01 febrero, 2017

Deshazte de la Ropa que No Necesitas Sin Sentirte Culpable

¿Alguna vez te has dicho angustiada eso de "pero si es que no tengo nada que ponerme", mientras estás delante de un armario abarrotado? Es probable que sí. Y lo más interesante es que, aunque parezca una pataleta de niña mimada, es que realmente no tienes nada adecuado que ponerte, a pesar de tener cientos de prendas y zapatos a tu disposición. Ropa que no es de tu talla, zapatos que te aprietan, prendas rotas o gastadas, cosas que jamás te han gustado (ni te gustarán) y que apenas has estrenado... todo esto ocupa espacio en tus armarios y cómodas, a pesar de que te es completamente inútil.


Esta acumulación sin sentido tiene consecuencias negativas a todos los niveles: angustia, desorden, gasto inútil... incluso repercute en tu estilo a la hora de vestir, puesto que acabarás vistiendo siempre lo mismo o llevando prendas que no te gustan y no te sientan bien. 


Para hacerte con el control de tus armarios y de tu ropa, es imprescindible deshacerte de las cosas que no te sirven. Y eso es algo fácil de decir, pero muy difícil de hacer, puesto que la mayoría de nosotros tiene mucho apego a las cosas materiales. Justificar la permanencia de prendas inútiles es el primer paso para acumular sin ton ni son: es que una camiseta blanca siempre es necesaria (una sí, pero... ¿15 también son necesarias?), seguro que me servirá cuando me ponga a dieta (¿seguro que eso sucederá algún día, o al menos antes de que se pase de moda?), es que este vestido me lo regaló mi primer novio (¿tu primer novio? pero si vas por el segundo matrimonio), tengo que cambiarle la cremallera y me lo pongo... ¿Te suenan estas excusas?


En este post quiero darte algunos consejos para que te deshagas de la ropa y zapatos que no te sirven, con método y sin sentirte culpable.


Deshazte de la ropa que no necesitas sin sentirte culpable


Por el principio


Piensa que las cosas son eso, cosas. El sitio en tu casa debe ser para ti, no para ellas. Deshacerte de las que ya no te sirven no debe hacerte sentir mal, si no aliviarte. Si no te hacen feliz, no te emocionan y no te son realmente útiles, deben desaparecer de tu vida para hacer sitio para cosas nuevas que sí te llenen


No te dejes llevar por el consumismo irracional, porque es la mayor fuente de acumulación que existe. La tendencia de la confección y zapatería low cost ha acabado llenando nuestros armarios de decenas de prendas compradas por impulso. Y muchas de ellas apenas las estrenaremos, unas veces porque cuando llegamos a casa nos damos cuenta de que realmente no nos gustan ni nos sientan bien y otras porque son de tan mala calidad que apenas soportan en buenas condiciones un par de puestas y de lavados. Es más práctico (y económico) comprar unas pocas prendas básicas y de cierta calidad, y luego completarlas con algunas piezas de temporada algo más económicas. Algunas, no cientos. 


Acostúmbrate a devolver la ropa que hayas comprado por impulso y que, al llegar a casa, compruebas que ni te queda bien ni te gusta. Si no lo haces, habrás gastado dinero y ocupado espacio en tu armario sin sentido.


Utiliza la técnica de "uno entra, uno sale". Cuando compres algo nuevo, comprométete a descartar algo viejo.


Algunos motivos para adelgazar tu armario


Un exceso de ropa en el armario esconderá las prendas que sí puedes usar, puesto que no las verás entre tantas cosas acumuladas.


Ten presente que tener demasiada ropa acumulada es la forma más rápida de que se arrugue y se estropee, de forma que cuando vayas a ponértela tengas que plancharla de nuevo. Además, se deteriora mucho más rápido. Esto es también válido para zapatos y otros complementos.


La ropa amontonada es una fuente de suciedad, porque te costará más mantener la higiene tanto de tus prendas y complementos como del mueble en que las guardes. 


Restarás puntos a tu imagen personal, porque no encontrarás prendas que te sienten bien y que combinen entre sí. Por no hablar de que es fácil que acabes llevando ropa arrugada, enganchada o manchada.


Y ten en cuenta que tirar lo que no te sirve es de lo más terapéutico

 
Prendas: pocas y bien escogidas
En tu armario: calidad antes de cantidad


No todo es tirar...


Deshacerte de lo que ya no te sirve, no significa que tengas que tirarlo a la basura. Otras formas de vaciar tu armario son donar, regalar o reciclar. De hecho, cuando te pongas a revisar tu ropa, te aconsejo que hagas al menos tres montones, para irla clasificando. Uno para tirar, en el que deberías poner la ropa y complementos que estén muy deteriorados y que no puedan ser utilizados con dignidad por otras personas, y que tampoco puedas reciclar. Otro con prendas que sabes que les gustan o les pueden servir a familia y amigos. Y otro con aquello que quieras donar a organizaciones que hagan llegar esa ropa a personas sin recursos, en este caso es importante que esté limpia y en buen estado.


También puedes reciclar la ropa, arreglándola, decorándola o convirtiéndola en otros objetos distintos. Incluso puedes venderla de segunda mano, tanto on-line como off-line.


Una idea: si vas a regalar cosas a personas cercanas, puedes hacer una pequeña fiesta en la que intercambiéis prendas. Será una buena excusa para reuniros y pasar un buen rato. 


Separa la ropa que necesita arreglos y valora si te merece la pena hacerlos o es mejor tirarla. Te aconsejo que tengas siempre una buena modista a mano, que pueda arreglar o reciclar prendas.


Técnicas para adelgazar el armario


Si te es posible, haz la limpieza de tus armarios y cómodas en una sola sesión. Así tendrás la perspectiva completa de lo que tienes y de lo que debes tirar. Lo ideal es hacerlo cuando estés descansada y de buen humor, te resultará mucho más fácil. Y si puede ser con luz natural, mejor, porque verás mejor y tendrás más energía.


Procura sacar todas las prendas del armario en lugar de hacerlo por partes. Así sabrás realmente lo que tienes y te será más sencillo decidir qué guardar y qué desechar. Hazte a la idea de que, si lo haces bien, cuando termines te quedarás con un tercio de lo que tenías al principio.


Antes de desterrar una prenda de tu armario, prbatela y decide si merece seguir entre tus cosas o no.


Aprovecha el momento de organizar tu armario para comprobar lo que combina entre sí, así podrás sacarle más partido a tu ropa después.


Lo recomendable es que, si no has usado algo durante un año, te deshagas de ello. Eso de "lo guardo por si me hace falta" suele ser una excusa para acumular.


Otra forma de decidir de qué deshacerse es poner las cosas en bolsas y quitarlas de tu vista, si durante un período de tiempo no las echas de menos, es porque no las necesitas. 


Si te cuesta mucho tirar cosas, hazlo primero con prendas que no te importen demasiado, así irás comprobando que no ocurre nada por hacerlo y te animarás a seguir con el resto.


Armario


Puedes usar la técnica de muchas fashionistas: la de la percha. Consiste en cambiar de dirección el gancho de la percha cuando te pongas una prenda, así podrás comprobar de un solo vistazo qué prendas te has puesto en un determinado período de tiempo y las que no. Con esas, con las que no te has puesto, ya sabes... deshazte de ellas.


Tira lo que esté muy viejo o estropeado. Por mucho que te empeñes, no te servirá. Ni siquiera las camisetas viejas para dormir... porque acabarás acumulando decenas. Además... ¿tú no te mereces algo mejor?


Deshazte de todo lo que no te siente bien. Por mucho que pase el tiempo, su patrón y talla  no cambiarán por arte de magia. Sólo tienes tres alternativas: arreglar, regalar o donar. No hay más. 


Si tienes ropa prestada, aprovecha para devolvérsela a su dueña. Ella te lo agradecerá y tú tendrás más espacio.


No te deshagas nunca de lo que no es tuyo. Si compartes armario, la otra persona tendrá que decidir qué tirar y qué conservar, no es tarea tuya. Y si tienes prendas prestadas, devuélvelas, no te deshagas de ellas sin más.


Cómo reordenar tu espacio


Coloca las cosas con las que te quedes de forma ordenada, preferentemente poniendo todos los artículos del mismo tipo en un mismo espacio.


Crea un sistema propio para ordenar tu ropa y tus zapatos, según tu personalidad y tus necesidades. Hay quien ordena por colores, por clase de prendas, por outfits completos... elige el que mejor encaje contigo.

 
Armario ordenado


Deja bien a la vista los básicos y reserva las zonas menos accesibles del armario para la ropa menos habitual: fiesta, aficiones estacionales...


Si te es posible, procura tener todas las temporadas en el armario, así evitarás acumular de más. Si no puede ser, lo más recomendable es tener la ropa de otras estaciones guardadas en el mismo sitio... y que este lugar no sea muy grande.





Post relacionados:

Cómo Almacenar Tus Sujetadores Sin que Se Deformen
Cómo Colgar un Pantalón Sin que Se Arrugue 
Colgar Jerseys y Camisetas Sin Deformarlos
Reforzar la Barra del Armario de Forma Sencilla


La primera vez que apareció el post Deshazte de la Ropa que No Necesitas Sin Sentirte Culpable fue ne l blog de La Meiga y Su Caldero.


Licencia de Creative Commons
Deshazte de la Ropa que No Necesitas Sin Sentirte Culpable by La meiga y su caldero - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estamos encantados de que nos dejes tus aportaciones, porque tu opinión es importante para nosotros. Sólo te pedimos que, por favor, no publiques links ni contenidos publicitarios de ningún tipo, porque estos no serán publicados. Si deseas anunciarte, contacta con nosotros previamente. Gracias.

Síguenos por correo electrónico