31 enero, 2014

12 Consejos para Proteger tu Cabello del Calor

Quién más quién menos utilizamos fuentes de calor para secar o peinar nuestro cabello. Secadores, planchas y rizadores varios son uno de nuestros mejores herramientas para conseguir un peinado 10; pero también pueden ser un tremendo enemigo, porque el calor excesivo y continuado es una de esas agresiones que nuestro cabello no perdona fácilmente... qué le vamos a hacer, es orgulloso y delicado ;)


Para evitar que una excesiva temperatura dañe irremediablemente nuestra linda melena, aquí tienes una docena de consejos que puede serte útiles:


1.- Aplícate aceite antes de lavarte el cabello, además de dejarte el pelo sedoso y brillante, te ayudará a protegerlo después. Te aconsejo que lo apliques de medios a puntas y lo dejes actuar al menos 20 minutos antes del lavado. Especialmente recomendables: argán, jojoba, sésamo, coco y albaricoque.


2.- Lava tu pelo con un producto adecuado, con la dosis justa y acláralo bien. Es la mejor forma de que no queden restos de champú que podrían debilitar y dañar el cabello, algo especialmente perjudicial si además aplicamos calor. Y recuerda cepillarte el pelo antes del lavado, así eliminarás polvo y suciedad, con lo que el lavado será más efectivo.


3.- Utiliza mascarillas específicas para tu cabello con la frecuencia que te recomiende tu peluquero. Las mascarillas, especialmente las nutritivas, ayudan a proteger tu pelo ante las agresiones y daños futuros.


4.- Si te vas a exponer al sol, acuérdate de utilizar un protector solar también para tu cabello. El daño producido por el astro rey se agrava si, además, le aplicas calor para moldearlo o secarlo. También son imprescindibles pañuelos, gorras y sombreros para evitar el sol directo sobre el pelo.


5.- Utiliza siempre un protector térmico si vas a utilizar calor en tu cabello. Si no quieres productos químicos, puedes usar aceites vegetales como los que te he recomendado en el primer punto o aceites protectores-tratantes como los de Kérastase, Moroccanoil u Orofluido.  No sólo conseguirás proteger tu pelo del calor, además conseguirás un peinado más pulido y duradero. Recuerda aplicarlo en el cabello mojado y secado con una toalla, repartiéndolo bien por todo el cabello. Si es en spray, te recomiendo que lo vaporices a unos 25-30 cm. de tu melena y que luego lo masajees ligeramente para asegurar una cobertura perfecta.


6.- Elige unas buenas herramientas de trabajo. Si la economía lo permite, es mejor invertir un poco más en un buen secador, plancha o tenacillas y asegurarse de que no perjudiquen (demasiado) tu cabello y te permitan conseguir el estilo que deseas. 


7.- Busca cepillos y peines de calidad y que no rompan o perjudiquen tu pelo o tu cuero cabelludo. Y no te olvides de mantenerlos en perfecto estado de revista, así evitarás que te dejen residuos que ensucien y dañen tu cabello al aplicarles calor.


8.- Sigue una regla de oro: aplicar siempre el calor de forma gradual. Es decir, si te secas con el secador, ve subiendo la temperatura poco a poco para que el pelo no se estrese de más. Si vas a utilizar la plancha, te recomiendo que seques primero el cabello con secador (incrementando poco a poco la temperatura) y luego lo planches.


9.- Si vas a usar plancha, acuérdate de secar el pelo totalmente. En caso contrario lo dañarás, porque el agua que contiene el pelo tomará mucha temperatura y lo cocerá (no es un término muy técnico, pero se entiende perfectamente). La única excepción son las planchas que tienen programas para usar en seco y en mojado, como las de Remington. La temperatura ideal dependerá de tu tipo y estado de cabello, aunque el rango será entre 120º y 220º; con menos de 120 no conseguirás alisar el pelo, con más 220º lo chamuscarás.


10.- Y, hablando de planchas, pásala un máximo de 10 seg. por mechón y nunca la dejes más de 2 seg. en una misma zona del mechón. Así evitarás que el pelo se queme.


11.- Si vas a utilizar la técnica del brushing, evita acercar demasiado el secador al cabello. La distancia ideal entre tu pelo y el secador está en unos 10-15 cm., aunque te puedes arriesgar con unos 5 cm. en zonas difíciles y de manera puntual.


12.- Y un consejo que, no por obvio y conocido, es menos cierto: no abuses del calor para secar o moldear tu pelo. Si puedes, deja descansar tu pelo de planchas y secadores de vez en cuando.



También te puede interesar:

Planchas para el Pelo: Consejos de Uso
Mis Secretos para Tener un Pelo Brillante



 


27 enero, 2014

Cómo Conservar las Verduras Durante Más Tiempo

carrito de verdurasLas verduras y las frutas son imprescindibles para una buena nutrición, por lo que siempre deben estar en nuestra despensa. El único problema es que son productos perecederos y, si no se conservan adecuadamente, se echan a perder con facilidad. Y, como a nadie nos gusta tirar comida a la basura, es importante conocer algunos trucos que mantendrán estos vegetales en buenas condiciones durante mucho más tiempo.


Algunos de estos trucos son:

  • Compra las verduras en un lugar de confianza. Te recomiendo que busques fruterías pequeñas de barrio porque, como compran menos cantidad en los mercados de abastos, pueden permitirse comprar el producto en un mejor estado de maduración. Las grandes superficies adquieren mucha cantidad y les tiene que durar también mucho, así que compran las verduras más verdes. Y la mayoría de las verduras no maduran en las cámaras ni en nuestras neveras. Si quieres conservarlas mejor, intenta que estén en su punto justo.
 
  • No laves las verduras hasta que las vayas a utilizar. Si por algún motivo debes hacerlo, procura que estén bien secas antes de guardarlas, así evitarás el moho y que se estropeen más rápidamente.
 
pimientos tricolor en agua
  • En general, a las verduras les gusta la humedad (ligera) y, para conseguirlo, puedes utilizar bolsas de plástico (perforadas o no) que ayudan a mantener su hidratación. También puedes usar un paño ligeramente humedecido y envolver separadamente cada tipo de vegetal. Y otra opción para mantener el grado de hidratación es utilizar recipientes abiertos y taparlos con un paño humedecido.
 
  • Antes de almacenar las verduras, comprueba que no haya ninguna en mal estado, porque terminará estropeando al resto.
 
  • Procura no mezclar las verduras ni entre ellas ni con frutas. Aunque utilices el cajón de la nevera, intenta separar cada variedad con bolsas, tuppers o envolturas con paños humedecidos. Así no se interferirán en su proceso de maduración ni se contaminarán (sabores, olores, microbios...) entre ellas. 
 
  • No apiles las bolsas de verduras unas encima de otras, porque se acabarán estropeando.
 
  • Procura que el aire pueda circular entre las verduras, tanto si están en el exterior como si están en la nevera.
 
    esparragos trigueros
  • Si tienes cajón específico para las verduras, utilízalo. Está preparado para mantener la temperatura y humedad necesarias para conservarlas en un estado óptimo.
 
  • Procura que el cajón de las verduras se mantenga lleno (al menos dos tercios) para se mantengan las condiciones de humedad y temperatura.  

  • Antes de guardar las zanahorias, quítales las hojas verdes; así evitarás un exceso de humedad que puede pudrirlas. Este consejo también sirve para las remolachas.
 
  • Las bolsas que mejor funcionan para la conservación son las perforadas, porque matienen la hidratación y permiten la circulación del aire. Tienes las de Albal que son excelentes y, si no quieres gastar dinero, puedes perforarlas tú con un punzón o con una perforadora de papel (las pequeñas de scrapbook también sirven).
 
    coliflor
  • Las bolsas y contenedores en los que se venden las verduras no tienen porqué ser los más apropiados para su conservación en casa. Además, es más higiénico que utilices tus propios sistemas de almacenamiento que sólo has tocado tú. 
 
  • Una pequeña joya que ayuda a conservar las verduras y frutas (en cajones separados, of course) son las bases conservantes de Rayen. Se colocan en el cajón de las frutas y las verduras y multiplican (de verdad) su duración. Además de ayudar a que se mantengan en su sitio dentro del cajón. Son como una especie de acolchado verde con unos huecos parecidos a las hueveras y que permiten que circule el aire frío entre las distintas piezas.

También es importante saber qué lugares de conservación son los más apropiados para los distintos vegetales:


  • Fuera de la nevera en un lugar fresco y seco: patatas, ajos, cebollas, chalotas, cítricos, tomates, pimientos, calabacín, calabaza...
 
    perejil en agua
  • Fuera de la nevera dentro de un vaso con agua o en un herb keeper: las hierbas aromáticas (no la albahaca), los espárragos y el apio.
 
  • Bolsas de papel dentro de la nevera: champiñones, setas y hongos.
 
  • Bolsas de plástico perforadas dentro de la nevera: zanahorias, remolacha, nabo, rábanos, lechuga, rúcula, espinacas, acelgas, guisantes frescos, berenjenas, judías, alcachofas, coliflor, brécol, coles de Bruselas, romanesco.
 
  • Sin contendor ni bolsa dentro de la nevera: hinojo, pepinos,



También te puede interesar:

Conserva las Patatas, Cebollas y Ajos Durante Más Tiempo

23 enero, 2014

Muffins de Cereza y Granada

muffins de cereza y granada
El otro día te traje una receta de muffins de chocolate y naranja amarga, pero lo que no te conté es que ese día hice hornada doble y también preparé unos muffins de cereza y granada que también estaban deliciosos. El día que me pongo, me pongo ;)


Y como el experimento también mereció la pena, aquí tienes la receta:


Ingredientes


300 gr. de harina de Kamut®
1 1/2 cucharaditas (postre) de levadura química
100 gr. de aceite de oliva
120 gr. de azúcar integral de caña
50 gr. de cerezas
25 gr. de piñones
Zumo de granada
Leche de avena


Notas sobre los ingredientes


  • Puedes sustituir la harina de Kamut® por otra de tu elección. Mi consejo es que elijas una que sea integral, la receta será más saludable y sabrosa. Es cierto que se pierde en esponjosidad, pero no se puede tener todo...


  • Lo mismo ocurre con el azúcar, si es integral, tendrá las mismas calorías, pero con muchos más nutrientes. Y el sabor del azúcar integral de caña (si es de verdad, no ese azúcar refinado que venden coloreado con caramelo) le aporta un sabor muy especial, perfecto para esta receta.


  • Por supuesto, puedes cambiar el aceite de oliva por otro de tu elección, por margarina o por mantequilla


piñones
Puedes tostar o caramelizar los piñones...
  • Las cerezas es mejor que sean frescas, aunque yo las he utilizado congeladas. Como en esta época son tan caras, que casi hay que pedir un préstamo para comprarlas, las congelo en su época et voilà. Luego sólo tienes que descongelarlas y las puedes utilizar para lo que quieras. Otra opción excelente es usarlas congeladas como cubitos de hielo con sabor para infusiones y cócteles.


  • Si no tienes piñones a mano, puedes cambiarlos por cualquier otro fruto seco.


    granada
    Intenta utilizar zumo de granada sin azucarar
  • Si quieres puedes cambiar el zumo de granada por cualquier otro, pero esta fruta le aporta un sabor y un color espectacular que casa perfectamente con las cerezas.


  • La leche de avena la puedes sustituir por otra leche vegetal, por leche de origen animal, por yogur o por un huevo XL.


Materiales


  • Moldes de magdalena de papel o silicona
  • Varillas para amasar


Preparación


cerezasPon a descongelar las cerezas y, cuando estén listas, córtalas en trocitos y resérvalas.


En un bol incorpora la harina, la levadura, el aceite y el azúcar y mézclalo. Como te quedará una masa muy compacta, ve añadiendo un poco de zumo de granada y de leche de avena al gusto hasta que quede una masa cremosa. Si te lo pide, ponle un poco más de aceite de oliva. Ya sabes que no debes batir demasiado para que no entre aire en la masa y quede con textura de muffin.


Añádele los trocitos de cereza y los piñones y termina de amasar con mimo, para que no se deshaga la fruta.


Llena los moldes de magdalena de papel o de silicona hasta la mitad con la mezcla.


Precalienta a 180ª y hornea durante unos 15-20' (temperatura y tiempo orientativos, dependerá del horno y de la harina que utilices). Si vas a hornearlos en microondas, te recomiendo 4 minutos a máxima potencia (orientativo). Ya sabes que siempre te recomiendo que vigiles la cocción hasta que le cojas el punto a la receta, porque cada horno es distinto. Así te evitarás disgustos.


Deja enfriar y ya están listos para disfrutarlos.muffins de cereza y granada


Consejo plus


La próxima vez voy a probar a rellenarlos con compota de cereza o de algún fruto rojo, porque creo que le va que ni pintado.









19 enero, 2014

30 Consejos para Comprar (Bien) en Rebajas (II)

shoppingEn la primera parte de 30 Consejos para Comprar (Bien) en Rebajas, te di algunos trucos y consejos para comprar en las rebajas como una profesional. En esta segunda entrega te hablaré de las obligaciones que tienen los establecimientos en el período de rebajas y, por supuesto, de tus derechos; que en rebajas siguen siendo los mismos que durante el resto del año.


Vamos a por los 11 consejos restantes...


20.- Recuerda que los artículos rebajados tienen que tener un precio menor al que exhibían en el mes anterior al inicio del período.


21.- Un artículo rebajado tiene que estar en perfectas condiciones para ser considerado rebaja. Si tiene taras o defectos, es un saldo y no puede venderse como rebajado. Los saldos deben estar separados del resto del género (con precio normal o rebajados), deben indicar en la etiqueta cuál es la tara que tienen y tener un precio mucho más bajo. Por todo esto, te recomiendo que revises cada artículo cuidadosamente y, si tiene algún defecto, no lo compres.


22.- Por cierto, la mercancía rebajada debe estar separada del resto, algo que no se cumple la mayor parte de las veces. Lo suelen hacer porque es fácil que acabes comprando un artículo no rebajado, pero del que te has encaprichado mientras buscabas en el perchero que rezaba rebajas. Consejo: presta atención.


tarjeta de credito23.- En rebajas tienes los mismos derechos que el resto del año: garantía, servicio post venta, etc.


24.- Si aceptan tarjetas de crédito durante todo el año, deben hacerlo también en rebajas, salvo que informen de ello clara y específicamente en la zona de cajas. Si no hay ningún cartel que lo indique, te tendrán que aceptar la tarjeta, sí o sí. Tampoco pueden cobrarte un cargo extra por realizar el pago con tarjeta en rebajas, es ilegal.


25.- En cuanto a las devoluciones, debes tener en cuenta que los establecimientos no tienen obligación de reintegrarte el dinero, a no ser que sea la política de la empresa (ya sabes, el "si no queda satisfecho, le devolvemos su dinero") y se informe expresamente al cliente de ello. De hecho, no tienen obligación de darte un vale o de cambiártelo por otro producto, aunque es una práctica muy habitual. La única obligación al respecto de las devoluciones es que si el producto está defectuoso, sí tienen que cambiarte el artículo por otro igual o devolverte el dinero. Así que ojo con esa práctica tan extendida de comprar un montón de cosas sin probárselas y ya devolveré lo que no me sirve después; te puedes encontrar con una bonita colección de ropa o complementos que tendrás que regalar.


rebajas26.- El género rebajado debe tener el precio antiguo al lado del nuevo, para que puedas comprobar el ahorro real. La práctica habitual es poner un precio encima del otro, así que pide que te indiquen el importe sin rebajar si no consigues verlo en la etiqueta.


27.- Si el artículo lleva instrucciones, debes exigir que estén en español. Si no es así, exige que te las faciliten en la tienda o no compres. Después de gastarte tu dinero, es vergonzoso que tengas que bucear por la red buscando una traducción o pidiendo un favor a algún políglota de tu entorno para saber cómo se utiliza tu nueva plancha del pelo.


28.- Guarda todas las facturas simplificadas de las compras durante dos años. Si necesitas hacer valer la garantía, lo realmente necesario es el ticket o factura de compra. Durante mucho tiempo hemos creído (o nos han hecho creer) que lo que servía era el documento de garantía sellado por el establecimiento: craso error. Esa garantía sin estar acompañada de un ticket o factura que acredite la adquisición, no vale de nada. Las que tengáis taytantos recordaréis esa frasecita que nos endilgaban los dependientes: "cuando hayan pasado unos días y vea que funciona, se pasa de nuevo y le sellamos la garantía". Y nosotras, hala, a darnos un segundo paseo :(


29.- Guarda los folletos publicitarios, porque son contractuales. Es decir, si una tienda indica en su publicidad que un artículo tiene cierto precio y condiciones, debe facilitártelo tal y como afirma en su folleto, en su email o en su web. Para los sitios web, te recomiendo que saques un pantallazo del producto en cuestión.

centro comercial 
30.- Si no estás de acuerdo con el artículo o las condiciones, pide la hoja de reclamaciones. Todos los establecimientos cara al público tienen obligación de tenerlas. Comprueba, eso sí, que son las hojas de reclamaciones que expiden los ayuntamientos y que no se trata de documentos internos de la empresa, porque no te valdrán para nada.


Y, ahora, felices rebajas. Por cierto, si tienes alguna anécdota sobre las rebajas, please, compártela con nosotras; nos encantará conocerla.



También te puede interesar:

30 Consejos para Comprar (Bien) en Rebajas (I)
La Hoja de Reclamaciones (I) 
¿Qué Hacer Ante la Publicidad Engañosa?
El Ticket ha Muerto: Larga Vida a la Factura Simplificada
Guardar Facturas y Tickets: Muy Importante
Si No Queda Satisfecho, le Devolvemos su Dinero









15 enero, 2014

30 Consejos para Comprar (Bien) en Rebajas (I)

Ya estamos inmersos en el período de rebajas y parece que este año lo queremos aprovechar con más ganas. Para sacarle todo el partido y evitar que nos den gato por liebre, en este post podrás encontrar 30 consejos que te ayudarán a ser una rebajista cum laude.


En esta primera parte encontrarás los 19 primeros, así que vamos a ello:


1.- Prevé qué vas a necesitar en los próximos meses: ropa, zapatos, complementos, cosmética, perfumes, gadgets, electrodomésticos, menaje, etc. Se realista y práctica. Y, si tienes algún compromiso o regalo que hacer a la vista, aprovecha las rebajas para hacerte con una ganga.


2.- Las rebajas son el momento ideal para adquirir básicos para tu armario o tu casa. Si compras una buena camisa blanca, acertarás, porque le sacarás partido durante mucho tiempo; si adquieres una camiseta con print animal, probablemente la utilizarás lo que queda de temporada... y el año que viene ni siquiera lo sacarás de la bolsa de las prendas de invierno.


3.- También son la oportunidad perfecta para comprar algunos artículos que sean tendencia, pero que previsiblemente van a seguir estando de moda en la siguiente temporada. Para eso tienes estupendos blogs y revistas de moda que te darán toda la información que necesitas.


4.- Haz varias listas con las cosas que quieres comprar en rebajas: cosas imprescindibles, cosas que no te vendrían mal y caprichos.


5.- Prepara un presupuesto aproximado para cada una de esas listas, de tal forma que te gastes primero el dinero destinado a los imprescindibles y, si te sobra dinero, puedas comprar las cosas que sería recomendable tener. Y, claro, si aún así sigues teniendo presupuesto (Oh là là), dedícalo a los caprichos. Para que esto funcione, te recomiendo que el día que vayas a adquirir lo necesario, sólo te lleves un sobre con el dinero justo, así evitarás tentaciones. Otro día, si tienes liquidez, podrás dedicarte al resto de compras.


6.- Compara precios on y off-line antes de comprar. Es importante hacerlo, porque te puedes encontrar con grandes diferencias, incluso en rebajas.


7.- Busca opiniones e información en internet y las redes sociales sobre el producto que vas a comprar. Encontrarás información muy útil para decidir o no la compra.


8.- Pásate antes por la tienda, así podrás comprobar los precios y evitarás que te engañen cuando lleguen las rebajas. Y, como no, te ayudarán a elaborar tu presupuesto rebajil.


tarjeta de credito9.- Si has encontrado eso que te gusta a un precio increíble en internet, pero no tienes claro si es realmente lo que necesitas o si te sentará bien, no te cortes y haz showrooming. Mira el producto en la tienda física, pruébatelo y, si es más barato o tienes más prestaciones, cómpralo en la red.


10.- Intenta no llevar tarjetas de crédito encima, porque es más fácil salirse del presupuesto cuando no ves salir los billetes físicamente tu monedero. 


11.- Hazte una especie de mapa mental (o físico, si hace falta) en el que te hagas un itinerario por las tiendas o departamentos que visitarás... y no te salgas de él.  Así evitarás deambular por lugares repletos de tentaciones.


12.- Ve a comprar sin prisas, así podrás buscar exactamente lo que quieres y podrás meditar más las compras. Es la mejor forma de evitar eso del compulsive shopping.


13.- Los mejores días para comprar: entre semana, a excepción del viernes por la tarde. Las mejores horas: primera hora de la mañana, a la hora de comer y a última de la tarde. Ojo, tampoco vayas a la rebajas en el momento de echar el cierre, porque los dependientes estarán deseando irse a su casa y no te atenderán correctamente.


14.- Procura no ir a comprar en manada, es decir, no lleves a toda la familia o a tu grupo de amigas a las rebajas o terminarás al borde de un ataque de nervios... y con la cartera vacía. Si tienes que comprar ropa para los peques, no tendrás más remedio que llevarles, si no, es mejor que vayas sola o acompañado de tu pareja (si es que se deja, claro) o de tu very best friend. Y no hablemos de hermanas, amigas y compañeras de trabajo: os picaréis las unas a las otras y acabaréis comprando de más.


día de shopping15.- No vayas a las rebajas si estás cansada, deprimida, eufórica o con hambre. Son estados que te llevarán a comprar de más y de forma más impulsiva.


16.- Llévate una buena shopping bag o, incluso, una mini maleta con ruedas. Es la mejor manera de no acabar perdiendo alguna bolsa por el camino. 


17.- No te olvides de utilizar calzado cómodo... o te arrepentirás. Nadie toma una buena decisión si le están mortificando los stilettos.


18.- Si vas a comprar algo con un precio elevado, te aconsejo que te vayas a tomar un café y lo medites. Si después de un rato sigues pensando que lo necesitas, adelante; si tienes dudas, probablemente deberías dejarlo.


19.- Mi recomendación: si no te corre mucha prisa o realmente te gusta mucho, no compres ese artículo rebajado al principio, porque suelen ir bajando de precio durante las tres primeras semanas. Así conseguí un arcón congelador un 20% más barato que si lo hubiese comprado al principio de las rebajas.


En esta primera parte, te he dado consejos para ti y tu forma de afrontar las rebajas. En la segunda te hablaré de lo que debes tener en cuenta en el establecimiento para que no te engañen: obligaciones de la tienda, garantías, etc.


¡Hasta la segunda parte!




11 enero, 2014

Muffins de Chocolate y Naranja Amarga

muffins de chocolate y naranja amarga
Hoy te traigo una receta recién salida del horno... literalmente. Esta tarde he hecho este experimento y no he podido resistirme a compartirlo, porque el resultado ha sido antológico: muffins de chocolate y naranja amarga. ¡Ay! Es que es pensarlo y entrarme ganas de visitar el tuperware del pecado ;)

 
Estos muffins están realmente deliciosos, con esa mezcla perfecta entre el sabor dulce del chocolate y el amargor elegante de la naranja. 

 
Me dejo de chácharas y te doy la receta:

 
Ingredientes

 
rodajas de naranja300 gr. de harina integral de espelta
1 1/2 cucharaditas (postre) de levadura química
100 gr. de aceite de oliva
90 gr. de azúcar integral de caña
2 cucharadas soperas de sirope de ágave
3 cucharadas soperas de chocolate negro puro en polvo
4 cuadraditos de chocolate con naranja (tableta)
Zumo de naranja
Leche de avena
La cáscara de 1/2 naranja


Notas sobre los ingredientes


  • Puedes cambiar la harina integral de espelta por la de cualquier otro tipo de cereal o por la tradicional harina refinada de trigo, aunque ésta última es una opción menos saludable.

  • Lo mismo ocurre con el azúcar integral, si te gusta más que sea blanquilla (o no tienes integral a mano), cámbialo sin dudarlo. Mi elección es siempre integral, porque es más sano y por su sabor.
 
  • Yo utilizo aceite de oliva porque me encanta su sabor y sus propiedades, pero puedes cambiarlo por mantequilla o margarina.
 
  • Si estás a dieta o no quieres tomar azúcar, sustitúyelo por edulcorantes. Eso sí, fíjate que no te indique en el envase que no sirve para platos que haya que hornear o que lleven levadura.
 
  • Si no te gusta el sirope de ágave, sustitúyelo por la misma cantidad de azúcar, miel o sirope de frutas.
 
    chocolate rallado
  • Si no tienes a mano chocolate negro puro en polvo, puedes sustituirlo por Nesquick, Cola-cao o cualquier producto similar. También sirve el chocolate a la taza, pero tendrás rallarlo y fundirlo.
 
  • Si no te gusta o no tienes leche de avena, puedes cambiarla por otra bebida vegetal o por leche de vaca.
moldes de magdalenas
 
Materiales

 
  • Moldes de magdalena de papel o de silicona.
  • Varillas de amasar.

 
Preparación

 
Pica el chocolate con naranja en trocitos pequeños, pero no lo hagas con la picadora. Hazlo a cuchillo, porque la intención es permitir que se perciba el chocolate.


Lava y corta la piel de media naranja con un pelador o un cuchillo afilado. Raspa con el cuchillo la parte blanca que haya podido quedar pegada a la parte naranja, para que no amargue demasiado.

 
Pica en una juliana finita la peladura y ponla a caramelizar en un cazo junto con zumo de naranja y un chorrito de sirope de ágave. 


cascara de naranja caramelizandose
 

Mientras tanto pon en un bol la harina, la levadura, el chocolate en trocitos, el aceite, el azúcar y el sirope de ágave.

 
Una vez que esté caramelizada la cáscara de naranja, añade leche de avena y el cacao en polvo al cazo y procura que se disuelva bien. Una vez que esté templada la mezcla, añádela al bol donde has puesto el resto de ingredientes.

 
molde de muffinsVete añadiéndole jugo de naranja y leche de avena mientras bates, hasta que consigas la textura de una crema. Ojo, que no debes batir demasiado, porque se trata de un muffin no de una magdalena, asi que no queremos añadirla aire a la masa.

 
Rellena los moldes con la mezcla hasta su mitad, para evitar que rebosen cuando las hornees. 

 
muffins de chocolate y naranja amargaHornea en horno tradicional precalentado a 180º durante unos 15-18 minutos y unos 4 minutos en microondas a máxima potencia. Como siempre, vigila la cocción, porque cada horno (y cada masa) es un mundo; así podrás darle el punto perfecto.

 
Déjalas enfriar y ya están listos para... devorar.











07 enero, 2014

Cómo Maquillar Ojos Pequeños (II)

En la primera parte de Cómo Maquillar los Ojos Pequeños, te di los 9 primeros trucos para maquillar unos ojos pequeños para que parezcan inmensos. Y, como lo prometido es deuda, aquí van los 9 restantes:


smokey eye
Sí al negro, pero con mesura
10.- No hace falta que renuncies a los tonos oscuros, pero debes utilizarlos con cuidado y difuminarlos al máximo. Esto significa que no debes renunciar a los smokey eyes, sólo debes usar colores un poco más claros que el tradicional negro y degradarlos todo lo posible.


11.- Respecto al eyeliner, te recomiendo que lo cambies por lápiz o kohl, aunque puedes utilizarlo siempre que comiences a delinear desde el segundo tercio del ojo hasta el rabillo, empezando con un trazo muy fino en el segundo tercio y abriéndolo un poco más hacia el final.  Y un consejo extra para el eyeliner: difumínalo luego con una sombra del mismo tono, no sólo te favorecerá más, además se mantendrá impecable una eternidad.


12.- Y, hablando de lápiz, cuidado con marcar con lápiz negro el interior de las pestañas inferiores o conseguirás que tus ojos parezcan minúsculos. Opta por un lápiz beige o blanco que agrandará mucho tus ojos, además de darte un aspecto más fresco y descansado; ideal si tienes los ojos rojos.


rimel
13.- El rímel es tu mejor amigo si tienes los ojos pequeños, porque te ayudará a abrir la mirada. Es importante que no sólo lo apliques en las puntas, porque será la mejor forma de darle amplitud a la mirada. Mi sugerencia: da una primera capa desde el nacimiento de las pestañas hacia las puntas y, antes de que se seque, aplica una segunda capa haciendo zigzag desde el nacimiento y con el cepillo en horizontal, insiste en las pestañas exteriores. Así darás más luminosidad a tu mirada y la rasgarás, lo que hará parecer más grandes y almendrados tus ojos. Aunque se recomienda no utilizar máscara de pestañas negra y optar por la marrón, a mí me encanta, porque aunque empequeñece un poco más los ojos, les da más vida que el marrón; así que, considero que darles más vivacidad, también es una forma de hacerlos visualmente más grandes. 


chica pintandose los labios
La barra de labios te ayudará a "agrandar" tus ojos
14.- Por cierto, evita aplicar rímel en tus pestañas inferiores, porque delimitarás mucho más el contorno de tus ojos, remarcando su pequeño tamaño. Si no puedes evitar maquillarlas, hazlo ligeramente y sólo en las puntas.


15.- La máscara de pestañas, si no tienes tiempo para trabajar más tus ojos, es el remedio infalible para darles amplitud. El mero hecho de abrir la mirada con el rímel es suficiente para el día a día. Eso sí, no olvides la hidratación, el corrector y una bonita barra de labios.


16.- Termina poniendo un poco de iluminador debajo del arco de la ceja, en el centro del párpado móvil, encima de tus pómulos y en el lagrimal. Verás qué cambio, esos puntos de luz son muy favorecedores y darán protagonismo a tus ojos.


17.- Utiliza pendientes que den luz a tu rostro, porque te ayudarán a que tus ojos se vean más brillantes y luminosos.


18.- Y mi mejor consejo para que tus ojos parezcan más grandes: se feliz y sonríe todo lo posible. Todo el mundo te verá más bella y sólo se fijará en cómo brillan tus ojos, no en el tamaño que tienen.


chica feliz
Be happy!


Te dejo un vídeo donde puedes ver cómo maquillar los ojos pequeños de una forma sencilla y eficaz:


Si no puedes ver el vídeo correctamente, por favor, pincha aquí.



También te puede interesar:

Cómo Maquillar Ojos Pequeños (I)







03 enero, 2014

Cómo Maquillar Ojos Pequeños (I)

ojo maquillado
¿Tienes los ojos pequeñitos? Pues eso no es un problema, no sólo hay que dar gracias por tenerlos, es que además dispones de una gran cantidad de trucos para que parezcan más grandes y luminosos.


En este post doble podrás encontrar 18 consejos para que tus ojos parezcan los de Bambi.


En esta primera parte, tienes los primeros 9 trucos, que comienzan aquí:


1.- Depila tus cejas acorde al contorno de tu cara y no te excedas a la hora de eliminar los pelitos. Si te dejas unas cejas muy finas, sólo conseguirás achicar ópticamente tus ojos. Si debes aligerar tus cejas porque están excesivamente pobladas, hazlo por su parte inferior, así despejarás la zona y darás protagonismo a los ojos.


2.- Cuida tu peinado. La mejor opción son los flequillos largos, pero que no sobrepasen la línea de las cejas, especialmente si son desfilados o ladeados, porque aumentan ópticamente tus ojos. Cuidado con los flequillos muy cortitos, porque tampoco favorecen en este caso. Si no te gusta llevar pelo en la frente, opta por los peinados a capas e intenta acercarlas hacia la zona de los pómulos, para enmarcar tus ojos.


3.- Cuida tus pestañas, para que crezcan más sanas, largas y espesas. Igual que tus cejas, enmarcan tu mirada.


chica durmiendo 4.- Duerme bien. Unos ojos bien abiertos y descansados parecen más grandes. Un consejo de lo más básico.


5.- Evita los ojos rojos, porque disminuyen visualmente el tamaño de tus ojitos. Dormir bien, utilizar gafas o lentillas bien graduadas (si lo necesitas) una buena alimentación, evitar los excitantes y utilizar colirios naturales, te ayudarán con este problema.


6.- Hidrata bien el contorno de tus ojos y la piel de tus párpados con productos específicos para ellos. Si la piel está lisa y bien preparada, no sólo obtendrás mejor resultado de los productos que apliques a continuación, también le dará un cierta sensación de amplitud a tu mirada.

ojo femenino

7.- Por el mismo motivo, utiliza correctores y pre-bases de maquillaje en los párpados. Aumentarás su duración y alisarás y darás luminosidad a la zona. Intenta que sean ligeros y aplicarlos con mesura, para que no den una sensación pesada.


8.- Utiliza sombras claras debajo de la ceja, lo ideal son colores como el hueso o el champán. Sólo deberás preocuparte de que sean más frías o cálidas según tengas el tono de piel, ojos y cabello. Intenta evitar las mates, porque te achicarán los ojos. Las sombras irisadas o con un cierto toque de brillo te vendrán de perlas. Eso sí, si tienes arrugas en los párpados o ya tienes una edad, evita los tonos muy metalizados o brillantes, porque te pondrán años encima.


sombras en colores neutros
9.- En el párpado móvil opta por sombras que coordinen con la que has utilizado debajo de la ceja. Las tonalidades en colores ocres o tierra te irán muy bien. Intenta aplicarlas en el pliegue de la cuenca del ojo para aportarle profundidad (y tamaño a tus ojos). Si luego marcas un triángulo en el extremo exterior del ojo, entre la cuenca y el final de tus pestañas, alargarás visualmente tus ojos y los rasgarás ligeramente. Termina poniendo un poco de sombra más clarita en el centro del párpado móvil para aportarle volumen. Es el equivalente a darte un toque de lápiz de labios más claro o gloss en el centro de los labios para que parezcan más gorditos.


Y hasta aquí llega la primera parte del post.
 

Nos vemos en la segunda, dentro de cuatro días.




También te puede interesar:

Cómo Elegir (Bien) el Contorno de Ojos
Cómo Usar el Corrector de Ojeras Sin Base
Tips para Tener unas Pestañas de Cine

Síguenos por correo electrónico