17 mayo, 2012

Uñas de Porcelana: Mi Experiencia Personal

Llevo uñas de porcelana y he de reconocer que me encanta el resultado, tanto que llevo más de 7 años con ellas.

Ahora es muy habitual decantarse por las uñas de gel, por oferta y desconocimiento de la porcelana y, por ello, me gustaría facilitaros información de primera mano (nunca mejor dicho) acerca de las uñas de porcelana, por si os animáis a probarlas:

Yo también era una detractora de las uñas de porcelana: ¡Ah, esas uñas que quedan tan gruesas y dan aspecto de actriz de película porno o de opinadora en tertulias televisivas de media tarde...! Y lo fui, hasta que vi como quedaban bien hechas por parte de una manicura profesional y, desde entonces, soy una fan total. Creo mis manos ya no serían las mías si no las llevase.

Uñas de porcelana (las mías)
A mí, me gustan más las uñas de porcelana porque, cuando están bien hechas, quedan mucho más naturales que las de gel y protegen más la uña propia. Se utiliza porcelana dental, como la que lleváis en los puentes o las carillas.

Son más respetuosas con la uña, porque al ser un material ligerísimamente poroso, deja respirar la uña. Y eso os lo puedo asegurar desde la experiencia personal; cuando alguna vez he necesitado que levantasen una pequeña porción de uña para repararla (en las de porcelana no se levanta toda la uña, sólo el trocito que haga falta), he podido ver mi uña y está un poco más debilitada al haber sido limada, pero sólo un poco y se mantiene en perfecto estado.

La uña de porcelana "doma" la forma natural de la uña, mejorando su aspecto poco a poco. Deja el nacimiento de la uña y el resto de morfología mucho más elegante.

Con su uso aumenta espectacularmente la duración del esmaltado (tradicional). A mí me dura la manicura francesa en perfecto estado 10-15 días. Si veo que pierde algo de brillo por los frecuentes lavados de manos o cremas, me doy una capa ligera de top coat  y las mantengo perfectas aún más tiempo.

Como la manicurista de porcelana necesita más formación y experiencia para realizar su trabajo que en el caso del gel, es más sencillo dar con una buena profesional. Con esto no quiero decir que todas las manicuras que emplean el gel sean poco profesionales, sino que, como son más sencillas de colocar (hay quien se las ponen ellas mismas), hay más intrusismo y hay muchos "chiringuitos" que no cumplen unos mínimos requisitos de calidad.

En un próximo post, os ampliaré esta información en una entrevista a una manicura profesional que hace un excelente trabajo con uñas de porcelana.









No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estamos encantados de que nos dejes tus aportaciones, porque tu opinión es importante para nosotros. Sólo te pedimos que, por favor, no publiques links ni contenidos publicitarios de ningún tipo, porque estos no serán publicados. Si deseas anunciarte, contacta con nosotros previamente. Gracias.

Síguenos por correo electrónico