25 febrero, 2015

Trucos Caseros de Belleza que Deberías Evitar (II)

En la primera parte de Trucos Caseros de Belleza que Deberías Evitar te di algunos tips de belleza realmente sorprendentes y peligrosos, aunque muy difundidos. En este encontrarás más trucos que es mejor no poner en práctica.


Comenzamos...



Al sol


Utilizar aceites vegetales, como el de sésamo, como protección solar. Que algunos aceites vegetales tengan propiedades protectoras, no quiere decir que no debamos aplicarnos un buen producto solar ante una exposición directa al sol. Además, la defensa que nos ofrecen, es pequeña en comparación con un buen fotoprotector, lo que no nos va a evitar los daños solares.


Tomando el solNo emplear protección solar cuando llega el invierno. El sol está ahí todos los días del año (o eso nos gustaría), así que debes proteger las zonas expuestas, sobre todo el rostro. Es la mejor forma de evitar el envejecimiento prematuro, las manchas y, sobre todo, el cáncer de piel.


No exfoliar la piel para no perder el bronceado. Es uno de los clásicos después de las vacaciones. ¡Con lo que ha costado ese morenito playero! Pues bien, es un error. Si la piel tiene una capa de células muertas que ya habría querido el Muro de Berlín, estará opaca e irregular, con lo que el bronceado (que está debajo de todo ese material de desecho celular) parecerá sucio y deslucido


Para los dientes


Lijas de distintos grosores
El bicarbonato y el limón: como lija para tus dientes
Bicarbonato, con o sin limón, para blanquear los dientes. Ambas sustancias son abrasivas y dañan el esmalte del diente. Por ello, aunque se pueda notar un cierto blanqueamiento a corto plazo (eliminan las manchas precisamente por esa abrasión), se prepara el terreno para nuevas manchas y para problemas como la sensibilidad dental. Por no hablar de que las encías se pueden ver afectadas.


Lo mismo ocurre con el agua oxigenada, si se emplea para obtener unos dientes más blancos. Si la concentración es pequeña, no funciona; si es muy elevada, puede traerte disgustos con dientes y encías. Este producto sólo debería ser empleado por un dentista o con su supervisión directa.


Para el cabello


Chica planchandose el cabelloEmplear aceites, como el de oliva, para suavizar y nutrir el pelo. Puede ser una gran idea, siempre que se haga en pequeñas cantidades y sólo en medios y puntas. Si aplicas mucha cantidad, necesitarás varios (y abundantes) champús para eliminar todo el aceite, con lo que la nutrición que has obtenido se irá por el desagüe, literalmente. Si llegas hasta el cuero cabelludo, te será muy difícil de eliminar... y ya sabes que la grasa en esa zona es un pasaporte hacia problemas de todo tipo, incluida la temida caída.


No lavarse el pelo con frecuencia, porque sufres su caída. El cabello sucio se engrasa y, si la grasa hace su aparición, el pelo se cae. Las recomendaciones a seguir: desenredarse antes del lavado, utilizar los productos adecuados para el tipo de cabello, un aclarado en profundidad, no secarlo frotando enérgicamente con una toalla (mejor con mimo), restringir el calor a la hora del moldeado, no llevar recogidos tirantes y, si es necesario, utilizar algún producto anticaída.

 
Para adelgazar


Midiendose la cadera
Envolverte en plásticos para hacer ejercicio y adelgazar. Es uno de los clásicos a la hora de intentar perder peso. Es una tremenda equivocación... y no adelgaza. El sudor es un regulador imprescindible del calor corporal. Con los plásticos, evitamos que ese mecanismo funcione como debería y nos exponemos peligrosamente a un golpe de calor. Por otra parte, el efecto que se consigue es parecido al de la sauna, donde se pierden líquidos, que luego debemos recuperar para no tener problemas de deshidratación. Y algo más a tener en cuenta: el sudor acumulado en una misma zona puede acarrearte problemas dermatológicos.


Perfumes


Aceites esenciales
Utilizar aceites esenciales sin diluir para perfumarte. Los aceites esenciales huelen de maravilla, así que es fácil tener la tentación de utilizarlos como un perfume... pero, cuidado, puedes acabar con tu piel perfumada, pero dañada. Este tipo de aceites está indicado (en casi todos los casos) para emplearlos diluidos, en aceites neutros (almendra, jojoba, etc.), en agua, en crema hidratante, etc. 


Si quieres ver lo que puede hacer uno de estos aceites, pon una gotita encima de tu uña esmaltada y verás qué pasa: dejará una marca indeleble en la laca o la reblandecerá. Imagina lo que haría en tu piel. Unas pocas gotas, son suficientes para aromatizar tu hidratante, tu gel o tu baño de espuma. Y en puro pueden provocar manchas al contacto con el sol. 


Iré recopilando más trucos caseros de belleza que no se deberían poner en práctica para ofrecerte un nuevo post.
 



Post relacionados:

Trucos Caseros de Belleza que Deberías Evitar (I)
El Aceite de Sésamo: un Aliado de Tu Belleza
Consejos para Elegir y Aplicar el Protector Solar (I)
Consejos para Elegir y Aplicar el Protector Solar (II)
12 Consejos para Proteger tu Cabello del Calor 
Remedio Eficaz Contra la Caída del Cabello Estacional
Operación Vuelta al Cole: Dieta 
Entrenamientos Personales: ¿Por Qué No?  
12 Consejos para Sacarle Partido a tu Perfume


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estamos encantados de que nos dejes tus aportaciones, porque tu opinión es importante para nosotros. Sólo te pedimos que, por favor, no publiques links ni contenidos publicitarios de ningún tipo, porque estos no serán publicados. Si deseas anunciarte, contacta con nosotros previamente. Gracias.

Síguenos por correo electrónico