10 mayo, 2017

Prepara Ya Tu Piel para el Verano

Cuando llega el buen tiempo, la mayoría de nosotros nos preparamos para la nueva estación. Guardamos la ropa y el calzado de invierno y sacamos la de verano, cambiamos las bufandas por los bikinis, quitamos las alfombras y los nórdicos, hacemos sitio a los ventiladores... Pero a veces se nos olvida de preparar nuestra piel para el verano, y mira que lo necesita. 


Nuestro rostro ha sufrido durante el invierno y casi sin transición, vamos a exponerlo al calor, al sol, al sudor, a la sal del mar o al cloro de la piscina. Por eso es importante mimarla para comenzar la estación con un rostro bonito y saludable. 


Si quieres saber cuáles son las claves para preparar tu piel para el verano, sigue leyendo...

 
Prepara ya tu piel para el verano


Exfoliación


Es importante exfoliar la piel durante todo el año, tanto del rostro como del cuerpo, pero con más razón cuando se acerca el verano. Así eliminarás las células muertas, algo imprescindible para que los principios activos de cremas y tratamientos penetren realmente en la piel. También conseguirás que el bronceado sea más bonito, uniforme y duradero. 


Limpieza profesional


Aprovecha el inicio del verano para hacerte una higiene facial profesional, así prepararás la piel para la temporada y para la exposición al sol.


Según qué productos utilicen para la higiene, puede que no puedas tomar el sol durante unos días, así que es mejor hacerlo cuando los rayos solares aún no son demasiado fuertes. Aunque no debes olvidarte de la protección solar en ningún caso.


Limpieza facial profesional


Refuerza la limpieza diaria

 
El verano es una época en la que se suda más y se utilizan protectores solares más potentes, por lo que conviene esmerarse más en la limpieza diaria del rostro. 


Eso sí, debes limpiar en profundidad, pero con suavidad; así no irritarás la piel, que puede haber sufrido con el sol o el calor. 


Hidratación


O más bien rehidratación de la piel. Durante el invierno, el frío, el viento y la calefacción resecan la piel.


Para que consigas el grado óptimo de hidratación debes utilizar cremas que contengan principios humectantes, nutritivos y reparadores.


No te olvides del cuello y el escote. También necesitan tus cuidados


Y, por supuesto, no dejes de lado la hidratación interna. Bebe agua e infusiones, frías o calientes, en cantidad suficiente para tu edad, condición física y actividad.


Agua y frutos rojos


Los imprescindibles


Protector solar. Elígelo con cuidado, buscando el SPF adecuado para tu tipo de piel, y ten presente que es recomendable tener uno para el cuerpo y otro para el rostro.


Limpiadora /desmaquillante. Probablemente debas cambiar de productos de limpieza cuando se acerque el verano, buscando texturas más frescas y ligeras.


Sérum. Con antioxidantes como la vitamina C, la uva o el té verde, por ejemplo. Con reparadores como el colágeno y la elastina. O con humectantes como el ácido hialurónico. Es importante que compruebes si puedes utilizarlos durante el día, puesto que algunos componentes pueden ser fotosensibilizantes.


Crema día /noche. Además de cubrir las necesidades particulares de tu piel, las cremas deben ser muy humectantes y sus texturas deben ser más ligeras que las que uses en invierno. La crema de noche debe ser regeneradora para paliar los efectos del sol y el calor que la piel ha sufrido durante el día.


Tónico. Durante el verano el tónico es un imprescindible, porque te ayudará a cerrar los poros y a refrescar la piel. Importante: que no contenga alcohol.


Agua termal. Un spray de agua termal es un buen compañero para tu piel durante el verano. Te hidratará y aportará frescor en cualquier momento del día.


Bálsamo labial. Con fotoprotección para el día y sin ella para la noche, porque tus labios también necesitan protección y nutrición. Para la noche puedes utilizar manteca de karité o de cacao, en lugar de las fórmulas comerciales, que suelen tener conservantes y colorantes. 


Bálsamo labial


Aliméntate bien


Como norma general, apuesta por los alimentos de temporada.


Las frutas y verduras son tus mejores aliadas, especialmente las ricas en alfa y betacarotenos y licopeno. Incluye en tu dieta preveraniega alimentos como la zanahoria, la batata, la calabaza, el brócoli, las judías verdes, los guisantes, las verduras de hoja verde, la col, los tomates, la sandía, los albaricoques o la papaya.


Zanahorias


También te convienen los que aportan vitamina C como la naranja, el limón, el pomelo, las fresas, las bayas rojas, el kiwi o el pimiento.


Los que tienen vitamina D, la que genera nuestro propio cuerpo al exponerlo al sol, también son recomendables para prepararnos para el verano. Algunos de los alimentos que la contienen: pescados grasos, huevos, lácteos, hongos y setas, atún, cereales enriquecidos, etc.


Los alimentos ricos en omega 3 protegen de quemaduras y ayudan a mantener el manto lipídico de la piel, por lo que los convierten en perfectos para esta época. Encontrarás omega 3 alimentos como el salmón salvaje, el atún, las sardinas en lata, las semillas de lino o de chía o las nueces.


Los frutos secos también son ideales. Además de todos los beneficios que ya conocemos, mejoran la respuesta de la piel ante el sol, llegando a incrementar la protección hasta en un 25% (aunque eso no quiere decir que puedas dejar de utilizar SPF).


El té verde te ayudará a preparar la piel para el sol, además de ser un estupendo antioxidante y de tener cualidades fotoprotectoras (polifenoles).


Broncéate con cabeza


Evita tomar rayos UVA, para preparar tu piel para el sol y evitar quemarte después. Lo único que conseguirás es castigar tu piel y poner en peligro tu salud. En un cabina no te pones protección solar, a pesar de que la exposición es intensa, así que... ¿no será mejor tomar el sol poco a poco, con protección y evitando las horas centrales del día?


Tomando el sol en la piscina


No te olvides del protector solar, incluso aunque no te expongas de forma directa. No hace falta que te tumbes en la toalla armada con tus gafas de sol y tu bikini recién comprado para que los rayos solares hagan de las suyas, caminar de camino al trabajo o pasear un rato con tus hijos también te expone al sol.


Protectores solares


No te olvides de las gafas de sol cuando estés en el exterior durante el día, es la mejor manera de evitar daños en tus ojos... y las temidas patas de gallo y arrugas en los párpados.


Si vas a utilizar autobronceadores, no te olvides de exfoliar e hidratar tu piel antes, así conseguirás que el tono te quede bonito y uniforme. 


Evita los productos que puedan provocarte fotosensibilidad, tanto si se trata de cosméticos como de medicamentos. Si te trata de cosméticos debes tener cuidado con los perfumes, colonias, aceites esenciales o los que contienen retinol, entre otros. En el caso de los medicamentos la lista es enorme: antihistamínicos, antidepresivos, antiinflamatorios, corticoides... así que te aconsejo que leas los prospectos o consultes con tu médico o farmacéutico antes de tomar el sol si tomas medicación.


Y, ahora, ya estamos preparadas para disfrutar del verano con nuestra mejor cara. 




Post relacionados:

Consejos para Elegir y Aplicar el Protector Solar (I)
Consejos para Elegir y Aplicar el Protector Solar (II)
Consejos para que tu Base de Maquillaje Aguante el Calor
Perfumes y Verano: ¿una Buena Pareja?


La primera vez que apareció el post Prepara Ya Tu Piel para el Verano fue en el blog de La Meiga y Su Caldero.


Licencia de Creative Commons
Prepara ya tu piel para el verano by La meiga y su caldero - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estamos encantados de que nos dejes tus aportaciones, porque tu opinión es importante para nosotros. Sólo te pedimos que, por favor, no publiques links ni contenidos publicitarios de ningún tipo, porque estos no serán publicados. Si deseas anunciarte, contacta con nosotros previamente. Gracias.

Síguenos por correo electrónico