05 abril, 2017

Consejos para Hacer la Infusión Perfecta

Disfrutar de una buena infusión es todo un placer, además de ser muy saludable. Y es que tienes infusiones para todos los gustos y todas las necesidades: té de diferentes variedades, manzanilla, tila, menta, melisa, salvia, hinojo, anís, hibisco, escaramujo, bayas...


Tanto en caliente como en frío son deliciosas y reconfortantes, además de tener otras propiedades según la variedad: relajantes, diuréticas, antioxidantes, digestivas, carminativas, etc.


Pero para apreciar las infusiones en su mejor versión es necesario tener en cuenta algunas recomendaciones, como las siguientes:


Consejos para hacer la infusión perfecta


El agua


El agua es una parte importante de la infusión, por lo que debe ser de calidad, preferentemente purificada o filtrada. El exceso de minerales e impurezas puede cambiar el sabor y aumentar la astringencia de algunas infusiones.


A la hora de calentar el agua, hazlo mejor en la cocina con un cazo o tetera o con un hervidor eléctrico. Con el microondas es más difícil controlar la temperatura tanto del agua como de la taza.


Recuerda que el agua se vierte sobre la infusión, tanto si es en hojas o en bolsita, no al contrario. 


Las herramientas


A la hora de degustar las infusiones son mejores las tazas que los vasos. Y si se trata de té, mejor que sean de porcelana o cerámica. Según el material del que esté hecho el recipiente en que se degusta la infusión, el calor se disipa de una forma más lenta o más rápida. Lo menos recomendable: el plástico y el aluminio.


Si vas a hacer té para varias personas o vas a tomar tú varias tazas, hazlo en una tetera, en lugar de en tazas individuales.


Procura calentar con un poco de agua caliente la tetera o la taza, así la diferencia de temperatura entre el recipiente y el agua caliente no será tanta y se beneficiará tanto el propio recipiente como la infusión. Con que pongas un poco y la hagas pasar por todo el interior es suficiente.


Para medir las infusiones necesitarás una cuchara de té o una cuchara de postre. Incluso una sopera si quieres una infusión más intensa. Aunque en cualquier caso deberías seguir las instrucciones que vengan en el envase o que te facilite el proveedor de tus infusiones. 


Si utilizas filtros en lugar de bolsitas, cuando más grandes sean estos, mejor, porque así más cantidad de hojas estarán en contacto con el agua y mejor infusionarán.  


Taza con infusión


La tapa de la taza es opcional, porque no tiene mayor finalidad que la de concentrar los aromas y poderlos disfrutar de una forma más intensa al comenzar a tomar la infusión. 


En caso de que no utilices bolsita, necesitarás un colador para infusiones.


La infusión


Te aconsejo que elijas infusiones de calidad, así podrás apreciar todo su sabor y aroma.


Cuanto más grandes estén cortadas las hojas o las flores, más cantidad de ellas tendrán que estar en contacto con el agua para obtener todas sus propiedades. Eso sí, conseguirás un sabor y aromas más intensos y auténticos.


Cuanto más fina sea la presentación de las hojas y flores, menos cantidad necesitarás para que se haga la infusión, pero la manipulación hará que tengan menos sabor, color y aroma. Te aconsejo que evites las que se presenten tan finas que casi sean polvo, porque algunas marcas comercializan los restos de las hojas de menor calidad envasándolos en bolsitas a precio de infusiones de calidad.


Infusión


Las infusiones no tienen fecha de caducidad, pero si de consumo preferente. A partir de ese momento comenzarán a perder cualidades organolépticas, perdiendo color, sabor y aroma.


Procura guardar las infusiones en un lugar fresco, seco y al resguardo de la luz, mejor en recipientes herméticos.


La cantidad


Lo habitual es utilizar entre 2 y 4 gr., dependiendo del tipo de infusión y de lo intensa que prefieras tomártela.


Si utilizas una cuchara especial para infusiones no tendrás más que llenarla y apretar las hojas o flores más o menos, para conseguir que sea más fuerte o más suave.


Si haces la infusión en tetera, no te olvides de añadir una medida más. Cuando se hacen en recipientes grandes, la infusión se diluye más que si se hace en taza, así que añadir un poco más es la mejor forma de garantizar una buena intensidad. 


Tetera


La temperatura


Debes retirar el agua antes de que rompa a hervir o justo cuando comience a hacerlo. En cualquier caso, no debería superar los 95º C. Cada infusión necesita una temperatura concreta para conseguir su punto perfecto.


Eso sí, nunca debes hervir la infusión, porque desvirtuarás totalmente el sabor.


Si no puedes medir la temperatura fácilmente, puedes contar con que el agua se enfría a una media de 5ºC por cada minuto que pase (destapada), desde el momento en el que entre en ebullición.


La exposición


Cada infusión necesita un tiempo de reposo para conseguir apreciar todo su color, aroma y sabor, sin queden demasiado suaves o tan intensas que se desvirtúen.


A continuación encontrarás una tabla orientativa de tiempos y temperaturas, aunque según la intensidad que quieras tendrás que reducir o aumentar el tiempo de reposo.


Temperaturas y tiempos para las infusiones


Cómo degustarla


Procura tomar las infusiones con tiempo, apreciando  todas sus cualidades, especialmente su sabor y olor.


Los puristas recomiendan degustarlas sin endulzar, aunque cada uno es libre de hacer lo que prefiera. Si vas a darle un punto dulce, te recomiendo el azúcar integral de caña o la miel. Los edulcorantes artificiales y la stevia pueden desvirtuar más el sabor.


Té con limón


Lo ideal es tomarla a pequeños sorbos, dejando que pase por toda la boca a fin de apreciar su sabor. 


Si te gusta añadirle leche a tus infusiones, recuerda que las de cítricos, frutas del bosque e hibisco tienen un punto ácido, por lo que se cortan con ella y acaban teniendo mal sabor y mal aspecto.


El limón puede cambiar totalmente el sabor de muchas infusiones. Si estas son de mala calidad o están mal infusionadas, quizás sí sea una buena idea para hacerlas más bebibles. 


Si aprietas la bolsita con la cucharilla o la introduces y sacas repetidamente, aparte de ser un gesto poco afortunado, conseguirás que la infusión esté demasiado intensa. Si no es lo que quieres, deberías evitarlo.


¿Nos tomamos una infusión? Venga, te invito...




Post relacionados:

Propiedades de la Melisa
Consejos para Aliviar el Dolor de Garganta 
La Flor de Hibisco en la Cocina


La primera vez que apareció el post Consejos para Hacer la Infusión Perfecta fue en el blog de La Meiga y Su Caldero.


Licencia de Creative Commons
Consejos para hacer una infusión perfecta by La meiga y su caldero - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estamos encantados de que nos dejes tus aportaciones, porque tu opinión es importante para nosotros. Sólo te pedimos que, por favor, no publiques links ni contenidos publicitarios de ningún tipo, porque estos no serán publicados. Si deseas anunciarte, contacta con nosotros previamente. Gracias.

Síguenos por correo electrónico