21 abril, 2015

Usos del Esparadrapo (IV): Solapas, Camisas y Sujetadores

Hoy te traigo un nuevo post sobre un elemento indispensable en nuestro botiquín... y en nuestro guardarropa: el esparadrapo.


Ya te comenté en post anteriores que este humilde artículo te puede sacar de un apuro con los dobladillos o como sujetador para vestidos con escotes arriesgados. Pues bien, sus propiedades en los apuros textiles no terminan ahí, porque te pueden ayudar con las solapas, con las aberturas indiscretas de camisas abotonadas, o con los sostenes a los que se les ha salido un aro.


Te cuento más...




Solapas


Seguro que te has topado alguna vez con una solapa rebelde que arruina tu chaqueta o tu camisa. Esas solapas que se levantan, se dan la vuelta o no terminan de sentar bien.


Para solucionarlo está el esparadrapo, of course:


Paso 1. Extiende la chaqueta o camisa en una superficie plana y coloca la solapa tal y como debería quedar. Según el tipo de corte, de tejido y de solapa, puede ser una buena idea llevar a cabo todo el proceso con ella puesta.


Solapa de chaqueta femenina

 
Paso 2. Corta un trozo de esparadrapo y haz una especie de cilindro pegando sus extremos, procurando que la parte textil quede hacia dentro y la adhesiva hacia fuera.


Trozo de esparadrapoRollito hecho con esparadrapo

 
Cuidado, si haces el rollito muy grande, aunque lo aplastes sobre el tejido, tendrá tendencia a que se abra, así que no te servirá para nada. Si te hace falta más sujeción, es mejor que utilices dos o tres cilindros para pegar la solapa. 


Paso 3. Coloca ese cilindro justo debajo de la solapa. La idea es que luego la pegues sobre él, justo en el lugar en el que debe quedar, para que no se mueva. Extiende el rollito en el tejido para que quede bien plano y no abulte una vez que pegues la solapa.


Cilindro de esparadrapo en la parte trasera de la solapa

 
Paso 4. Pega la solapa encima de la zona del pecho y procura no apretar demasiado una parte sobre la otra, así evitarás que se marque el cuadradito. Sólo tendrás que presionarlo suavemente hasta que quede bien asentado. Si no ha quedado dónde debería, puedes corregirlo las veces que necesites, mientras que el adhesivo siga haciendo su función.


Solapa sujeta y asentada con esparadrapo


Sujetadores

 
Seguro que más de una vez has sufrido un aro de sujetador díscolo, que se sale en el momento más inoportuno. Y todas sabemos lo molestos que pueden llegar a ser esos trocitos de metal rozando en la piel. Aunque lo ideal es que repares tu sostén con aguja e hilo tan pronto como puedas, el esparadrapo te puede sacar rápida y cómodamente del apuro. 

 
Paso 1. Vuelve a introducir el aro en su lugar con cuidado.


Sujetador con el aro fuera

 
Paso 2. Corta un trozo de esparadrapo de al menos 1 dedo de largo y colócalo de tal forma que tape el orificio por donde se sale el aro, siempre por la parte interior del sujetador. Intenta que el parche no se vea desde fuera, una vez que has vuelto a colocarte la prenda.


Aro del sujetador reparado con esparadrapo

 
Paso 3. Aprieta bien el esparadrapo contra el tejido, para impedir que se vuelva a salir el aro.


Sostén reparado con esparadrapo

 
Este arreglo puede durarte incluso un par de lavados, pero no dejes de reparar el sostén lo antes posible. Ya sabes que el esparadrapo se pone muy feo con el roce y con el sudor, además de que el pegamento comienza a aparecer pegajoso por los bordes... y eso no es lo que quieres en una bonita prenda de ropa interior.


Camisas

 
Si tienes alguna camisa ceñida en tu armario, lo más probable es que hayas sufrido esas aberturas inoportunas entre botones, sobre todo en la zona del pecho, que dejan ver más de lo que te apetece mostrar.

 
Aunque hay algunas soluciones creativas (imperdibles, alfileres...), hay un remedio mucho mejor: el esparadrapo. 

 
Mira cómo hacerlo...

 
Paso 1. Localiza la zona problemática de tu camisa.


Camisa de mujer

 
Paso 2. Corta un trozo de esparadrapo con un tamaño adecuado a la zona que quieres solucionar. Normalmente los dobladillos de la zona de ojales y de la de botones son lo suficientemente tupidas para que no se vea el esparadrapo, así que no tendrás muchos problemas con este truco. Pero con telas muy finas o con dobladillos muy estrechos, es necesario que cortes el esparadrapo con un tamaño tal que no se marque ni se transparente.


Paso 3. Puedes utilizar dos trucos. Uno de ellos es colocar el esparadrapo desde el interior, uniendo los dos dobladillos en el espacio entre botones que se abre. Este paso lo puedes realizar con la camisa puesta, pegando el esparadrapo desde el interior, aunque también puedes quitarte la camisa, darle la vuelta, colocar el esparadrapo y metértela por la cabeza ya abrochada. Esta última opción sólo te servirá si la camisa no es demasiado ajustada.


Abertura entre botones solucionada con esparadrapo
En este detalle puedes ver cómo queda por el revés

 
No te olvides de pegar el esparadrapo en la zona media entre los dos botones que te den problemas, así lograrás que se cierre de forma más segura y completa.


Coloca el esparadrapo entre los dos botones que te dan problemas

 
Paso 4. También puedes utilizar la misma técnica del rollito que te he contado en el truco para las solapas. Ya sabes, corta un trocito de esparadrapo y haz un cilindro con él, con cuidado de que el pegamento quede hacia fuera.


Detalle del rollito de esparadrapo para cerrar aberturas en las camisasRollito de esparadrapo para cerrar aberturas inoportunas en las camisas


Paso 5. Coloca el cilindro entre un dobladillo y otro, estirándolo bien para que quede plano. Siempre en la zona problemática entre dos botones.


Rollito de esparadrapo entre los dobladillos

 
Paso 6. Presiona un dobladillo sobre otro, para adherirlos bien. De esa forma será como hubieses cosido otro botón invisible entre ellos. 


Botonadura cerrada con rollito de esparadrapo

 
Paso 7. Muévete y comprueba que el esparadrapo sujeta bien la zona, no se despega, no se mueve y no se ve entre los dobladillos. Et voilà.


Botonadura bien ajustada con esparadrapo


Este truco también sirve para los chicos, por supuesto.
 



Post relacionados:






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estamos encantados de que nos dejes tus aportaciones, porque tu opinión es importante para nosotros. Sólo te pedimos que, por favor, no publiques links ni contenidos publicitarios de ningún tipo, porque estos no serán publicados. Si deseas anunciarte, contacta con nosotros previamente. Gracias.

Síguenos por correo electrónico