29 junio, 2016

Trucos para Eliminar el Hielo de Tu Congelador

Si tienes congelador, habrás sufrido la formación del hielo en su interior, por mucho cuidado que hayas tenido de no introducir los alimentos con mucha humedad o hayas abierto su puerta lo mínimo indispensable. Al final acaba pareciendo el escenario de una película situada en la Antártida.

 
Y es algo poco recomendable. No sólo porque tu congelador gastará más energía para hacer su función, también porque te quitará sitio de almacenaje.

 
Para que no te ocurra, a continuación te daré algunos trucos útiles para que deshelar tu congelador te sea más fácil.


Trucos para eliminar el hielo de tu congelador


Antes de nada

 
Vacía completamente antes de descongelar, es obvio.

 
Desenchufa el electrodoméstico para no arriesgarte a tener un disgusto con la electricidad.

 
Procura que no haya ningún cable o enchufe que pueda verse afectado por un posible derrame de agua de descongelación.

 
Congelador tipo arcónTen a mano toallas, bayetas, paños, una fregona y un barreño para ir enjugando el agua que vaya produciéndose con el deshielo.  

 
Pon alguna toalla vieja en el suelo para recoger agua si cae desde el congelador. Esto es especialmente importante si el suelo es delicado.

 
No utilices herramientas punzantes para despegar el hielo, porque puedes dañar seriamente tu electrodoméstico. Si utilizas una rasqueta para el hielo, mejor que sea de plástico.

 
Comienza a descongelar siempre desde la parte superior del congelador y ve bajando. Así evitarás que el agua y el hielo vayan manchando lo que ya está listo.

 
Una vez descongelado, limpia bien todas las superficies con agua y bicarbonato, procurando aclarar bien. También puedes usar agua y vinagre blanco, aclarando sólo con agua después.

 
Trucos para descongelar

 
1.- Dejar descongelar al aire. Para ello debes colocar paños o bayetas que vayan absorbiendo el agua de la descongelación, que tendrás que ir escurriendo según se empapen. Es importante que tengas cuidado de que el agua no caiga al suelo. En caso de que se derrame, procura que no puede entrar en contacto con cables o enchufes, así evitarás el riesgo de que se produzca un cortocircuito o electrocución. Esta es la forma más económica, ecológica y segura de descongelar, sin duda; aunque la más lenta.

 
2.- Con un paño humedecido con agua muy caliente. Para ello puedes calentar agua en una cazuela o en el microondas, e irlo pasando por todo el interior del congelador, teniendo cuidado de que no esté tan caliente como para quemarte. Ten cuidado de ir enjugando el agua que escurra y de ir retirando los trozos de hielo que puedan ir desprendiéndose.

 
3.- Con una espátula o rasqueta caliente. Si calientas una rasqueta, podrás ir levantando con facilidad el hielo del congelador. Ve retirando los trozos que vayan desprendiéndose y ayúdate de un paño o bayeta para ir secando el agua de la descongelación. Ten mucho cuidado de no dañar el interior.

 
Cazuela al fuego con agua y vapor4.- Con vapor. Calienta una cazuela con agua y colócala en el interior del congelador. Ten precaución para que el recipiente caliente no entre en contacto directo con las paredes del congelador, porque podrías dañarlo. Para ello puedes colocar la cazuela sobre un paño húmedo o sobre un salvamanteles. Deja que el vapor vaya deshaciendo el hielo poco a poco. No te olvides de ir secando el agua que pueda generarse.

 
5.- Con un secador de pelo. Si pones el secador a potencia media y lo vas pasando a cierta distancia de las paredes del congelador, acelerarás el deshielo. Ten mucho cuidado de que el calor no sea excesivo y de no aplicarlo muy cerca de ninguna superficie interior. Este truco tiene un pero: tendrás que estar trabajando todo el tiempo con el secador hasta la total descongelación, lo que te llevará un buen rato.

 
6.- Con un calefactor.  Con un calefactor a media potencia, podrás ir acelerando el proceso de descongelación. Tiene una ventaja, puedes colocarlo en una banqueta o escalera (dependiendo de la altura a la que esté tu congelador) y dejar que vaya haciendo el trabajo. Sólo tendrás que ir enjuagando el agua cada cierto tiempo para que no se acumule y se derrame fuera.

 
Ventilador
7.- Con un ventilador. Igual que en el caso anterior, pero sin utilizar calor. Este truco es especialmente útil si hace una buena temperatura ambiente, ya que no necesitarás tanto calor. El aire del ventilador introducirá el aire caliente de la habitación en el congelador para que se deshiele más rápido.

 
¿Tienes algún truco infalible para descongelar de forma rápida y segura? Cuéntamelo y lo añado a la lista.




  

Post relacionados:

Tips para Descongelar Alimentos de Forma Segura
Cómo Congelar Raciones Pequeñas de Manera Sencilla 
Cómo Ordenar Bien la Nevera 


La primera vez que apareció este post fue en el blog de La Meiga y Su Caldero.


Licencia de Creative Commons
Trucos para eliminar el hielo de tu congelador by La meiga y su caldero - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

Guardar

22 junio, 2016

Ensalada de garbanzos y zanahorias con vinagreta de sésamo

Hoy te traigo una receta exprés para que puedas tomar legumbres preparadas de una manera saludable y refrescante: ensalada de garbanzos y zanahorias con vinagreta de sésamo


Se hace en un pispás y está deliciosa. Su mezcla de ingredientes hace que recuerde en cierta manera el hummus, pero un poco más consistente en cuanto a textura. 


Es una receta ideal para un primer plato, una guarnición, una tapa o un plato único si le añades alguna proteína más como el huevo cocido, el queso fresco o el atún.


Ensalada de garbanzos y zanahorias con vinagreta de sésamo


Ingredientes


1 bote de (440 gr.) garbanzos cocidos
1 bote pequeño de (110 gr.) zanahoria rallada
2 cucharadas (soperas) de semillas de sésamo blanco tostado
1 cucharadita rasa (de las de café) de cúrcuma
1 cucharadita rasa (de las de café de cominos molidos
1 pizca de nuez moscada
1 pizca de pimentón dulce
1 pizca de pimienta
Aceite de oliva virgen extra
1/2 limón
Sal


Notas sobre los ingredientes


  • Puedes cocer los garbanzos en casa, en lugar de utilizarlos en conserva. Como es una legumbre que soporta bien la congelación tras la cocción, puedes tenerlos cocidos y descongelarlos para hacer la ensalada. Ya sé que hay muchos detractores de las legumbres en bote, pero hay que reconocer que son un recurso muy socorrido cuando no hay tiempo (o ganas) de prepararlos de forma más casera.

  • Con la zanahoria rallada también puedes hacer lo mismo: prepararla en casa, aunque necesitarás algo más de tiempo. Mi consejo es que la ralles ayudándote de un rallador grueso o una mandolina, en lugar de partirla en cuadrados o rodajas, porque la textura es más agradable para esta ensalada. 

  • Si no tienes limón a mano o no te gusta, puedes utilizar vinagre, aunque el sabor del limón le da un toque más refrescante. 

  • Puedes enriquecer el plato con un par de huevos cocidos o queso fresco cortados en daditos o con una lata de atún al natural


Materiales


Escurridor
Bol
Ensaladera
Varilla manual


Preparación


Escurre bien los garbanzos y la zanahoria rallada, en caso de que los utilices de bote.


Exprime el zumo del medio limón.


Prepara la vinagreta añadiendo en un bol el aceite de oliva, el zumo de limón, las especias y el sésamo. Bate los ingredientes con una varilla hasta que queden bien mezclados. 


Pon los garbanzos y la zanahoria en una ensaladera y revuélvelos. 


Ensalada de garbanzos y zanahorias con vinagreta de sésamoAñade la vinagreta y mezcla con los garbanzos y la zanahoria hasta que estos queden bien impregnados. 


Si es necesario añade sal. 


Puedes servir una parte de la vinagreta en una salsera para que los comensales se puedan añadir más cantidad si lo desean.


Y ahora ya puedes disfrutar de esta deliciosa y energética legumbre. 






Post relacionados:

Ensalada de Col al Estilo de la Meiga
Ensalada de Garbanzos con Pimentón 
Ensalada Fresca y Económica Siempre a Mano
Ensalada Tibia de Pulpo


La primera vez que apareció este post fue en el blog de La Meiga y Su Caldero.


Licencia de Creative Commons
Ensalada de garbanzos, zanahoria y vinagreta de sésamo by La meiga y su caldero - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Guardar

15 junio, 2016

Cómo Prevenir y Combatir los Pies Hinchados y Recalentados

Cuando llega el verano, los pies y tobillos sufren con el calor y suelen terminar hinchados y recalentados al final de la jornada. Y esto se agrava si se está buena parte del día de pie o sentado, incluso si se camina mucho o se corre.

 
Por eso en este post quiero darte algunos consejos para combatir la hinchazón y el recalentamiento de los pies, aunque antes deberías consultar con tu médico, porque estos síntomas pueden esconder enfermedades como la insuficiencia cardíaca o renal. Si descarta algún problema médico, lo más probable es que tu hinchazón y recalentamiento se deba a que tus venas se dilatan con el calor y, al acumularse sangre en ellas, se produce también una retención de líquidos. 


Aquí tienes los consejos...


Cómo prevenir y combatir los pies hinchados y recalentados


La prevención


Haz ejercicio de forma regular. Es bueno para todo, como bien sabes, también para prevenir y combatir la hinchazón de tus pies y tobillos.

 
Por la noche utiliza una pelota de tenis o un rodillo para masajear la planta de tus pies. En el caso de la pelota, sólo tienes que poner la planta del pie sobre ella, haciendo movimientos circulares y lineales. Luego sólo tienes que cambiar la pelota de pie y hacer la misma rutina. Con el rodillo, tendrás que hacer rodar la planta del pie, desde los dedos hasta el talón. Si tienes problemas musculares o esqueléticos, consulta con tu médico si estos ejercicios son apropiados para ti. 

 
También puedes sentarte en el suelo, sobre una colchoneta, con las piernas estiradas y la espalda bien recta y hacer rotaciones con los tobillos, en el sentido de las agujas del reloj y en sentido contrario. Haz varias repeticiones con ambos pies. Otro ejercicio que también te vendrá bien es el de estirar todo lo que puedas la punta de los pies hacia delante (casi como si fueses una bailarina haciendo puntas) y luego hacia ti, procurando que se levanten los talones ligeramente de la colchoneta. 


Sandalias
Lleva zapatos cómodos, preferentemente abiertos, para que el pie respire. Evita las tiras, cordones y cintas que puedan apretarte demasiado, porque empeorarás la hinchazón, puesto que dificultarán la circulación. 


Evita la ropa ajustada, sobre todo los calcetines y medias. 


Cambia los baños de agua caliente por las duchas tibias. Si alternas el agua templada y la fría, mucho mejor. Dirige el chorro desde la planta del pie y ve subiendo hacia la pierna. 


No te expongas al sol, porque la hinchazón y el recalentamiento serán mayores. Por no hablar de los daños que puede causarte el sol, sobre todo en las horas centrales del día y sin protección solar. 


Duerme con los pies en alto, ayudándote con una almohada o haciendo un rollo con una toalla. O al menos eleva las piernas durante un rato, cuando sientas los pies muy hinchados. 


Remedios naturales


Sales de Epsom


Pies en agua fríaSe trata de sulfato de magnesio en  cristal o gel, que tiene múltiples propiedades, entre ellas la de mejorar la circulación en los pies, relajarlos y desinflamarlos. Aunque los médicos no se ponen de acuerdo en si hay evidencias científicas acerca de sus beneficios, lo que sí te puedo asegurar es que a mí sí me funcionan.

 
Sólo tienes que llenar un barreño en el que puedas sumergir los dos pies con agua tibia y añadirle un par de cucharadas de sales. Si aguantas el agua fría, el resultado será mucho mejor. Unos 20 minutos son suficientes para notar los resultados.


Lo que sí te recomiendo es que después del baño con las sales, de apliques una crema nutritiva, porque resecan la piel.


Sal marina


Todo un clásico de nuestras abuelas, por algo será. 


En un barreño añade agua tibia y un puñado de sal marina, mejor gruesa, dejando los pies en remojo durante 20-30 minutos.


Al igual que con las sales de Epsom, aplícate crema después. 


Infusiones


Pies en un barreño con flores y plantasLas infusiones de salvia, tomillo, romero, lavanda, eucalipto o menta, te ayudarán a reducir la inflamación de los pies y tobillos, además de refrescarlos y descansarlos. Utilizadas para poner los pies en remojo son un remedio agradable y eficaz.


Para hacer las infusiones, prepáralas en una taza, como si te las fueses a tomar, pero añade tantas bolsitas como litros de agua vayas a poner en el barreño. 

 
Vierte agua tibia en la cuba, añade la infusión (con cuidado de que se haya mezclado bien para no quemarte), sumerge los pies durante 20 minutos y seca bien.

 
Plantas


Utiliza las mismas plantas que en el caso de las infusiones, pero con hojas o flores frescas. Introdúcelas en el agua, déjalas reposar durante 10-15 minutos y luego deja tus pies en remojo durante 20-30 minutos. 

 
Aceites esenciales


Aceite esencial de lavanda y rosa
En lugar de utilizar las anteriores plantas o flores en infusión o en fresco, puedes utilizarlas en forma de aceite esencial. Echa unas gotas del aceite en un barreño con agua tibia o fría y deja reposar tus pies en él durante 20 minutos.


También puedes utilizar los aceites para mezclarlos con un aceite neutro o vehicular (almendra, jojoba, coco, rosa mosqueta...) y masajear tus pies, tobillos y pantorrillas. Hazlo en sentido ascendente, para mejorar la circulación. 

 
No utilices nunca los aceites esenciales sin diluir, porque pueden ser demasiado agresivos para tu piel. Disuélvelos en agua o en aceite si es que quieres frotarlos o masajearlos.

 
Compresas frías

 
Puedes mojar paños o toallas en agua fría y aplicártelos en pies y tobillos. Si quieres aumentar su eficacia, puedes impregnarlos con unas gotitas de aceites esenciales.

 



Post relacionados:

Trucos Útiles para Prevenir y Evitar el Olor en los Pies
Manos y Pies Nutridos al Instante
18 Tips para Aguantar el Tipo de Taconazos



La primera vez que apareció este artículo fue en el blog de La Meiga y Su Caldero.


Licencia de Creative Commons
Cómo prevenir y combatir los pies hinchados y recalentados by La meiga y su caldero - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Guardar

08 junio, 2016

Perfumes y Verano: ¿Una Buena Pareja?

Aunque parece que lo correcto es ser siempre fiel a un perfume, casi como si fuese un apéndice de nuestra anatomía, lo cierto es que cambiar de perfume con cierta frecuencia es un acierto.


Si el perfume es casi una parte de nosotras mismas, debería cambiar tanto como lo hacemos nosotras... o como vosotros, chicos, que también os perfumáis. Cambiamos según nuestra edad, nuestro entorno, nuestro trabajo; incluso según la hora del día o la época del año. Nuestra actitud y nuestro humor varían, así que también debería hacerlo nuestro perfume.


Es muy normal que un perfume que era para ti casi un segundo yo, de un día para otro te resulte casi insoportable; aunque no sepas explicar el porqué. También es fácil que ese aroma que tanto te gusta y con el que te sientes tan seductora cuando sales de fiesta por la noche, te haga sentir fuera de lugar y hasta algo casquivana, si te lo pones para una reunión de trabajo. O que esa colonia que adoras en invierno, te resulte cargante cuando comienza el calor.


Y cuando llega el verano, perfumarse puede convertirse en una tarea complicada. No sólo porque hace falta encontrar una fragancia con la que nos sintamos cómodas, también porque el sol y el calor entran en escena y nos puede poner las cosas difíciles.


A continuación encontrarás algunos consejos para perfumarte en verano.



Perfumes y verano: ¿una buena pareja?


  • Elige fragancias frescas y naturales: florales, frutales, herbales, marinas... Las más potentes déjalas para el invierno, por ejemplo los empolvados, con aroma a jazmín, muy dulzones, amaderados u orientales.


  • Ten en cuenta que el calor acentúa la percepción de los aromas, por lo que deberías cuidar la cantidad de perfume que utilizas. Piensa que sólo debería oler tu fragancia quien se acerque a darte un par de besos, debe ser algo muy sutil, así que evita por todos los medios que la gente sepa cuándo has llegado a trabajar... ya desde que has llegado al aparcamiento.


  • El sol y el perfume son una mala combinación por definición, así que evita exponerte al astro rey con tu fragancia favorita. Incluso aunque te pongas protección solar, puedes llevarte más de un disgusto: eritemas, ampollas y manchas oscuras en la piel.


    Aceites esenciales
  • El culpable de las reacciones que puedas experimentar no son sólo debidas al alcohol que puedan llevar las colonias y perfumes, también otros ingredientes como la bergamota y otros cítricos. Ojo con los perfumes caseros, porque se confeccionan con aceites esenciales y tienen el mismo efecto negativo al combinarse con el sol.


  • Perfúmate mejor por la noche y procura eliminar cualquier resto la mañana siguiente con una buena ducha.


  • Si quieres ir perfumada y sin riesgo puedes rociar tu pareo, tus sombreros o un pañuelo. Así llevarás tu aroma favorito sin riesgos. No te recomiendo perfumar tu ropa, salvo que pruebes en una zona que no se vea que el perfume no mancha. Y tampoco te aconsejo hacerlo con tu cabello, salvo que sea con fragancias específicas para él, porque el alcohol y otros componentes del perfume pueden resecarlo.


Tomando el sol
Perfuma tu pareo o tu sombrero...


  • También puedes ir acompañada de tu perfume favorito durante el día utilizando los geles y lociones que tienen muchas marcas con la misma fragancia. Esos que suelen acompañar los packs promocionales de muchas marcas, ya sabes.


  • Y otra opción segura para perfumarte bajo el sol son las fragancias sin alcohol que comercializan muchas marcas. Algo a tener en cuenta sobre todo si a quien vas a perfumar es a tu peque.


  • Para terminar te dejo un truco plus para el verano: guarda tu colonia en la nevera, verás que sensación más refrescante.





Post relacionados:

12 Consejos para Sacarle Partido a Tu Perfume
Cómo Distinguir un Perfume Falso de Uno Verdadero


La primera vez que apareció este post fue en el blog de La Meiga y Su Caldero.


Licencia de Creative Commons
Perfumes y verano: ¿una buena pareja? by La meiga y su caldero - Arancha is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Guardar

01 junio, 2016

Consejos para Limpiar y Eliminar Manchas de los Tuppers

¿Qué haríamos sin los socorridos tuppers o tarteras? Los utilizamos para todo: para llevarnos la comida al trabajo, para los picnics, para congelar, para guardar las sobras, incluso como contenedores para cosméticos. 


Y precisamente porque los utilizamos mucho, se ensucian y absorben olores en la misma medida.  Por eso, a continuación encontrarás algunos trucos útiles para que tengas tus tuppers impecables durante mucho más tiempo:


Consejos para limpiar y eliminar manchas de los tuppers


En general


Para evitar manchas y olores, lo mejor son las tarteras de cristal. Se limpian mejor y no acumulan manchas y olores como el plástico.


Procura que los tuppers sean aptos para microondas y lavavajillas. Aunque no vayas a utilizarlos con estos electrodomésticos, su resistencia y duración serán mayores.


Cambia los recipientes cuando sea necesario. Ya sé que el roce hace el cariño, pero en el caso de estos recipientes lo que puedes conseguir no es cariño, sino acumulación de manchas y suciedad indelebles.
 

Aceite
Para evitar que las salsas manchen: aceite de oliva
Si vas a utilizar el tupper para contener comidas con salsas o con alimentos con pigmentos fuertes, puedes darles una fina capa de aceite para crear una película entre el recipiente y la comida. Si vas a utilizar este truco, te recomiendo que utilices un aceite que no tenga mucho sabor, para no interferir con el de los alimentos, como el de girasol. Para no utilizar mucho aceite, puedes aplicarlo con una brocha de silicona o un pulverizador.


Deja enfríar la comida antes de introducirla en la tartera. De esa forma evitarás que el plástico se dañe y los olores de la comida se impregnen con más facilidad. No coloques la tapa hasta que la comida no esté tibia.


A la hora de recalentar la comida, si es posible, saca la comida del tupper y caliéntala en el plato en el que vayas a comerla. De esa forma el calor no fijará las manchas ni el olor.


Estropajo de aluminio
No laves las tarteras con estropajos que puedan rayar. No sólo quedarán muy feas y parecerán más viejas de lo que son, sino que harán rayas en el plástico en las que la comida, la suciedad y las bacterias se quedarán a buen recaudo y luego será mucho más fácil eliminarlas. Evita los estropajos de aluminio o con un material muy abrasivo, es mejor utilizar la parte de esponja para limpiarlos. 


Si puedes lavar los tuppers en el lavavajillas, mucho mejor, porque limpia mucho mejor la grasa y los restos de comida que el lavado a mano.


Cómo quitar las manchas


Para las manchas y restos menos resistentes, lo ideal es lavarlos con agua caliente y jabón para vajillas. Eso sí, procura aclarar y secar muy bien.


Si las tarteras tienen mucha grasa, puedes utilizar varios trucos:


  • Llena el tupper con agua muy caliente y un buen chorro de vinagre blanco. Déjalo actuar durante toda la noche y luego lava normalmente. Si tienes varios recipientes para lavar, llena un barreño con agua caliente y añádele 1 cucharada de vinagre por litro de agua, deja actuar y luego lava con agua y jabón.

    Tartera con comida
  • Puedes cambiar el truco anterior, utilizando un chorro de limón natural en lugar de vinagre. En caso de tener varias tarteras, también puedes llenar un barreño con agua y 1 cuchara de limón por litro de agua.

  • Otra opción, si las tarteras están muy sucias, es rociar con un spray antigrasas (Don Limpio antigrasas o KH7, por ejemplo) y dejar actuar entre 1/2 y 1 hora. Luego lavar muy bien con un jabón lavavajillas, aclarar cuidadosamente y dejar secar. Este es mi truco favorito, por cierto.


Cómo eliminar el mal olor


Si los tuppers tiene manchas resistentes o mal olor puedes hacer lo siguiente:


  • Llenar un barreño con agua muy caliente, añadirle una cucharada de lejía de uso alimentario por litro de agua, introducir los recipientes y dejar actuar toda la noche. Luego lavar, aclarar muy bien y dejar secar totalmente.

  • Preparar una pasta con bicarbonato y extenderla por todo el interior de la tartera. Dejar actuar al menos 1/2 hora y luego lavar de la manera habitual.

  • Hacer una pasta con agua y sal y utilizarlo del mismo modo que con el bicarbonato.

  • En el caso de manchas resistentes, como las que dejan el tomate, el curry o los colorantes alimentarios, puedes extender pasta de dientes (mejor blanqueante) con la ayuda de un cepillo de dientes o uñas viejo y frotar. Dejar actuar de 20 minutos a media hora y lavar de manera concienzuda. Deja que el recipiente se airee bien, para eliminar cualquier resto de aroma o sabor a mentol. 


TarteraCómo quitar la comida pegada


Y si lo que tienen es comida pegada, lo mejor es llenar el recipiente con agua caliente y añadirle una cucharadita de levadura. Luego dejar actuar toda la noche y lavar del modo normal al día siguiente.


Después de usarlos


Lava el recipiente según hayas terminado de comer. Lo ideal es hacerlo con agua caliente y jabón, secarlo y dejarlo abierto unos minutos antes de guardarlo de nuevo en tu bolso o mochila. Si no tienes a mano jabón, al menos enjuágalo con agua. Y si no tienes ni agua ni jabón, limpia los restos con papel lo mejor que puedas antes de guardarlo. Lo que no deberías hacer nunca es guardarlo con resto de comida. 


Procura que las tarteras estén bien secas antes de guardarlas. Utiliza paños de cocina de microfibra y que hayas lavado sin suavizante, para que sequen mejor. También puedes usar papel de cocina. 


Recipientes de plástico
Si te es posible, deja airear los recipientes al aire libre. De esa forma evitarás el mal olor. Y si tienen manchas resistentes (salsa, tomate, curry...) la exposición al sol es un buen truco para eliminarlas. 


Puedes colocar unos granos de café o un poco de sal gorda dentro de los tuppers para que no tengan humedad. También puedes utilizar desecantes que sean aptos para uso alimentario.  Esto es útil sobre todo si el entorno es muy húmedo.


Guarda los tuppers destapados de tal forma que pueda circular el aire entre ellos. Si quieres evitar que se deposite polvillo, grasa o humedad de la cocina, puedes colocarles unas hojas de papel de cocina encima. 


¿Tienes tú algún truco para limpiar o desodorizar los recipientes de plástico que no aparezca en el post? Por favor, déjanoslos en los comentarios y estaré encantada de probarlo.



Post relacionados:

Trucos para Comer de Tupper y Disfrutarlo 
Tips para Descongelar Alimentos de Forma Segura


La primera vez que apareció este artículo fue en el blog de La  Meiga y Su Caldero.


Licencia de Creative Commons
Consejos para eliminar y limpiar manchas de los tuppers by La meiga y su caldero - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

Síguenos por correo electrónico