20 febrero, 2014

Truco para los Alargadores de Enchufes

enchufeQuién más, quién menos, tenemos una multitud de aparatos electrónicos y electrodomésticos que necesitan estar enchufados siempre. Y eso significa una cosa (además de las taquicardias a la hora de ver la factura de la luz): que hay cables y más cables dispuestos a molestar, enredarse y con los que tropezar.  Vamos, que hay veces que no tienes claro si tu casa es tu casa o una ferretería.

 
Para conseguir que todo esté debidamente conectado y puedas tener los cables mejor organizados (y escondidos) aquí tienes un truco: pega los prolongadores de varias entradas (también conocidos como alargadores, ladrones, etc.) en el mobiliario.

 
Por supuesto, esto sólo te lo podrás permitir en muebles económicos y funcionales tipo Ikea o Leroy Merlin; porque nadie en su sano jucio haría algo semejante con una mesa de despacho de caoba del siglo XIX.

 
Este truco te permitirá esconder la mayor parte de los cables y organizarlos mejor. 

 
Por ejemplo, en este caso lo he pegado detrás de la mesa de la televisión y así puedo tener organizados los enchufes de la tele, del vídeo, de la Wii, etc. He utilizado una pistola de pegamento caliente, porque se mantiene bien pegado y, si necesitase quitarlo, es bastante fácil de remover.


También se podría utilizar otro tipo de pegamento de contacto o de reparación.


prolongador pegado detras de mesa de tv


prolongador pegado detras de mesa de tv


En este otro ejemplo, el alargador está pegado en el lateral de un mueble bajo que tengo en el despacho. Así los cables de la impresora y demás "cacharritos" están más cerca de los dispositivos y me resulta más fácil el acceso para enchufar y desenchufar.


prolongador pegado en lateral de mesa baja


Y, en este otro caso, la regleta está pegada debajo de una mesa de despacho de Ikea, con lo que puedo conectar el ordenador, el monitor, el escáner y demás parafernalia laboral. Mucho más cómodo y seguro que si estuviese en el suelo. 


Los cables los recojo y sujeto con bridas a una pata para que no cuelguen y arrastren por el suelo. No sólo queda más organizado y estético, también evito riesgos laborales.


Por cierto, hay que ver qué poco cuidado tuve cuando pegué el alargador, porque dejé todos los restos de pegamento colgando. Voy a limpiarlo ahora mismo... ;)

 
alargador pegado debajo de mesa de despacho

 
Un consejo muy importante: compra los alargadores en un establecimiento de confianza y con todas las garantías de la CE (o sea, nada de Todo a 1 Euro, mercadillos, etc.), porque pueden darte un disgusto. 


Incluso si son de buena calidad, procura no sobrecargar demasiado el dispositivo, porque puede recalentarse y provocar un cortocircuito. Si te es posible, busca los que tienen un interruptor para poder dejarlo apagado cuando no lo utilices.


Bueno, este ha sido un post con mucho enchufe, así que ahora le voy a dar al off...


¡Hasta el próximo post!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estamos encantados de que nos dejes tus aportaciones, porque tu opinión es importante para nosotros. Sólo te pedimos que, por favor, no publiques links ni contenidos publicitarios de ningún tipo, porque estos no serán publicados. Si deseas anunciarte, contacta con nosotros previamente. Gracias.

Síguenos por correo electrónico