26 agosto, 2015

Evita el Temido Encrespamiento en tu Cabello

¿Te levantas por la mañana y tiemblas al ver que el día se ha levantado lluvioso? ¿Te horrorizas cada vez que te acercas a una terraza esas con pulverizadores de agua para refrescar el ambiente? ¿Te piensas si seguir bailando porque temes las consecuencias que tendrá sudar un poco más de la cuenta para tu pelo? ¡Ay, querida! Entonces te encuentras en ese más del 25% de la población femenina que tiene el pelo con tendencia al encrespamiento. Y no sólo formas parte de esa estadística, también la sufres.


Lo más tranquilizador de todo es que el pelo se encrespa porque está falto de humedad y tiene tendencia a esponjarse para absorber la mayor cantidad de agua del ambiente que puede. Y todo lo que se deshidrata, se hidrata, et voilà. Ese es el secreto. 


Para conseguir esa melena lisa, brillante, suelta y manejable con la que todas soñamos (justo lo contrario de esa especie de relleno de colchón de lana con el que nos levantamos a veces), aquí tienes unos cuantos trucos infalibles:


Evita el temido encrespamiento de tu cabello


El lavado


Utiliza un champú adecuado para tu tipo de cabello y procura que te aporte hidratación y nutrición.


Hazte fan de los aceites capilares para antes del lavado. Estos nutren y tratan el cabello incluso antes de lavarlo. Son ideales para paliar la tendencia al frizz


Chica peinándose delante del espejo Lávate el cabello con la frecuencia que necesites. Lavarte el pelo todos los días, con los productos de lavado y tratamiento adecuados, en la cantidad correcta y con un buen aclarado, no tiene que dañar tu pelo. Si lo haces de la forma correcta no aumentarás el frisado ni la sequedad. De hecho, si el lavado no se hace cuando es necesario, se consigue el efecto de puntas secas y cuero cabelludo graso... y eso no es lo ideal. 


Usa con mucha moderación los champús en seco. Estos productos pueden empeorar el cabello seco y encrespado y producir caspa, puesto que no cuentan con la suficiente capacidad nutritiva e hidratante, al contrario que los champús de uso con agua.  


Aclara muy bien el cabello.


Acondicionadores y mascarillas


Utiliza acondicionador cada vez que te laves el cabello. Si tienes el pelo seco y encrespado, es un paso que no te puedes saltar. Bueno, sólo si después te vas a aplicar mascarilla.


Si tienes tendencia al encrespado, aplícate una mascarilla capilar nutritiva e hidratante todas las semanas. Y no te la saltes ninguna. Respeta los tiempos de exposición. Si puede ser con calor, mucho mejor.


El secado y peinado


Chica secándose el pelo con un secadorSi te secas el cabello con secador y/o utilizas la plancha, usa productos que lo protejan del calor


Utiliza sérum o aceite capilar para nutrir las puntas de tu cabello una vez seco.


Evita frotar enérgicamente el cabello para secártelo. Con semejante energía sólo dañarás tu cabello, porque es muy frágil cuando está húmedo; además de facilitar el encrespado cuando se seque. 


No abuses del secador. Utiliza los turbantes de microfibra para que eliminar más rápidamente la humedad. Así podrás reducir el tiempo de secado y no dañarás tanto el pelo con el calor. Y no lo acerques mucho al pelo, porque lo deshidratarás a marchas forzadas, lo que te garantizará el efecto frizz


Seca siempre en dirección descendente, es decir, desde la raíz hasta las puntas; así lograrás que las cutículas del cabello no se abran. Y procura no revolver mucho el pelo mientras lo secas. Hay quien recomienda el difusor, incluso si se desea un acabado liso, pero realmente sólo funciona si quieres un cabello ondulado o rizado. Si lo quieres liso, el difusor te lo esponjará.


Utilizando la plancha del pelo
No te excedas con el uso de la plancha, porque acaba generando electricidad estática y conseguirás que el cabello se frise más. 


Hablando de planchas, la temperatura debe ser la justa, nunca demasiado caliente. El calor reseca mucho el cabello, lo que empeorará el encrespamiento.


Evita los peines y cepillos de metal, porque agravan el problema. Usa mejor los que estén hechos de materias orgánicas.  


Si tienes el cabello rizado, péinatelo en húmedo y no lo cepilles nunca en seco, porque conseguirás una melena digna de una bruja.


Termina siempre con una pasada de un cepillo que elimine la electricidad estática, como el del Braun. 


Los tratamientos y el mantenimiento en el salón


Córtate el cabello con una frecuencia adecuada. Cada 2-3 meses, dependiendo de tu tipo de pelo, del largo y de su estado.


Los tratamientos nutritivos intensivos que te ofrecen en las peluquerías son excelentes para cuidar un cabello encrespado. Pide consejo a tu peluquero para que te recomiende el más adecuado para ti. 


Si tienes tendencia al frizz, el mejor aliado es el tratamiento de alisado con keratina. Te dejará el pelo liso, suave y manejable. Y el encrespamiento quedará en el pasado...


A tener en cuenta


Un pelo preciosoTen mucho cuidado con el sol, el cloro y la sal, porque contribuyen a la sequedad y el encrespamiento. Utiliza protectores solares capilares, sombreros o gorros para evitar daños.


En invierno la calefacción, el viento y el frío también agreden tu cabello, así que dale un plus de hidratación y protégelo cuando salgas al exterior con mal tiempo.


Si llueve, las coletas, trenzas y moños son tus mejores aliados, para minimizar el frizz.


Mi truco favorito si llueve o no tengo un coletero a mano: esconder la melena metiéndola por el cuello del abrigo o la chaqueta. 


Cuida tu alimentación, porque el cabello acusa (y mucho ) las deficiencias nutricionales.


Con estos trucos ya puedes dejar tu melena suelta sin miedo. ¿Tienes tú algún remedio eficaz contra el encrespamiento? Cuenta, cuenta...




Post relacionados:

Mi Experiencia con el Tratamiento con Keratina
Planchas para el Pelo: Consejos de Uso
12 Consejos para Proteger tu Cabello del Calor
Mis Secretos para Tener un Pelo Brillante
20 Consejos para un Lavado de Cabello Perfecto

19 agosto, 2015

Cómo Blanquear las Tazas Amarillentas

¿Quién no ha ido a sacar una taza de cerámica o de porcelana del armario y se ha encontrado con que estaba de color amarillento? Y quien dice una taza, dice un plato o una ensaladera. Aunque lo malo no es encontrársela, sino ver que ese color tan feo no se elimina con los lavados, sobre todo a mano.


Esto puede suceder porque lleva mucho tiempo sin uso o porque utilizamos el recipiente para contener bebidas o alimentos que tintan o manchan: infusiones, café, zumos de frutas de color oscuro, salsa de tomate, etc.


En mi caso las tazas acaban amarilleando por las infusiones que tomamos en casa a cualquier hora del día. 


Y me da mucha rabia, porque las tazas parecen sucias, aunque no lo estén.


Taza de porcelana amarillenta por el uso


Por eso me decidí a hacer alguno de mis experimentos para conseguir blanquear las tazas. Me planteé qué productos utilizar y me decidí por los clásicos del blanqueamiento: el bicarbonato, el limón, el agua oxigenada y la lejía. Esta última de uso alimentario, porque a pesar de los lavados y aclarados posteriores al tratamiento, me daba cierto respeto que pudiese quedar algún resto, corriendo el peligro de ingerirlo.


Lejía, agua oxigenada, bicarbonato y limón


Para ver cuál sería más eficaz, probé un truco en cada taza.


Y el resultado del experimento fue...




Truco 1.-  Bicarbonato + agua


Taza tratada con bicarbonato y aguaMezclé 1/2 taza de bicarbonato con agua del grifo hasta lograr una pasta densa. Froté con ella la taza, insistiendo en el interior y en las zonas exteriores que también estaban amarillas: el fondo y el asa, justo donde se junta con la taza.


Le dediqué un rato, hasta que me pareció que la fricción había hecho su labor. Luego dejé reposar la taza durante aproximadamente 1/2 hora, con la pasta adherida en las zonas más difíciles para que blanquease y terminase de absorber los restos de té.  


Luego lavé con detergente para vajillas y aclaré bien. 


El resultado: bastante bueno, se quitaron casi todas las manchas y la taza quedó muy brillante. Pero tengo la sensación de que el resultado no fue por el poder limpiador y absorbente del bicarbonato, sino por la fricción de la pasta contra la taza.


Truco 2.- Bicarbonato + limón


Taza tratada con bicarbonato y limónHice la misma pasta que en el caso anterior, pero añadiéndole un chorro de zumo de limón (natural), para aprovechar que el ácido del limón blanquea bastante. La apliqué de la misma forma y también la dejé en exposición durante 1/2 hora. También terminé con el lavado habitual con estropajo y detergente.


El resultado: similar al del bicarbonato con agua. Quizás, para mi sorpresa, la limpieza y el blanqueamiento de la taza fue peor que en el caso anterior.


Truco 3.- Agua oxigenada + agua


Taza tratada con agua oxigenada y agua del grifoMezclé 1/2 taza de agua oxigenada con 1/2 taza de agua del grifo e introduje la taza en la mezcla durante 1/2 hora.  


Posteriormente lavé muy bien con detergente y aclaré.


El resultado: no demasiado satisfactorio. Si quedó algo más blanca, pero no terminó de irse el tinte de las infusiones.


Truco 4.- Lejía de uso alimentario + agua


Taza tratada con lejía y agua del grifoMezclé 1/2 taza de lejía de uso alimentario y 1/ taza de agua del grifo. Dejé la taza sumergida en la mezcla durante 1/2 hora.


Luego lavé la taza con detergente para vajillas y estropajo e hice un aclarado exhaustivo.  


El resultado: el mejor de todos. La taza quedó sin restos de manchas amarillentas, brillante y perfecta. Y sin frotar apenas a la hora de lavar.


Las pruebas del delito...


Resultado de la taza blanqueada con lejía alimentaria

 
Por eso, a partir de ahora me quedo con el truco de la lejía para blanquear la porcelana y la cerámica de color blanco. ¿Cuál prefieres tú?




Post relacionados:

Cómo Limpiar Fácilmente la Comida Pegada
Usos del Agua Oxigenada: Desinfectar la Tabla de Cortar
Usos del Agua Oxigenada: Desinfectar el Cepillo de Dientes
Cómo Limpiar Bien Cepillos y Peines
Trucos Sencillos para Limpiar la Plata
14 Trucos para Evitar el Mal Olor en Tu Ropa Deportiva 


12 agosto, 2015

Como Aplicarse (Bien) los Polvos de Sol

Los polvos de sol son una excelente opción, tanto para lograr un tono dorado sin tomar el sol como para sacarle todo el partido a tu bronceado veraniego. 


Pero, y siempre hay un pero, son uno de esos productos de maquillaje algo difíciles. Todas hemos visto a mujeres con la cara llena de rodales de color terracota paseando por la calle... y hemos jurado no ponernos polvos de sol en el rostro ni bajo coacción. Y es un error, porque es un producto de lo más favorecedor si se usa bien.


Son el pasaporte para conseguir una buena cara y tono bronceado sin poner en peligro nuestra piel. Muchos de ellos, incluso, tienen protección solar en su composición.


Por eso, aquí tienes algunos consejos que te ayudarán a sacarle todo el partido a tus polvos de sol.



Cómo aplicarse bien los polvos de sol


Vamos con ellos...


La elección de los polvos de sol


Elige un producto que tenga entre 1 y 2 tonos más que el color natural de tu piel, no más. Y ten en cuenta no sólo la intensidad, sino también el color, porque debe ser similar al de tu rostro, pero algo más oscuro. La idea es encontrar un tono que se parezca al color que toma tu rostro y tu escote cuando has tomado el sol (con protección solar, of course). En cualquier caso, evita los tonos muy anaranjados, porque no sientan bien a nadie.


Polvos de solPara probarlo en la perfumería o en los grandes almacenes, puedes hacerlo sobre el pómulo o sobre el escote. Más higiénica es esta segunda opción, pero la otra también es válida. 


Otro de los puntos que deberás elegir es si quieres polvos de sol con brillo o mates. Mi consejo es que optes por los mates, porque el brillo lo puedes aportar con un iluminador, en la medida y el momento en que lo desees. No siempre te va a interesar que el acabado tenga brillo, o no siempre te gustará la cantidad o calidad en que lo lleva de serie el producto.  


Lo ideal es que tengas dos tonos en tu neceser, uno más claro y otro más oscuro para irlos adaptando a los cambios de color de tu piel a lo largo del año; según estés más o menos bronceada.


La base


Los polvos de sol se pueden utilizar con una base ligera, con una BB o CC cream o con la cara lavada, siempre que tengas una buena piel. 


Es importante que la piel esté libre de grasas y brillos, porque en caso contrario la brocha no se deslizará bien y acabará haciéndose una especie de engrudo tostado :( Si tu piel no ha absorbido bien la crema o la base, o si tienes la piel con tendencia grasa, sólo tienes que pasar un tisú o un papel absorbente especial para el rostro. 


La herramienta


Polvos de sol y brochasComo en cualquier producto de maquillaje, la herramienta que utilicemos para trabajarlo es importantísima. Para los polvos de sol lo ideal es una brocha gruesa, suave y con la punta más bien plana. Debe facilitar la tarea de depositar con ligereza los polvos y el posterior difuminado.


Cómo aplicarlos


Una máxima que debes tener en cuenta a la hora de usar polvos de sol es que menos es más, ya sabes, una de mis preferidas. Porque los polvos de sol no son un maquillaje con el que haya que cubrir el rostro, sino un producto para dar toques ligeros y estratégicos en determinadas zonas. 


Esas zonas en las que debes depositar los polvos de sol son esas que se broncean en un día en el campo: frente (zona central), puente de la nariz, parte superior de las mejillas, barbilla, parte superior del labio (muy ligeramente), cuello y centro del escote


Zonas en las que aplicar los polvos de sol


Y no te olvides nunca del cuello y el escote, porque si no la diferencia de color se hace muy patente. Lo que se busca con los polvos de sol es un resultado natural y no conozco a nadie que se broncee sólo en la cara y el resto se le quede blanquito.


Para aplicarlos en esas zonas debes tomar muy poco del envase y sacudir el exceso o pasarlos ligeramente por la muñeca o el dorso de la mano. Así evitarás excederte con la cantidad. Si es necesario, después podrás añadir un poco más. 


Los movimientos deber ser suaves y en sentido circular (para aplicar y difuminar las zonas amplias): También pueden ser lineales o de arrastre (para el puente de la nariz y para difuminar las zonas más pequeñas). Pero siempre deben ser fluidos y seguros, evitando por todos los medios frotar la brocha sobre la piel.


Polvos de solY, por supuesto, los tres mejores secretos para aplicar bien los polvos de sol son: difuminar, difuminar y difuminar. Porque deben fundirse con la piel y aparentar el tono que se consigue un día al aire libre... y eso no se logra con brochazos mal puestos.


El sobrante de la brocha lo puedes repartir delicadamente sobre el resto de la cara para unificar, siempre que no cargues mucho el color global de tu piel. 


Para un acabado de "10" te aconsejo que combines los polvos de sol con un blush en un tono rosado, melocotón o coral (según tu color de piel) en la manzana de la mejilla y con un toque de iluminador encima del pómulo, debajo de la ceja y en el arco de cupido. Si el iluminador es en stick o en crema, utilízalo antes de los polvos de sol; si es en polvo, hazlo al final de todo el proceso. Y si son en un tono dorado, mucho mejor.  


Si todavía no te ves con mucha pericia a la hora de utilizar los polvos de sol, ve acostumbrándote poco a poco, utilizando muy poquita cantidad; así irás viendo cómo se comportan y podrás ir puliendo tu estilo.



Post relacionados:

Tu Maquillaje También Tiene Fondo de Armario
15 Consejos para Acertar con tu Base de Maquillaje
12 Consejos para que Tu Base de Maquillaje Dure y Dure (I) 
12 Consejos para que Tu Base de Maquillaje Dure y Dure (II) 
Prebases de Maquillaje para Rostro y Ojos: un Acierto
Consejos para que Tu Base de Maquillaje Aguante el Calor
Trucos para Aplicar el Iluminador (I)
Trucos para Aplicar el Iluminador (II)

05 agosto, 2015

Arroz con Sepia y Vieiras

Ahora que estamos en verano, apetece hacer un plato de arroz con aire marinero. De esos que se disfrutan en la terraza o el jardín, a la sombra de un emparrado y mirando al mar. Así que hoy te traigo un arroz con sepia y vieiras, que encaja muy bien con ese escenario.


Y si no tienes la playa cerca, al menos tu paladar te llevará allí.


Aquí va la receta...


Receta de arroz con sepia y vieiras


Ingredientes (para 4 personas)


4 vasitos (de los de vino) de arroz arborio 
4 sepias pequeñas
4 vieiras
1 cebolla grande
50 gr. de guisantes
1/2 puerro
1/2 ramita de apio
Salsa de tomate concentrado 
Alga nori seca en escamas
1 litro de caldo de pescado
1 copita de coñac
Aceite de oliva virgen extra
Sal 
Pimienta
Cúrcuma
Azafrán
Pimentón dulce


Mosaico verduras arroz con sepia y vieiras 










Mosaico ingredientes arroz con sepia y vieiras 

















 Notas sobre los ingredientes


  • El arroz arborio o especial para risotto, lo puedes sustituir por cualquier otro arroz y elaborar el plato como si fuese una paella. Por cierto, la denominación correcta es arborio (de la ciudad italiana de Arborio), no arbóreo (relativo a los árboles), tal y como se ve escrito erróneamente en algunos lugares.

  • En lugar de sepia puedes utilizar calamar, aunque prefiero la sepia por su textura y su sabor.

Vieiras
Vieiras congeladas
  • Si no tienes vieiras a mano, las zamburiñas, las almejas o cualquier otro molusco de concha te puede servir. Las de la receta son congeladas y procedentes de Galicia.

  • En lugar de coñac, puedes utilizar vino blanco.

  • El caldo de pescado, si es hecho en casa, le dará un extra al plato. 

  • Si no tienes salsa de tomate concentrado en tu despensa, puedes utilizar tomate frito o natural. También puedes añadirle tomate cortado en daditos, sin las pepitas ni la piel. 


  • Puedes utilizar mantequilla en lugar de aceite de oliva, que es el ingrediente original del risotto. Pero si quieres un plato más ligero, te aconsejo el aceite de oliva.


Materiales 


Una sartén de borde alto (o una cacerola poco profunda)
Un cazo
Un mortero


Preparación


Cortando cebollaCorta en cuadrados pequeños la cebolla, el puerro y el apio.


Corta la sepia también en dados no muy grandes.


Mientras cocinas el plato, saca las vieiras del congelador.


Pon a dorar la cebolla, el puerro y el apio con un chorrito de aceite de oliva.


Pon a calentar el caldo de pescado y mantenlo caliente todo el tiempo.


Cuando estén listas las verduras. Sácalas de la sartén y dora en ese mismo aceite la sepia.


Retira la sepia y vuelve a introducir las verduras. Añade el arroz y el coñac. Dora el arroz y deja que se impregne de las verduras y el coñac. 


Machaca el azafrán en un mortero e incorpóralo al arroz. También es el momento de ponerle un pellizco de alga nori en escamas, 1/2 cucharadita de pimentón, una pizca de cúrcuma y pimienta al gusto. Ve removiendo con mimo y no dejes que se queme el pimentón.


Ponle 2 cucharaditas del tomate concentrado. 


Una vez dorado el arroz y evaporado el alcohol del coñac, vete añadiendo caldo. Cuida que este último esté siempre bien caliente.


Caldo caliente
El caldo, siempre bien caliente


Ve incorporando más caldo según vaya haciendo falta.


Cuando el arroz hay comenzado a perder el punto harinoso, añade los trozos de sepia y los guisantes.


Deja que se termine de cocinar. Si le hace falta sal, rectifica en este momento, porque es probable que no necesites añadirle sal, puesto que el caldo, las algas, la sepia y las vieiras ya le aportan suficiente sabor.


Pruébalo y si ya está en su punto, incorpora las vieiras enteras y sin concha, apaga el fuego y deja reposar unos minutos para que se cocinen con el propio calor del arroz. Con 1 minuto o 1 minuto y medio es más que suficiente para que su carne se haga.


Luego ya sólo tienes que servirlo y disfrutarlo.


Arroz tipo risotto con sepia y vieirasArroz tipo risotto con sepia y vieiras




Post relacionados:

Torta del Casar Rellena de Risotto y Espárragos
Arroz con Mollejitas de Pollo
Pasta Integral Con Pulpo y Gratinada con Queso San Simón
Arroz con Pulpo
Espirales de Kamut a la Marinera
Patatas Guisadas con Calamares





Síguenos por correo electrónico