12 abril, 2017

Cómo Aplicar (Bien) el Anticelulítico

Cuando se acerca el buen tiempo aparecen las que suelo llamar las golondrinas, que son las usuarias del gimnasio, las clientas de centros de estética y nutricionistas y las compradoras compulsivas de anticelulíticos que sólo aparecen de marzo a junio para la Operación Bikini. Ya sabes a quienes me refiero...


Aunque está claro que el gym, los tratamientos de cabina, la alimentación saludable y los anticelulíticos sólo funcionan con la constancia, lo cierto es que todavía hay quien cree ingenuamente en los milagros beauty.


Y es que sí, con disciplina y paciencia todo eso es eficaz. Incluso los anticelulíticos. Pero siempre que se elijan y se apliquen correctamente. Por eso, en este post quiero darte algunos consejos para aplicar bien el anticelulítico y que cambies la piel de naranja por la de melocotón.


Cómo aplicarse (bien) el anticelulítico


Por el principio


Lo primero que debes tener presente es que el anticelulítico por sí sólo no es suficiente para controlar la piel de naranja. Una alimentación saludable, el ejercicio físico, beber agua en cantidad suficiente, reducir la sal, eliminar los excitantes como el café o el alcohol, reducir al mínimo el estrés o no llevar tacones de forma habitual también contribuirán a controlar la celulitis.


Si tu celulitis es muy severa o te preocupa mucho, quizás debas comenzar por tratamientos como la electroestimulación, la presoterapia, la radiofrecuencia, la carboxiterapia o la mesoterapia entre otros, además de combinarlos con productos anticelulíticos. En este caso te recomiendo que acudas a un centro de medicina estética para que te diagnostiquen y te expliquen qué tratamientos son los más apropiados para tu problema.


La constancia


Ten en cuenta que un anticelulítico es como tu crema facial, debes aplicarlo constantemente para que funcione. Si quieres una piel hidratada, debes aplicarte crema a diario, si quieres mantener la celulitis a raya, tienes que utilizar tu anticelulítico también todos los días. La celulitis se trata, no se cura.


La constancia es imprescindible. Si quieres que el producto funcione, debes aplicarlo todos los días, porque desde el estante del baño no es efectivo, palabra.


Chica en la playa sin celulitis
Si quieres una piel sin celulitis, la constancia es imprescindible


La elección


Elige un anticelulítico de buena calidad y apropiado para tus necesidades. Pide consejo a tu médico estético, farmacéutico o profesional de la estética, según el caso. Hay productos que por su características necesitan asesoría, no que nos los despachen. Y eso no significa que tengas que invertir mucho dinero, sino que lo inviertas bien.


Te aconsejo que el producto también tenga propiedades reafirmantes, porque si realmente funciona como anticelulítico tienes todas las papeletas para el descolgamiento. Esto es imprescindible si tienes más de 40 o si estás haciendo dieta al mismo tiempo que te aplicas el tratamiento.


Si el producto promete un efecto drenante, piensa que eliminarás líquidos y por tanto volumen, pero volverás a recuperarlo apenas dejes de aplicártelo. Lo que realmente necesitas es una reducción de grasa y toxinas, no sólo de agua. 


Las instrucciones


Lee siempre las instrucciones del envase, así sabrás las recomendaciones de uso, las contraindicaciones, etc. 


Las contraindicaciones 


Si estás embarazada, consulta si puedes utilizar el producto. Hay componentes como la cafeína, el retinol, la centella asiática, el ácido salicílico, el gingko biloba o la hiedra que están contraindicados durante la gestación. Aunque se apliquen de forma tópica, pueden ser perjudiciales, así que es imprescindible evitarlos. 


La aplicación


Exfolia tu piel semanalmente. Es la mejor manera de eliminar las células muertas y así permitir que los principios activos del producto penetren en la piel sin trabas.


Exfoliante


Los anticelulíticos pueden resecar la piel, así que no deberías olvidar la crema hidratante. Lo ideal sería aplicarla en momentos distintos del día. Si no tienes tiempo para ello, primero debería ir la hidratante y luego el anticelulítico, dejando pasar unos minutos entre una y otra.


Aplícate el anticelulítico siempre con las piel limpia y seca, preferentemente después de la ducha. El calor y el vapor abrirán los poros y se absorberá más y mejor. 


Si quieres que el producto funcione no te puedes olvidar del masaje, porque moviliza los tejidos y el sistema linfático, aumenta su temperatura, incrementa la vascularización, drena y descongestiona. Este debe ser siempre ascendente, desde los tobillos a las caderas. Hay quien aconseja movimientos circulares y quien recomienda amasar la piel para hacer penetrar el anticelulítico o incluso masajear con los nudillos. Personalmente consulto las instrucciones o pido consejo a la farmacéutica especializada es cosmética.


El masaje debe ser firme, aunque sin desplazar demasiado la piel, puesto que puedes provocar flacidez y descolgamiento.


Aplica el producto sólo en las zonas para las que esté indicado, porque no funcionará en el resto, incluso puede perjudicarte.


El momento ideal


En cuanto al momento del día, hay cierta controversia en cuanto a si se debe hacer por la mañana, por la noche o en ambos. Si el producto está formulado específicamente para el día o para la noche, no debería haber ninguna duda. Si se indica para día y noche, la cosa puede tener su aquél, puesto que hay quien piensa que con una vez al día es suficiente (yo entre ellas) y que esa duplicidad es sólo una justificación para vender más; aunque quizás en casos muy rebeldes sí sea conveniente. Pero el gran dilema es cuando es para mañana y/o noche. ¿Qué hacer entonces? Hay quien afirma que es mejor usarlo durante la noche, porque se estimula la microcirculación y la eliminación de toxinas. Y, por el contrario, hay quien defiende que es mejor durante el día, puesto que el movimiento activa los componentes del producto volviéndolo más eficaz, y personalmente así lo creo. 


En cuanto a si utilizarlo cuando se hace deporte hay varias opiniones: después, antes y en ambos casos. Unos defienden que al aplicarlo después, se aprovecha que el cuerpo está caliente, con la circulación activa, los poros dilatados y se ha puesto en marcha la quema de grasas en el organismo, así que el anticelulítico aprovecha todo estos para ser más eficaz. Esto podría ser interesante, (especialmente en el caso en el que se haga ejercicio muy intenso), aunque tengo mis dudas, puesto que tras los estiramientos y la ducha la temperatura y la circulación se estabilizan. Otros, como yo misma, creemos que es mejor aplicarlo antes, porque el movimiento activa los componentes del producto y penetra poco a poco en la piel a medida que la temperatura y la circulación aumentan. En cuanto al antes y al después, podría parecer la opción ideal, aunque si se aplica antes y ha penetrado en profundidad en la piel no debería hacer falta reaplicar de nuevo. 


Aplicándose anticelulítico en las piernas


Y más...


No te asustes si notas frío, calor o cierto picor en la piel, siempre que este sea leve y remita a los pocos minutos. Muchos de los principios activos de los anticelulíticos pueden provocar este tipo de efectos. Si no se pasan o son excesivos, lávate bien la piel y consulta con un especialista,


Lávate siempre las manos después de cada aplicación.


Si puedes dormir con las piernas ligeramente elevadas, mejorarás la circulación y por tanto tu celulitis. Ten presente que los problemas circulatorios influyen en tu problema. Eso sí, siempre que no tengas ninguna enfermedad que lo desaconseje. Ante la duda, consulta con tu médico. 





Post relacionados:

Aceite de Abedul para Combatir Eficazmente la Celulitis
Un Gel Reafirmante de Cuerpo... ¡Qué Funciona! 


La primera vez que apareció el post Cómo Aplicar (Bien) el Anticelulítico fue en el blog de La Meiga y Su Caldero.


Licencia de Creative Commons
Cómo aplicar (bien) el anticelulítico by La meiga y su caldero - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estamos encantados de que nos dejes tus aportaciones, porque tu opinión es importante para nosotros. Sólo te pedimos que, por favor, no publiques links ni contenidos publicitarios de ningún tipo, porque estos no serán publicados. Si deseas anunciarte, contacta con nosotros previamente. Gracias.

Síguenos por correo electrónico