlos correctamente.


En este post quiero compartir contigo algunos de los errores más frecuentes al aplicarse la sombra de ojos y que tienen fácil solución.


Si quieres conocer estos errores, sigue leyendo...


15 errores habituales al aplicar la sombra de ojos


1.- Comprar sombras de marcas desconocidas o que provengan de países que no cumplan con unas mínimas medidas de seguridad en cuanto a composición y fabricación. En el mercado tienes cada vez más marcas low cost de confianza, así que no te hace falta recurrir a productos sospechosos si tu presupuesto es ajustado.


2.- No elegir las sombras adecuadas. Es importante escoger estos cosméticos teniendo en cuenta el tipo de piel, la época del año y la hora y el lugar en que se van a lucir. Por ejemplo, si se tiene la piel grasa, las sombras de ojos en crema no son las más apropiadas. O unas sombras demasiado oscuras no serán las más adecuadas para llevarlas por la mañana y en el exterior.


3.- No hacerte con las herramientas apropiadas para aplicar las sombras. Y no, los aplicadores que vienen con las sombras no te van a servir para ello. Las esponjitas no son apropiadas para las sombras de ojos, lo mejor son los pinceles y brochas específicos para maquillar los ojos.


A la hora de aplicar sombras, evita el aplicador de los estuches


4.- No respetar la caducidad del producto. Una sombra en mal estado puede provocarte problemas en la delicada piel de los párpados... ¡y en los ojos! Cuidado con esto. Si tienes dudas acerca de su estado, comprueba su aspecto, su olor y su capacidad de fijación. Y si hace tanto tiempo que la tienes en tu neceser que ni te acuerdas de cuándo la compraste, deshazte de ella.


5.- Compartir las sombras de ojos. Es un gran error, porque no sabes si la otra persona tiene algún problema dermatológico u oftálmico que pueda contaminarlas, incluso ella puede desconocerlo también y actuar de buena fe. Es mejor prevenir que lamentar.


6.- No limpiar las sombras y sus envases de forma periódica. Si la sombra está manchada, puedes utilizar una cuchilla esterilizada para rascar ligeramente su superficie o incluso un pedazo de cinta adhesiva que retire la primera capa del producto. Lo mismo sucede con el estuche, tanto el interior como el exterior, imagina la cantidad de lugares en los que ha estado apoyado: el baño de tu trabajo, en el del gym, en el del último restaurante en que cenaste... no te digo más.


7.- No cuidar tus cejas. Por muy bien que te maquilles, unas cejas descontroladas y con pelitos apareciendo en los lugares más inoportunos arruinarán totalmente el acabado. Es importante depilarlas y mantenerlas con cierta frecuencia. Son el marco de tus ojos, no te olvides de ellas.


8.- No aplicarte una prebase o primer específico para ojos. Este producto prepara la piel para recibir la sombra, proporcionándole adherencia y duración, además de que los pigmentos quedan más intensos y bonitos. Por cierto, la base de maquillaje que utilices para el rostro no te servirá como primer, porque su formulación no es apropiada para ello; además, si la base es demasiado grasa, lo único que conseguirás es aportarle peso a tus párpados y reducir la duración de la sombra.


9.- Si te vas a aplicar sombra en crema o líquida, siempre puedes utilizar unos polvos translúcidos para fijarla y aumentar su duración.


10.- Hay quien te dirá que maquilles primero los ojos y luego te apliques los correctores y la base. Mi consejo es el contrario, porque la base y el corrector puede manchar y echar a perder las sombras y los delineadores. 


Además, si tienes los ojos ya maquillados, lo más probable es que te excedas con ambos, con los ojos y posteriormente con la base. La piel del rostro es el lienzo y lo que te dará la referencia de cuánto maquillar después, si lo haces al contrario, lo más probable es que termines pintada como una puerta. Lo ideal es que tengas cuidado para que no se te manche la parte inferior de los ojos con las sombras que puedan caer al maquillar el párpado superior. 


Si te resulta difícil mantener intacta la base, puedes ponerte una cierta cantidad de polvos sueltos sobre el párpado inferior; una vez maquillados los ojos, sólo tendrás que retirar el polvo con una brocha de abanico. Así te llevarás la sombra que haya podido caer y que no se habrá adherido a tu piel gracias a los polvos. También puedes retirar directamente el polvillo de las sombras con la brocha, terminando con un toque extra de corrector y base para borrar cualquier resto que haya podido quedar.


11.- Otro gran error es utilizar demasiado producto. Es mejor que tengas que aplicarte una capa extra de sombra a que te excedas, porque tus ojos parecerán artificiales y cansados. Retira siempre el exceso de sombra de tus brochas antes de aplicarla, así te asegurarás de que la cantidad es la apropiada y evitarás que caigan restos sobre el párpado inferior. Pero, ojo, no lo hagas nunca soplando sobre la brocha. Pueden caer gotitas de saliva sobre los pelitos y contaminarla con gérmenes que luego irán a tus ojos. Mejor elimina el exceso sobre el dorso de la mano o sobre un pañuelo de papel (ambos limpios, por supuesto).


12.- No difuminar las sombras. Es un error imperdonable, que te dará un aspecto desaliñado y barato. Las brochas adecuadas te ayudarán a conseguirlo.


Maquillaje de ojos


13.- Utilizar sombras nacaradas o con mucho brillo es un tremendo error. No son nada favorecedoras, porque revelan todos los defectos de los párpados y dan un aspecto cansado y envejecido. Este tipo de sombras son nefastas si tienes más de 30 años o a cualquier edad si tienes muchas arruguitas de expresión alrededor de los ojos. Si quieres un toque brillante, puedes utilizar el truco de poner un poco de sombra con algo de glitter en la esquina exterior del ojo, difuminando bien; queda perfecto en ahumados en negros y grises para maquillajes de fiesta. O puedes poner un punto nacarado en el centro del párpado móvil para aportarle un punto de luz.


14.- El monocolor es un error cuando se utilizan sombras muy oscuras o coloridas y en mucha cantidad. Y si se hace en todo el párpado superior, el efecto es ya nefasto. Empequeñecen y entristecen la mirada, además de ser una opción poco elegante.


15.- Llevar las sombras, sobre todo las oscuras, hasta el límite de las cejas. Achica el ojo y es muy artificial.


¿Tienes algún otro error a la hora de aplicar la sombra de ojos que quieras compartir? Me encantaría saberlo y añadirlo a este post.




Post relacionados:

Créetelo, los Cosméticos También Caducan 
Deja Como Nuevos Tus Coloretes, Sombras y Polvos Compactos
Limpieza de Tus Brochas de Maquillaje


La primera vez que apareció el post 15 Errores Habituales al Aplicar la Sombra de Ojos fue en el blog de La Meiga y Su Caldero. 


Licencia de Creative Commons
15 Errores habituales al aplicar la sombra de ojos by La meiga y su caldero - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Estamos encantados de que nos dejes tus aportaciones, porque tu opinión es importante para nosotros. Sólo te pedimos que, por favor, no publiques links ni contenidos publicitarios de ningún tipo, porque estos no serán publicados. Si deseas anunciarte, contacta con nosotros previamente. Gracias.

Síguenos por correo electrónico