25 enero, 2017

Consejos para Prevenir la Gripe y el Resfriado

La gripe o el resfriado son dolencias comunes y bastante molestas. Aunque los virus que los provocan son pequeños, sus síntomas nos dejan fuera de combate durante varios días.


Por eso, en este post te quiero dar algunas claves para prevenir gripes y resfriados, o al menos ponérselo lo más difícil posible. 



Consejos para prevenir la gripe y el resfriado


¿Gripe o resfriado?


Gripe


Se trata de una enfermedad provocada por un virus, por lo tanto no se cura con antibióticos, que se utilizan para combatir a las bacterias. Sus síntomas suelen ser fiebre (entre 38º y 40º), dolor de cabeza, dolores musculares, malestar, tos estornudos, mareos, decaimiento, etc.


Se transmite a través de la vía aérea y en algunos casos por contacto directo. Se puede contagiar desde el día antes de que comiencen los síntomas y hasta 7 días después.


Los brotes suelen darse entre los meses de octubre y abril.


Resfriado


También está provocado por un virus y se transmite por las vías respiratorias.


Suele tener síntomas muy similares a los de la gripe, aunque no se suele experimentar fiebre elevada, especialmente cuando se trata de adultos. La tos es moderada. Los dolores de cabeza, estornudos y dolores musculares y articulares son poco frecuentes. El dolor de garganta, la irritación de los ojos y la rinorrea son más frecuentes en el resfriado que en el caso de la gripe.


Más vale prevenir...


  • Vacúnate. Hazlo si perteneces a algún grupo de riesgo o si tienes contacto con muchas personas, especialmente si son niños, ancianos o enfermos. Eso sí, debes vacunarte en el momento adecuado para que sea más efectiva. Esto no te garantiza que no te acabes contagiando, pero al menos es una forma de ponérselo difícil al dichoso virus. En cualquier caso, consulta antes a tu médico.

  • Lávate las manos a menudo. Especialmente cuando hayas entrado en contacto con objetos que toque mucha gente: pomos de puertas, grifos, elementos del transporte público, pasamanos, etc. Hazlo de forma concienzuda, sin olvidarte del dedo gordo, entre los dedos, el dorso de las manos, las uñas y las muñecas. 


Para evitar gripes y resfriados: lávate las manos a conciencia y con frecuencia
  


  • Ten siempre a mano un gel antibacteriano. Así, si no tienes agua y jabón a mano, podrás desinfectar tus manos cuando sea necesario. 

  • Haz gárgaras con agua y sal. También puedes hacerlas con agua y una pizca de bicarbonato o unas gotas de agua oxigenada, incluso con colutorio. Es un preventivo de lo más barato, que evitará en cierta medida la proliferación del virus que haya podido llegar a la garganta. 

  • Lávate las fosas nasales de vez en cuando con suero fisiológico o agua con sal. Al igual que las gárgaras, funciona como preventivo para disminuir la población viral que pueda estar a sus anchas en tu nariz.

  • Desinfecta las zonas comunes, tanto en casa como en tu puesto de trabajo. Todo aquello que puedan tocar otras personas enfermas, debería estar limpio y desinfectado, al menos en la medida de lo posible. 

  • Evita en lo posible las aglomeraciones. Los lugares en los que hay mucha gente y poco espacio son un paraíso para el virus de la gripe, puesto que el contagio es mucho más fácil. Cualquier persona contagiada que tose y estornude sin ponerse la mano delante, que expulse pequeñas gotitas al hablar o que toque elementos comunes le pone las cosas en bandeja a la gripe y al resfriado.

  • Si te es posible, evita los hospitales en épocas de epidemia. Si una aglomeración es el escenario ideal para que se contagien gripes y resfriados, imagina si el lugar es un hospital, llenito de personas enfermas y con las defensas por los suelos... y todas juntas. 

  • Procura no tener contacto físico directo con personas ya infectadas. Nadie debería sentirse ofendido si prefieres no dar la mano o besar a alguien que sabes positivamente que tiene gripe o resfriado, salvo que tenga mala intención y quiera que tú también sufras ;) En este caso hay que anteponer la salud a la urbanidad. 

  • No compartas objetos con personas que ya están enfermas. Por el mismo motivo que no deberías tener contacto físico con una persona infectada, tampoco deberías hacerlo con sus cosas. 

  • No te toques la cara. La nariz y la boca son vías de entrada para el virus, por lo que debes evitar tocar esa zona.

  • Protégete de los cambios bruscos de temperatura.

  • Acostúmbrate a vestirte a capas. Así podrás irte adaptando a las diferentes temperaturas a las que te expondrás a lo largo del día. Si estás en un sitio con mucho frío, podrás estar abrigada; si entras en uno con mucho calor, podrás irte quitando prendas hasta que te sientas confortable. 

  • Tápate la garganta y la boca si hace mucho frío. Y si es necesario, incluso cúbrete la nariz. 


Protégete contra el frío


  • Procura que tu casa o tu trabajo tengan una humedad apropiada. Entre el 40 y el 60%.

  • Ventila la casa a diario. Así podrás evitar que proliferen no sólo los virus, también bacterias y mohos nocivos para tu salud. 

  • Mantén la humedad ambiente en tu casa y en tu trabajo, porque dificulta la proliferación de gérmenes y otros bichos malos. Lo ideal es que esté entre el 40% y el 60%. Si es necesario, pon humidificadores en las habitaciones en las que te encuentres habitualmente.


Cuida tus defensas


  • Aliméntate de forma saludable. Si ingieres todos los nutrientes necesarios para tu cuerpo, tendrás las defensas a punto para plantarle cara a gripes y resfriados... y a lo que haga falta. Si tienes dudas al respecto, consulta con un nutricionista que te asesore. 

  • Hidrátate. Y no sólo agua. Las infusiones calientes arrastrarán los virus que puedan estar alojados en la garganta llevándolos al estómago donde no serán capaces de sobrevivir. 


Usa y abusa de las infusiones


  • Haz ejercicio. El ejercicio físico regular mejora el sueño, reduce el estrés y mejora tus defensas. Así que ya sabes, si quieres evitar la gripe y el resfriado no sólo pagues la cuota del gym y sácale todo el partido. 

  • Duerme lo suficiente. Dormir poco y mal maltrata a tus defensas y ya sabes lo que les gusta eso a los virus. 

  • Evita el alcohol y el tabaco. Son sustancias que debilitan tus defensas, además de dificultarte la respiración.

  • Apúntate al 0,0%... de estrés. El estés mina tu sistema inmunitario, lo que le abre las puertas de par en par a gripes y resfriados. Keep calm.

  • En Internet encontrarás trucos para aumentar las defensas como tomar ecchinacea, propóleo, vitamina C, ajo, cebolla, jengibre, té negro, probióticos, etc. No te voy a recomendar ninguno de ellos, porque lo ideal es que consultes a un médico o a un naturópata.


Si te contagias



Fiebre alta


  • Si toses o estornudas, tápate la boca, mejor si lo haces con la parte interna del codo. Así no dejarás que las gotitas de saliva y mucosidad puedan desplazarse por el aire y provocar el contagio de otras personas. Hacerlo en la parte interna del codo evita que lo hagas en la mano y luego puedas tocar objetos o personas y transmitir la gripe o el resfriado.

  • Utiliza pañuelos desechables. Y tíralos después de usarlo. Los pañuelos con los que nos limpiamos la mucosidad o sobre los que estornudamos son los resorts caribeños de los virus, así que es mejor no conservarlos como souvenir.

  • Si comienzas a encontrarte mal, procura quedarte en casa para no contagiar a los demás. Ya sé que tal y como está el trabajo es complicado, pero los jefes deberían preferir una baja a la de todo su departamento. 

  • Si te notas los primeros síntomas, ten cuidado de no besar o estrechar la mano de nadie. Así evitarás contagiarles. Lo dicho salud antes que buenos modales.

  • No tomes antibióticos por tu cuenta para la gripe o el resfriado, es una temeridad. Si tienes alguna complicación bacteriana, ya te la diagnosticará y la tratará tu médico.  

  • Si tienes fiebre alta durante más de 5 días o los síntomas duran más de 10 días, ve al médico. También si tienes otros síntomas sospechosos como problemas para respirar, te duele el pecho, tienes la piel de color morado, tienes dolor de oído o si tienes enfermedades importantes que puedan verse complicadas por la gripe. En caso contrario, la gripe y el resfriado se pasan los remedios de toda la vida: reposo, líquidos, antipiréticos si hay fiebre y analgésicos si tienes muchos dolores (siempre que te los haya recomendado tu médico o farmacéutico)... y un buen caldito de pollo que te entone.


Espero que con estos consejos este año la gripe y el resfriado pasen de largo por tu puerta. En cualquier caso, estos consejos son sólo orientativos, ante la duda lo ideal es consultar a un médico o farmacéutico.



Post relacionados:

Consejos para Aliviar el Dolor de Garganta
Trucos para Maquillarte Si Estás Resfriada 


La primera vez que apareció el post Consejos para Prevenir la Gripe y el Resfriado fue en el blog de La Meiga y Su Caldero


Licencia de Creative Commons
Consejos para prevenir la gripe y el resfriado by La meiga y su caldero - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estamos encantados de que nos dejes tus aportaciones, porque tu opinión es importante para nosotros. Sólo te pedimos que, por favor, no publiques links ni contenidos publicitarios de ningún tipo, porque estos no serán publicados. Si deseas anunciarte, contacta con nosotros previamente. Gracias.

Síguenos por correo electrónico