31 agosto, 2016

Cómo Lavar y Cuidar Tu Ropa Interior

Quizás porque la ropa interior está en contacto con la piel más delicada, requiere casi tantos cuidados como ésta. Todas sabemos con qué facilidad se deforma un sujetador, se decoloran unas braguitas o se estropean unas medias. Y lo que cuestan...

 
Para cuidar tu ropa interior, a continuación encontrarás algunos consejos que pueden ser útiles. Venga, no te los pierdas y cuida tu lencería como se merece...



Cómo lavar y cuidar tu ropa interior

 
Antes de nada

 
Debes tener en cuenta que, aunque mimes mucho tu ropa interior, acabará deteriorándose con el tiempo, sobre todo si la usas muy a menudo. Especialmente los sujetadores, que pueden acabar perdiendo capacidad de sujeción con el tiempo. Así que estos consejos son para que se conserve en buenas condiciones durante más tiempo, aunque los milagros no existen.

 
Otro punto a tener en cuenta es la calidad. Cuanto mejor sea la ropa interior, más fácil te será conservarla en buenas condiciones si tomas algunas precauciones. Una prenda de mala calidad, por mucho que te esfuerces, se estropeará rápidamente. Esto no significa que gastes mucho dinero, sino que lo hagas con cabeza. Siempre es mejor esperar a las rebajas y comprar buenas prendas a precios bajos, porque lo barato suele salir caro. 

 
Si te es posible, ten un pequeño arsenal de braguitas de algodón para utilizarlas los días más complicados del período, puesto que hay más posibilidades de que se manchen. Pueden ser bonitas, por supuesto, pero también deben lavarse con facilidad. Si usas tus braguitas más bonitas en esos días puede que te lleves algún disgusto.
  

Al comprar

 
Lee las etiquetas de tus prendas de ropa interior para saber cómo tratarlas. Como la mayoría de nosotras las cortamos según las compramos para evitar que se vean o nos rocen, puedes hacer tres cosas: memorizarlas, guardarlas (identificando de qué prenda son, claro) o apuntar sus características en una libreta. Esto es especialmente importante cuando se trate de prendas muy delicadas o muy costosas.

 
Para conservar mejor los colores y la textura de tu ropa interior, puedes dejarla en remojo con un puñadito de sal gruesa o un chorrito de vinagre blanco durante unos minutos antes del primer lavado.

 
El lavado

 
Lo más apropiado para mantener tu lencería en buenas condiciones es lavarla a mano, aunque puedes utilizar la lavadora con un programa adecuado (lavado a mano, ropa delicada o corto).

 
Programa la lavadora para un lavado delicadoTanto a mano como en lavadora, procura usar agua tibia, nunca muy caliente. Lo ideal que es que no supere nunca los 30º.

 
Cuando laves a mano, hazlo en un barreño, nunca en el lavabo o el fregadero. En estos últimos pueden quedar restos de lejía, detergentes, grasa o suciedad que puede transferirse a las prendas.

 
Deja en remojo la ropa interior durante unos 10-15 minutos, con el detergente suave. Luego introduce y saca varias la prenda en el agua para irla lavando y, si es necesaria una limpieza más profunda, frota el tejido con delicadeza.

 
Enjuaga por completo para eliminar cualquier resto de jabón, porque no sólo dejará tu prenda con un color blanquecino y una textura áspera, además esos resíduos pueden irritar la delicada piel con la que está en contacto la ropa interior.

 
Evita lavar prendas de seda o raso en la lavadora, porque las estropearás. 

 
Haz distintas coladas según su color, así no habrá transferencias indeseadas. Que todas hemos acabado con algún sujetador con un tono rosado que no era el que tenía cuando lo compramos...

 
LenceríaCuando laves sujetadores, recuerda cerrarlos, así evitarás que se enreden o se enganchen en otras prendas.

 
Si vas a lavar medias, hazlo siempre por separado y a mano. Ten cuidado de no frotar demasiado, para no dañar el tejido. Acláralas muy bien y tiéndelas con cuidado para que no se deformen ni se enganchen. Una buena idea es hacerlo sobre perchas de plástico que no tengan relieve o rebabas, echándolas simplemente sobre el listón horizontal.

 
Si la ropa interior tiene aplicaciones o adornos, ten cuidado de que no puedan engancharse con otras prendas durante el lavado.

 
Si vas a lavar la ropa interior en la lavadora, utiliza siempre una bolsa especial para este tipo de prendas. De este modo tendrás la lencería a salvo de enganchones y rozaduras con ropa más recia

 
Los detergentes

 
Utiliza jabones neutros o especiales para ropa delicada. Evita los detergentes en polvo y opta por los líquidos. Si no tienes jabón líquido a mano, te la precaución de disolver bien el producto en polvo en el agua antes de introducir las prendas.

 
No emplees mucho detergente para lavar tu ropa interior. Son prendas pequeñas y que no se ensucian demasiado, así que no requieren una gran cantidad de jabón. Si te excedes, te costará muchísimo eliminar todos los restos de detergente.

 
Evita la lejía, aunque se trate de ropa interior blanca. Lo único que conseguirás es dañarla y que acabe con un feo color grisáceo. El remojo con sal o con bicarbonato de sodio servirá para mantener tu ropa interior más blanca.

 
Si añades al agua del lavado una cucharadita de bicarbonato de sodio, conseguirás que las prendas queden suaves y desodorizadas. Aunque no lo parezca, es el perfecto sustituto del suavizante.

 
El secado

 
Jamás seques tu lencería en la secadora, especialmente si tiene lycra, seda o encajes. La secadora adquiere mucha temperatura y acabará deformando o encogiendo las prendas, incluso puede acabar derritiendo algunos encajes y otros tejidos sintéticos. 

 
Ropa interior en el tendederoSi necesitas secar alguna prenda con rapidez, puedes colocarla sobre una toalla limpia y seca y hacer un rollito con ella, teniendo en cuenta que no debes ni retorcer ni apretar mucho. Otra opción es utilizar la centrifugadora de verduras, sí, esa que utilizas para secar la lechuga después de lavarla. Eso sí, cuando la uses, hazlo de forma delicada y teniendo cuidado de que ninguna parte de la prenda se pueden enganchar. 

 
Nunca retuerzas las prendas de lencería para secarlas, porque las deformarás sin solución.

 
Si quieres que la ropa interior no se deforme, sobre todo corpiños y sujetadores, puedes dejarlos secar en horizontal sobre el tendedero, por ejemplo, sobre una toalla limpia. Tardarás más en secarlos, pero quedarán perfectos.

 
Evita secar este tipo de prendas al sol, porque perderán color y acabarán con un tacto áspero.

 
Más consejos

 
No planches tu lencería, por muy enemiga que seas de las arrugas.

 
Nunca laves la lencería en seco. En la tintorería no te la admitirán, pero nunca está de más el decirlo.

 
Almacenamiento

 
Guarda tu ropa interior en cajones o contenedores en los que no se puedan enganchar en ningún sitio. Los cajones de madera sin forrar, pueden convertirse en un campo minado para tus prendas más delicadas. Si es tu caso, puedes utilizar papel de seda o tela para proteger tu lencería.

 
Para tus conjunto más delicados, puedes recurrir a bolsas individuales, de ese modo los protegerás al máximo. Ojo, que las bolsas deberían poder transpirar, para evitar que si hay algún resto de humedad en la prenda puedan proliferar mohos y otros invitados indeseables. 

 
LenceríaDobla los sostenes para que no se deformen. Si es necesario, hazlo con ambas copas estiradas para evitar que los rellenos se marquen y se arruguen.

 
Ten cuidado con las bolsitas perfumadas y ambientadores, porque pueden manchar tus prendas. Si vas a colocarlas en los cajones, haz una prueba de que no destiñen ni manchan.

 
Guarda tus conjuntos de lencería y las prendas que suelas utilizar al mismo tiempo juntas, así cuando la necesites no tendrás que revolver en tus cajones para encontrar lo que buscas y evitarás enganchones, desorden y tocar la ropa interior sin necesidad.

 
Guarda tus medias en sus embalajes originales y, si ya nos los tienes, utiliza bolsas para guardarlas de forma individual. Si tienes las manos muy secas o una uña astillada, antes de guardarlas o sacarlas de su embalaje, date crema o límate la uña; o en su defecto ponte unos guantes para hacerlo.




Post relacionados:

Cómo Lavar la Seda Sin Estropearla
Mantén Perfectos Tus Bikinis y Bañadores 
18 Consejos para Lavar Tu Ropa Preferida


La primera vez que apareció el post Cómo Lavar y Cuidar Tu Ropa Interior fue en el blog de La Meiga y Su Caldero.


Licencia de Creative Commons
Cómo cuidar y lavar tu ropa interior by La meiga y su caldero - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estamos encantados de que nos dejes tus aportaciones, porque tu opinión es importante para nosotros. Sólo te pedimos que, por favor, no publiques links ni contenidos publicitarios de ningún tipo, porque estos no serán publicados. Si deseas anunciarte, contacta con nosotros previamente. Gracias.

Síguenos por correo electrónico