15 mayo, 2014

Trucos para Aplicar el Iluminador (I)

El iluminador es uno de los productos de maquillaje que, en general, menos se conoce y peor se aplica. Y eso que es uno de lo que suele obrar verdadera magia cuando se usa adecuadamente. 


En este post me gustaría darte algunos trucos y consejos para que encuentres el iluminador más adecuado para ti y para que puedas sacarle el mayor partido.


En esta primera parte podrás ver para qué utilizar este tipo de productos y cómo elegirlo. 


Vamos a ello...


1.- Para qué utilizar el iluminador


foco
Dale luz a tu rostro...
Lo primero que hay que tener presente es que el iluminador no es un corrector, es todo lo contrario. El corrector, camufla; el iluminador, resalta. Por eso es un tremendo error utilizar el iluminador como si fuese un corrector, porque conseguiremos el efecto contrario y sacaremos a la luz esos defectos que queremos esconder: ojeras, arrugas, granitos, etc.


El iluminador es perfecto para aportar luz, volumen y dar protagonismo a las zonas que nos gustaría resaltar.


2.- Cómo elegirlo


La elección del iluminador dependerá de tus necesidades:


Textura


En crema: para todo el rostro y para el escote. Perfecto para pieles secas o mixtas. Se puede aplicar con un pincel y terminando de difuminar con los dedos o sólo con ellos. Personalmente, prefiero prescindir de la brocha, aunque la elección es siempre tuya.


En gel: también es apto para todas las zonas de la cara. Ideal para las pieles normales o mixtas. Se puede aplicar en todo el cuerpo. Igual que en el caso de las texturas en crema puedes ayudarte de una brocha (la mayoría ya la lleva incorporada) y los dedos para el acabado final.


brochasEn lápiz: es más cómodo para la zona de los ojos. Para todo tipo de pieles, eso sí, si es demasiado cremoso evita usarlo si tienes la piel grasa. Aplícalo y difumina con los dedos.


En polvo: para todo el cuerpo. Mejor para pieles grasas o mixtas y para acabados. Se aplica siempre con brocha gruesa y con la punta ligeramente redondeada.


En barra: para todo el cuerpo y para todo tipo de pieles. Queda perfecto si se trabaja con los dedos.


Color


pantoneLa intensidad del iluminador debe ser un tono más claro, dos a lo sumo, que tu base de maquillaje (y esta debería ser lo más parecida a tu piel). Si es del mismo tono o más oscura, evidentemente, no te servirá para iluminar. Si es demasiado claro, las transiciones serán demasiado bruscas y el resultado no será natural.


Los iluminadores pueden tener distintos tonos, más cálidos o más fríos. Mi consejo es que trates de armonizar el iluminador con tu tono de piel, color de cabello y de ojos y tu maquillaje. Si en tu rostro predominan los tonos cálidos, el iluminador deberá ir en consonancia. Si lo que priman son los tonos fríos, el iluminador también deberá tender a ese tipo de colores.


Brillo


Si lo que quieres es un acabado muy natural y lo vas a utilizar en tu día a día, intenta evitar los tonos excesivamente naracados o metalizados y opta por productos más mates.


Si deseas un aspecto más sofisticado y lo vas a utilizar para un maquillaje de noche o para un evento, busca un producto con más partículas brillantes.


Y hasta aquí llega esta primera parte, en la segunda, no te pierdas lo más interesante: dónde aplicarlo y trucos sencillos que te ayudarán a sacarle todo el partido. ¿Te lo vas a perder


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estamos encantados de que nos dejes tus aportaciones, porque tu opinión es importante para nosotros. Sólo te pedimos que, por favor, no publiques links ni contenidos publicitarios de ningún tipo, porque estos no serán publicados. Si deseas anunciarte, contacta con nosotros previamente. Gracias.

Síguenos por correo electrónico